La vida en carne y hueso: Impunidad sin límites

En México la impunidad no se va a acabar mientras delincuentes confesos acudan a degustar en restaurantes

Una investigación realizada por la organización civil México Evalúa señala que la impunidad en 2020 se incrementó al registrarse que el 94.8% de los delitos denunciados quedaron sin castigo.

El indicador “Hallazgos 2020″ resalta que la impunidad en el país creció 2.4%, entre 2020 y 2019, pues ese año la impunidad fue el 92.4%.

México Evalúa resalta que el año pasado la prisión preventiva oficiosa es una práctica que atenta contra los derechos humanos, y que ésta creció 21%; mientras que, en los delitos como tortura y desaparición, la impunidad es del 100%.

La confianza en las autoridades no mejora y es por eso que el 14.2% de las víctimas prefiere no denunciar; además, de que entre los imputados se observó que 2 de cada 10 padecieron una detención ilegal, ocasionando que los procedimientos iniciaran con anomalías.

La organización civil señala que, a cinco años de la entrada en vigor de las reformas al sistema de justicia penal, su consolidación es prematura y se vio afectada en 2020 por la contingencia sanitaria de covid-19, debido al aumento en la incidencia delictiva, principalmente en homicidios y violencia contra las mujeres, por lo que el camino todavía es muy largo.

El estudio ha encontrado que la presunción de la inocencia no existe, pues sólo el 3% derivan en una liberación, por lo que hay muchas más personas en prisión que están esperando a que se resuelvan su caso y que se sepa si son culpables o inocentes.

También revela que las mujeres son más presionadas a declarar bajo amenaza de hacer daño a sus familias, y se les informa en menor medida sobre sus derechos, por lo que sufren más violencia en el momento de enfrentar a la justicia.

En cuanto a los derechos de las víctimas e imputados de algún delito, ven imposibilitado el acceso a las investigaciones, lo que dificulta su participación en el proceso; sumado a que los centros de atención a víctimas no cuentan con modelos que garanticen la atención digna.

Aunado a que el congestionamiento en las fiscalías y el uso alto de archivo temporal vuelve prácticamente nulo el esclarecimiento de los hechos y el acceso a la verdad.

De poco sirve el combate a la corrupción si la impunidad florece a sus anchas y nada ni nadie lo detiene, pues, aunque se hable de un combate recio a la primera, sin castigo, la segunda seguirá aumentando.

En México la impunidad no se va a acabar mientras delincuentes confesos acudan a degustar en restaurantes; la delincuencia y el crimen organizado sigan apoderándose de municipios e interviniendo en los procesos electores; las mujeres y niños no sean prioridad, y el gobierno continúe abrazando delincuentes.

Cuando la impunidad se combata con añicos y al parejo de la corrupción, en México habrá otro cantar.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último


Te recomendamos