Opinión

Atención al estrés laboral debe colocarse dentro de la agenda

Atención al estrés laboral debe colocarse dentro de la agenda

El estrés derivado de diversos factores, el trabajo bajo presión y la resolución de conflictos pueden ser algo cotidiano dentro de cualquier ambiente laboral, sin embargo, la prevalencia y la intensidad gradual de dichas circunstancias representan un factor de riesgo para la salud pública, considerando que la atención al fenómeno conocido como burnout (agotamiento laboral o “síndrome de estar quemado”) se ha posicionado como un tema dentro de la agenda global.

Tras décadas de estudio, en 2019 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció el burnout como una enfermedad relacionada con el trabajo, dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos que entró en vigor a principios de este año. De acuerdo con el organismo, México es el país con mayor presencia de estrés laboral.

Entre las características del agotamiento laboral está el cansancio emocional y físico relacionado con la carga de las tareas a ejecutar, que la persona no se sienta a gusto en su puesto o con su rol y la sensación de falta de realización personal.

Y, si bien la salud mental de las personas está determinada por una amplia serie de factores, la atención al estrés laboral es un tema que debe abordarse con mayor relevancia en países como el nuestro donde predominan los horarios laborales extensos, no sólo por los altos índices de riesgo y prevalencia.

Debe hacerse teniendo en cuenta que ello afecta la salud física y la vida personal de quien lo padece, es antesala hacia el surgimiento de otros padecimientos, principalmente mentales y ello, a su vez, representa un factor de riesgo en temas de salud pública.

Muchos mexicanos dedican la mayor parte de su tiempo al trabajo y de acuerdo con información de la Secretaría de Salud, en nuestro país, tres de cada cuatro trabajadores padece estrés laboral y alrededor de unas 15 millones de personas padecen algún padecimiento mental provocado por el trabajo.

Por otra parte, en marzo de este año, la OMS expuso que los casos de depresión y de ansiedad durante el primer año de pandemia aumentaron un 25 por ciento a nivel mundial, especialmente entre los jóvenes. Asimismo, la Asociación Psiquiátrica Mexicana, estima que más de 353 mil adultos en el país sufren de depresión, que es el padecimiento más común de los trastornos del estado de ánimo.

Al ser el agotamiento laboral un factor de riesgo para el surgimiento de otros padecimientos mentales, lo es también para la calidad de vida de las personas y para su propia productividad dentro del ambiente laboral, por lo que no sólo debe abordarse como un tema clínico, sino que es preciso generar una sinergia entre las empresas y los centros de trabajo, a fin de generar estrategias que permitan un mayor bienestar de los trabajadores sin sacrificar la productividad y el rendimiento del centro laboral.

Los modelos híbridos y de trabajo a distancia pueden ser una alternativa ante la situación, considerando que las personas que optan por ellos (que, cabe señalar, a raíz de la nueva normalidad cada vez son más), basan su preferencia hacía estos esquemas porque ahora les resulta más fácil equilibrar el trabajo con su vida personal, se olvidan de recorrer largos trayectos para llegar a su centro de trabajo, lo que a su vez les genera mayor ahorro económico y menor estrés, entre otras cuestiones.

Es cierto que no todos los empleos son aptos para ejecutarlos mediante un modelo híbrido o a distancia, pero ello no debe ser una limitante para explorar otras alternativas que permitan disminuir afectaciones a la salud mental de los trabajadores.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos