Reflexión de autoridades y sociedad para combatir inseguridad

La senadora Nuvia Mayorga responde a la pregunta: ¿Cómo evitar más casos de jóvenes secuestrados y asesinados por el crimen organizado?

México, un país de personas desaparecidas

La solución siempre será atacar las causas, ya que en buena parte del problema que se está viviendo no tiene que ver con una capacidad reactiva y de la fuerza por parte del Estado, sino que es una consecuencia natural del abandono de valores y el respeto a las demás personas que nos rodean, debido a que no solo se trata del secuestro y el homicidio, sino que de fondo también se manifiesta una violencia extrema que es incomprensible cuando se trata de la simple comisión de delitos.

Que no quede duda que, desde luego, se deben destinar recursos al combate al crimen organizado, evaluar y repensar las estrategias de seguridad que no se olviden del respeto a los derechos humanos y tratar de debilitar las células delincuenciales que son las perpetradoras de estos terribles crímenes que atentan contra la juventud mexicana, sin embargo, pensar solo en ello implicará solo pensar en lo superficial.

No es el primer ni único foro en que he dicho que no existe problemática de un país que se atienda exclusivamente desde el gobierno. Esta, como muchas otras adversidades, se deben atender desde la autoridad y, al mismo tiempo, con una profunda reflexión de nuestra sociedad civil que día a día busca oportunidades, fortalece las familias, practica deporte y genera muchas actividades que le dan auténtica gobernabilidad a nuestro país.

Ya han pasado muchos programas y estrategias de seguridad y si bien los resultados a últimas fechas son alentadores, no podemos esperar que esa sea la forma de resolver la raíz de este tipo de crímenes atroces.

Necesitamos fomentar el deporte con oportunidades de crecimiento y de acompañamiento permanente, de tal manera que sea una salida para la juventud sana; trabajemos en la creación de más oportunidades laborales bien remuneradas que puedan paliar la profunda desigualdad histórica de este país; sigamos impulsando la educación de calidad que siempre hemos deseado.

No todo se puede resolver con la perspectiva del derecho penal y la sanción criminal, sino que es preciso que aquellos valores que caracterizaron a nuestra sociedad vuelvan para que ni siquiera sea necesario pensar en policías o militares, sino que la propia conciencia y respeto al prójimo se manifiesten desde lo equivocado de una conducta para construir la paz que deseamos.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos