Mundo

Claudia Traisac interpreta a la actriz del destape Sandra Mozarowsky: "Es un gremio con cosas que rascar y silenciadas"

'La última noche de Sandra M.', dirigida por Borja de la Vega, aborda la presión vivida por la joven de 18 años que se suicidó en 1977

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Claudia Traisac se pone en la piel de la actriz del destape Sandra Mozarowsky, que se suicidó en 1977 con 18 años que soñaba con hacer más películas que las conocidas como 'cine de destape', en una profesión "complicada y donde hay mucho que rascar todavía y con muchas cosas un poco silenciadas".

Así lo ha asegurado Traisac en una entrevista con Europa Press, junto con el director Borja de la Vega, con motivo del estreno de 'La última noche de Sandra M.' el próximo 15 de diciembre.

"Desde el 'me too', la sociedad ha cambiado mucho en muchos países y se ve en el trabajo y en las películas. Si rascas un poco en la época del destape era una barbaridad lo que tenían que pasar. No era sólo Sandra, eran todas las actrices del destape. Era una lucha continua contra la opresión", ha afirmado.

La cinta cuenta las últimas horas de vida de Sandra Mozarowsky, sola y angustiada por un embarazo no deseado, a la espera de que su amante la llame y le diga que pueden tener a su hijo y un futuro juntos. Sin embargo, cada vez cada vez está más confundida por las presiones, las pastillas y el alcohol.

Traisac, al igual que Mozarowsky, comenzó en el cine muy joven y reconoce que "cada vez hay más conciencia" en los rodajes sobre determinados comportamientos.

"El problema es que antes no había consecuencias y ahora hay miedo porque las hay. Antes, había luz verde y eran cosas que se sabía que pasaban, pero no había un castigo, no había un juicio moral o un juicio público", admite la actriz.

Al respecto, remata que si ella sufriese algún caso de machismo o de un comportamiento inadecuado, tendría una red "de protección o de apoyo". "Ahora yo sé que si eso me pasa, tengo una red de protección y de apoyo que va a protegerme y a ayudarme. Pero hasta hace cinco años no había tanto apoyo con los posibles machismos", precisa.

En la película, se observan las dudas que tuvo Sandra Mozarowsky sobre la profesión de actriz por ser vista como un objeto sexual. Unas dudas que Traisac comprende. "Todas las actrices y mujeres en general tienen que vivir con el patriarcado y con luchar porque vean más allá del físico o de ser un objeto de deseo sexual. Es la gran lucha de la mujer en general, pero como actriz mucho más", apunta.

Asimismo, Borja de la Vega confiesa que "muchas" actrices que han visto la película se reconocen en Sandra Mozarowsky. "En aquel momento, el problema es que ni siquiera se consideraba un problema, entonces evidentemente se ha evolucionado, pero hay cosas que siguen pasando y que todas las actrices que han visto la película me dicen 'me he sentido identificada en muchas cosas'", ha reconocido.

'ME TOO'

Durante la entrevista, Traisac y Borja de la Vega profundizan en las principales diferencias entre la industria americana y la española, en relación al movimiento 'Me Too', originado por el caso Harvey Weinstein en Hollywood.

En este sentido, Claudia Traisac cree que en España hay "miedo" porque "nadie ha roto esa cosa como tapada", aunque precisa que en Estados Unidos fue una situación "tan evidente, tan grande y tan monstruosa" que al final los episodios de acoso sexual vieron la luz.

"Mi perspectiva es que hay miedo, al menos así lo vivo yo, yo tengo miedo también porque no ha habido nadie que haya roto esa cosa como tapada. Creo que hay como una menor organización o igual lo que también pasó en el 'Me Too' es que era una cosa tan evidente y tan grande y tan monstruosa. Aquí los casos, igual, no lo sé, son mucho más ambiguos y la gente no se atreve tanto a contarlos. Creo que hay como una especie como de miedo a romper esa barrera", ha señalado.

Por su parte, el director coincide en que la industria americana es "muchísimo más grande" y agrega que "todo el mundo del espectáculo a nivel mundial" ha aprendido la lección con la caída de Weinstein. "Creo que una cosa es que a lo mejor aquí no se esté denunciando con nombres propios, pero sí que creo que se están haciendo las cosas seguramente mejor a raíz del Me Too. Hemos aprovechado ese movimiento", ha indicado.

Por último, Claudia Traisac recuerda lo ocurrido con Jenni Hermoso y Luis Rubiales en el pasado mundial de fútbol femenino y asegura que ese caso demuestra lo mal que lo pasan las víctimas.

"Imagínate la bomba de presión que tuvo ella, la cantidad de insultos, la cantidad de foco que tuvo. Creo que tenemos que replantearnos cómo tratamos a las víctimas que pueden dar un paso adelante. Es decir, si tú cuentas una historia que es traumática para ti, y tu mundo se convierte en ese terremoto, va a haber muy pocas personas, muy pocas mujeres que se atrevan realmente porque va a haber mucho miedo a la consecuencia", ha sentenciado.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos