La detención de tres mujeres en París por presuntas actividades terroristas ha puesto de relieve una vez más el creciente papel de la mujer en las acciones del autodenominado Estado Islámico (EI).

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, destacó que se trata de mujeres de 19, 23 y 39 años "radicalizadas y fanatizadas" que preparaban otras acciones terroristas "inminentes".

Las investigaciones se centran, especialmente, en la más joven de las detenidas, Inés Madini, hija del propietario del Peugeot 607 cargado con bombonas de gas y diesel cerca de la catedral de Notre Dame.

Madini, de 19 años, arrestada junto a otras dos mujeres, había prestado juramento de lealtad al Estado Islámico y había intentando viajar sin éxito a Siria.

En el momento de su arresto, según fuentes policiales, la joven yihadista tenía una carta en la que explicaba su objetivo de "venganza" por la muerte en Siria del número dos del EI, Abu Omar Al-Adnani.

Con Inés estaba Sarh, de 23 años, que debía casarse con Larossi Abballa, el asesino de la pareja de policías en los suburbios de París, en junio pasado.

Después que Abballa murió en acción, la joven habría prometido casarse con Adel Kermiche, quién degolló al cura de Sain-Etienne-du-Rouvray, que también terminó muerto.

Pasadas a la acción, Inés y las otras mujeres tenían como probable objetivo la Gare de Lyon, una de las seis grandes estaciones ferroviarias de París.

“Era un comando terrorista de jóvenes receptivas totalmente a la ideología del Estado Islámico. Estaban guiadas por individuos del Estado Islámico desde Siria. El objetivo del comando era cometer un atentado”, señaló el Procurador de París, Francois Molins.

Eric Dénécé, director del Centro de estudios de inteligencia en París, señaló a la cadena francesa RFI que lo inédito es que ellas "pasen a la acción".

TE RECOMENDAMOS:

Muere líder del Estado Islámico en Siria

Rusia mata más civiles en Siria que el Estado Islámico

Bombardean aviones franceses las bases del Estado Islámico en Irak

Ellas ya no quieren solamente dar vida a una nueva generación de posibles terroristas. No se conforman con participar en el reclutamiento y propaganda. Están listas para tomar medidas drásticas y convertirse en “carne de cañón”.

Patrick Amoyel, sicoanalista e investigador de la Universidad de Niza Sophia Antipolis, quien ha observado a decenas de mujeres que optaron por la radicalización, explica la diferencia entre hombres y mujeres en relación con la violencia:

“Se trata de someterse a la ley de Dios, es decir, para una mujer obediente los actos de violencia no son más que un intento de cumplir con los mandamientos de Dios. A la vez que a los hombres la violencia les atrae por si sola", destacó.

La motivación de alcanzar al cielo, es extremadamente importante para las mujeres musulmanas religiosas, opina el especialista.

De acuerdo con un informe de Europol, hay más de 5 mil terroristas preparándose en Siria e Irak para cometer atentados. De ellos, unos mil 500 a mil 800 yihadistas podrían entrar en Europa con bastante facilidad.

Para Europol, ahora hay una mayor amenaza: muchas de las terroristas son mujeres que se instalan en Europa con sus familias para dar una apariencia menos agresiva.

Resultan menos sospechosas que los hombres, pero su objetivo a medio plazo es cometer atentados igual de mortales.

EN VIDEO:

Captan momento en que detienen a mujer yihadista en Francia