La presidenta brasileña Dilma Rousseff, apartada del poder desde el 12 de mayo por el juicio político en su contra, llegó hoy al plenario del Senado para realizar su defensa personal ante los parlamentarios.

Vestida con una chaqueta gris adornada con flores, Rousseff llegó al Senado acompañada del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, así como del cantante local Chico Buarque y de su abogado José Eduardo Cardozo.

Rousseff llegó sonriente, saludando a varios senadores y al presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, quien preside la fase final del juicio político a la mujer que dirige la mayor potencia sudamericana desde enero de 2011.

La jefa de Estado debe realizar un discurso de defensa de su mandato que debe durar en torno a 30 minutos, antes de que la mandataria responda a preguntas de los senadores, momento en que se espera que se produzcan los momentos más tensos de la sesión histórica de este lunes.

A las afueras del Congreso brasileño, unos 350 manifestantes a favor de Rousseff protestaban y pedían la salida del presidente en ejercicio, Michel Temer, considerado por una parte de la población, del espectro político y de la propia mandataria como un “usurpador”.

El juicio político a Dilma Rousseff debe terminar esta semana –probablemente el miércoles- en una votación en la que más de dos tercios de los 81 senadores deben votar a favor de la destitución de la mandataria, lo que de suceder supondría su deposición definitiva.

TE RECOMENDAMOS: 

Nueve mil niños refugiados se reportan como desaparecidos en Alemania

Medios internacionales lamentan la muerte de Juan Gabriel