Nuevo León

Desmonte del Santa Catarina: Un “ecocidio” que Monterrey pagará caro

Especialistas, ambientalistas y políticos coinciden en que las operaciones en el afluente afectarán el medio ambiente con consecuencias irreversibles

Aunque las obras comenzaron el sábado ya se pueden ver varias zonas sin árboles ni vegetación.

Como un “ecocidio” que costará muy caro a la ciudadanía porque la temperatura en Monterrey empezará a subir y la contaminación también aumentará, fue calificado el desmonte del Río Santa Catarina, y contra este hecho se pronunciaron grupos que están en contra del acto indiscriminado que se está realizando desde el sábado.

Además, coincidieron en señalar, que diversas especies de la fauna nativa del río perderían sus hábitats y se provocaría una crisis de carácter irreversible.

Te puede interesar: ¡Se va la vegetación nociva! Dejarán al Río Santa Catarina listo para la temporada de lluvias

El jueves, la Conagua y el Gobierno del Estado anunciaron que “en fechas próximas” comenzaría la eliminación de vegetación nociva en el lecho del afluente para evitar inundaciones que pondrían en peligro vidas humanas, como sucedió cuando huracanes como Gilberto, Alex o Emily azotaron la Ciudad.

Luis Carlos Andrade, biólogo, señaló que los trabajos de desmonte están arrasando con árboles como álamos que tardaron, al menos, 30 años en alcanzar las dimensiones que lograron y que servían para purificar el aire de Monterrey.

“Para nadie es un secreto que el Río Santa Catarina es un pulmón de varios municipios, al menos desde Santa Catarina hasta Guadalupe, son beneficiados. Hay, o había, árboles de casi 30 metros de altura”, señaló Andrade.

Durante este fin de semana máquinas bulldozer empezaron a remover árboles y todo tipo de vegetación que encontraban a su paso, dejando zonas áridas en el lecho.

Y aunque el jueves Luis Carlos Alatorre Cejudo, director del Organismo de la Cuenca Río Bravo, Conagua, dijo que las obras tienen el aval y la recomendación de la Semarnat, Andrade señaló que nunca se mostró el documento correspondiente.

“Este tipo de trabajos no se pueden hacer así nada más, por voluntad de alguien. Se tienen que hacer estudios que, a veces, llevan años. Se tiene que analizar el impacto ambiental, el daño a la flora y la fauna... el daño a la comunidad”, destacó el biólogo.

Andrade señaló que al arrasar con la flora del área traerá consecuencias negativas al medio ambiente de Monterrey.

“Para empezar, veremos cómo la temperatura de la Ciudad empezará a subir. La temporada de canícula sería muy dura y cruda porque, hasta donde he visto, solamente están dejando árboles pequeños a la orilla.

“¿Cómo se va a contener el efecto que hacen esos árboles enormes que regulaban la temperatura? De por sí hacen falta muchas áreas verdes en Monterrey. Es concreto hacia donde voltees”.

El biólogo advirtió que al dejar zonas áridas en el lecho del Santa Catarina causará tolvaneras, tormentas de tierra para añadir más daño y contaminación.

“Y eso sin contar con la desaparición de especies animales que tenían décadas de vivir ahí. Estamos hablando de garzas, las cuales son muy comúnes, tlacuaches, tortugas, serpientes, incluso patos”.

En total, el director de Organismo de la Cuenca Río Bravo, Conagua, señaló que serán 23 kilómetros, desde el Arroyo El Obispo hasta la Avenida Israel Cavazos, los que se limpiarán.

La activista Ana Isabel Marroquín señaló que la eliminación de árboles y plantas en el río garantiza un “ecocidio” que pronto cobrará factura a Nuevo León.

“Estamos ante una obra impuesta por el Gobierno del Estado, un capricho más cuyos fines desconocemos, pero que seguramente van a dejar un beneficio económico a alguien, no sabemos a quién, pero sí es seguro que alguien se verá beneficiado”.

Marroquín aseguró que este acto representa la muerte del río.

“Estamos viendo su funeral; estamos ante uno de los peores crímenes ecológicos que se están cometiendo a la vista de todos y nadie hace nada”, destacó, “desde nuestra trinchera estamos tratando de obtener un amparo para detener esta matanza de árboles, de especies animales que han vivido en el Santa Catarina por décadas”.

La activista señala que vislumbra un panorama idéntico a lo que sucede con La Pastora.

“Cuando el año pasado, el gobernador empezó con su discurso del Mundial, del parque de agua, de remodelar el río ya se vislumbraban sus intenciones, pero jamás llegamos a pensar que a costa de la flora y de la fauna”, destacó Marroquín.

Sería como Tokio o Amsterdam

En un video que circula por redes sociales el gobernador Samuel García aseguró que el Río Santa Catarina o se queda como está o se convierte en un lugar similar al de ciudades como Tokio, Amsterdam o Copenhague.

“Estamos en Morones y vine al Río Santa Catarina, en bici porque se supone que hay una ciclovía, porque hay permisos para ciclovías”, dijo.

García propuso, en ese entonces, una consulta para que fueran los ciudadanos quienes decidieran el destino del afluente.

“Queremos preguntarles a ustedes qué hacemos... ¿lo dejamos así?, no le toques, no le metas mano o podemos restaurarlo de manera ecológica. Podemos llegar a otros puntos con buena ingenería civil, inclusive poner algunas canchas desechables, podemos hacer ciclovías, inclusión social, ya no pensar sólo en el carro”.

Esto pudiera ser, aseguró, como en Tokio, Amsterdam, Copenhague.

“Esto que pudiera ser nuestro emblema,¡pues no! Es un río olvidado”, expresó el mandatario estatal.

PRI pide detener desmonte del río

El Grupo Legislativo del PRI reprueba las medidas tomadas por el Gobierno estatal de desmontar el lecho del Río Santa Catarina, en medio de una de las peores crisis ambientales del Estado.

“En nuestro Estado nos encontramos viviendo una crisis severa en materia ambiental, las medidas que ha tomado el actual gobierno para aminorar los efectos de la contaminación no han dado ningún resultado favorable para los ciudadanos.

“Aunado a lo anterior, el Gobierno del Estado, con aval de Conagua, ha tomado la determinación de hacer el desmonte de 23 kilómetros del lecho del Río Santa Catarina, desde el Arroyo El Obispo, en San Pedro, hasta el puente de la Avenida Israel Cavazos, en el municipio de Guadalupe, bajo el argumento de que se eviten riesgos de inundación ante la inminente temporada de lluvias, que se prevé comience a finales del mes de julio”, destacó el PRI en un comunicado.

Sin embargo, añadió, dichos trabajos, que comenzaron este sábado, se realizaron sin un consenso con la ciudadanía, expertos, ni muchos menos tomando en cuenta las diferentes posturas de las asociaciones ambientalistas, quienes sin duda tienen mucho que aportar y que han trabajado desde hace ya algún tiempo para proteger el río Santa Catarina, emblema de la Ciudad.

“El gobernador no se ha manifestado al respecto, siendo omiso en el tema y no se ha tomado en cuenta que la vegetación que se extiende a lo largo del afluente es un pulmón vivo de nuestra ciudad y que ayuda a combatir los daños causados por la contaminación.

“Del mismo modo, demandamos la intervención de la Semarnat y Profepa para que revisen el caso y confirmen si el desmonte está autorizado”.

El comunicado señala que los diputados integrantes del Grupo Legislativo del PRI se manifiestan en contra de que se sigan tomando acciones unilaterales, de que se siga usando todo el aparato gubernamental para implementar acciones que no ayudan, sino que incluso complican más las situaciones.

“El cauce del Río Santa Catarina se ha vuelto todo un ecosistema que se encuentra interconectado con otros pulmones que tiene la metrópoli, por lo que debe de ser protegido, en lugar de tomar decisiones a la ligera que pueden llegar a dañar más que a beneficiar, al ya tan grave problema de la contaminación.

Los diputados del GLPRI hacemos, primero, un enérgico llamado al gobierno del Estado y a Conagua, para que se detenga de manera inmediata el desmonte de nuestro río Santa Catarina.

“En segundo lugar, que se abra con urgencia una mesa de diálogo con todas las asociaciones ambientalistas y líderes vecinales para que se tome en cuenta su opinión, se analicen las propuestas y se tome la mejor decisión, bajo la perspectiva de un gobierno abierto”.

Los ciudadanos de Nuevo León están cansados de un gobierno que presume mucho, pero no resuelve nada, destaca el tricolor.

“El problema de la contaminación es uno de los más graves que tenemos en Nuevo León, y en lugar de tomar acciones saludables, se opta por berrinches y decisiones poco consensuadas que sin lugar a dudas afectan gravemente a nuestra ciudad.

El Grupo Legislativo del PRI pidió al gobernador no ser omiso ante esta situación.

“Conminamos al Gobierno del Estado a escuchar, abrirse al diálogo y no encerrarse en una burbuja de cristal, que ha sumido a nuestro Estado en un gobierno de redes sociales, que nada tiene que ver con la realidad en que vivimos”.

La bancada señala que Nuevo León exige respeto y que la voz de los ciudadanos sea escuchada y tomada en cuenta, como debe ser en una verdadera democracia.

Te puede interesar: Así llegó, nuevamente, el agua al Río Santa Catarina

La bancada priísta está integrada por el coordinador Heriberto Treviño Cantú y las diputadas Ivonne Álvarez García, Perla Villarreal Valdez, Gabriela Govea López, Alhinna Vargas García, Ana González González, Elsa Escobedo Vázquez, Lorena de la Garza Venecia y Jessica Martínez Martínez, así como los diputados Ricardo Canavati Hadjópulos, Filiberto Flores Elizondo, Julio Cantú González, Jesús Homero Aguilar Hernández y Javier Caballero Gaona.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos