“Soy Mi Centro”, un mural que le dará color al corazón de CDMX

Uno de los bajo puentes más emblemáticos de la CDMX tendrá una nueva imagen gracias al mural "Soy Mi Centro", del artista Jorge Cejudo.

Por Arianna Bustos
Cortesía
“Soy Mi Centro”, un mural que le dará color al corazón de CDMX

Las vialidades que conectan a la urbe de la Ciudad de México se ven perpetradas a diario por millones de habitantes abordo de sus autos y otros medios de transporte. Aunque parece que lo gris del asfalto impera, hay un proyecto que está por darle una diversidad de colores. El mural “Soy Mi Centro”.

El Bajo Puente ubicado en 20 de noviembre, que conduce al Centro Histórico – espacio mítico de la CDMX- será el espacio donde se pueda apreciar la obra del diseñador y artista, Jorge Cejudo, un mexicano que lleva más de una década interviniendo con sus piezas la ciudad, pero que ahora desvela su aportación más grande.

Decidí meter mucho color porque eso es la Ciudad de México

“Decidí meter mucho color porque eso es la Ciudad de México; somos nosotros, en especial por el tema de la pluralidad (…) es una ciudad para todo tipo de gente, bastante democrática, en este sentido. Hay mucha energía, vida, amor, cosas naturales, orgánicas y aspectos muy disfrutables ” mencionó el artista en entrevista para Publimetro.

El mural está hecho de mosaico veneciano, que luego de explorar muchos medios de reproducción e   impresión, resultó ser el más adecuado. Además la técnica evoca a la obra de muralistas como Diego Rivera o David Alfaro Siqueiros. Todo el material fue hecho en México y tiene una durabilidad de más de 100 años.

Obra en movimiento

Por su ubicación, esta pieza podrá ser apreciada en movimiento y vale la pena conocer cómo fue concebida la idea.

“La narrativa visual del mural expone texturas verdes y orgánicas, que somos  todos los seres vivos en la cuidad; me gusta la analogía que sea como esa plantita que sale en el concreto, se mantiene viva y feliz.  Además el diseño contempla flores de colores, que simbolizan a los ciudadanos y su diversidad.  Luego aparecen los monumentos más importantes de la CDMX, los que han marcado la historia de la capital, como el Palacio de Bellas Artes. Además utilizo mucho un solo trazo en color negro para emular una una línea que nos conecta a todos (…) es un honor poder hacer algo así, un proyecto con mucho amor”, destacó Jorge Cejudo.

“Con “Soy mi Centro”, en vez de sentirse en un espacio apretado y esa sensación de oscuridad por la urbe o poca certeza; los habitantes tendrán un momento agradable, una sonrisa, algo armónico para entrar en ese trayecto del puente”, concluyó.

Para saber

– El mural fue realizado por un equipo de 30 personas usando más de 100 colores para su creación.

– Está compuesto por 9 millones de teselas de mosaico ( gran parte de ellas hechas con material reciclado) de 1. 2 cm  x 1.2 cm

 – Mide  650 metros lineales, aproximadamente.

  Es considerado el mosaico “flotante” más grande al mundo. Algo similar solamente se encuentra en el edificio del Path Station del World Trade Center de Nueva York, diseñado por el Arquitecto Santiago Calatrava en la que se encuentra una obra de mosaico llamada “saetta iridiscente” de sólo 37 metros lineales y 4 metros de alto.

Es único en su técnica ya que está instalando con un sistema de resorte lo cual lo hace 100% adaptable a los normales movimientos del puente y eventuales temblores.

 –   La empresa Mosaicos Venecianos de México es la misma que ha realizado gran parte de los Murales de Ciudad Universitaria y que desde siempre ha tenido relaciones con los artistas muralistas más grandes del País: Diego Rivera, Siqueiros, Toledo y Heppens, entre muchos otros.

-Su realización tomó 3 meses, aproximadamente

-Los trabajos se realizaban de madrugada para evitar conflictos viales en la zona

Más sobre el artista

Jorge Cejudo está detrás de otras intervenciones en la Ciudad de México desde la década de los 90, con creación de logotipos, señalización de avenidas como Viaducto; un proyecto de arte urbano en Iztapalapa. Gimnasios urbanos, parques, señalética, la gráfica conceptual del buzones de la CDMX, y las esculturas artísticas de las letras “CDMX”, entre otras.

Además contempla al diseño como un transformador social.

“Para que algo se considere diseño tiene que ser funcional, sino se queda nada más en algo artístico (…) entonces, si las personas se toman fotos con la pieza, si genera emociones, incluso evita accidentes- como con las señales de alerta en la ciudad- se está transformando a la sociedad”, comentó.

TE RECOMENDAMOS LEER

Exhibirán “la biblioteca” que atesoraba Carlos Monsiváis

LO MÁS VISTO EN VIDEO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo