Personas con discapacidad tienen menores ingresos que el resto: Enadis

La Encuesta Nacional sobre Discriminación evidencia la discriminación existente hacia personas con discapacidad, mujeres e indígenas.

Por Monserrat Vargas

Las personas con discapacidad en el sector ocupado reciben ingresos mucho menores que el resto de la población, incluso con una escolaridad y posición ocupacional similar, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis 2017).

Te puede interesar: La discriminación hacia campesinos indígenas mexicanos en E.U. afecta su salud

El trabajo del investigador Patricio Solís, detalla que dependiendo del tipo de discapacidad, la brecha salarial frente a personas sin discapacidad puede llegar hasta 151%.

Personas con discapacidad y su participación en el trabajo

La Enadis indica que las personas con discapacidad no tienen las mismas oportunidades que el resto para entrar al sector productivo. Mientras más de seis de cada diez personas sin discapacidad se ocupan en alguna actividad económica, sólo alrededor de una de cada diez personas con discapacidad cognitiva o mental está ocupada.

Además, los puestos para ellos tienden a ser de menor jerarquía, por lo general son en sector informal y trabajo agrícola.

Las protecciones legales, beneficios laborales y prestaciones son otorgadas con menor probabilidad. Quienes presentan discapacidades múltiples tienen 21% mayor riesgo que las personas sin discapacidad de no contar con un contrato laboral escrito.

Una de cada dos personas con discapacidad considera que sus derechos no son respetados y una de cada cuatro reporta que ha sido discriminada y se le negó un derecho en el último año.

Entre los principales problemas a los que se enfrentan, 31% destaca que faltan calles y transporte adecuado para su condición, el 30% dice que faltan oportunidades de empleo, el 21% detalla que existe un costo elevado de cuidados y tratamiento y el 10% indica que es discriminado por su apariencia.

Asimismo, la discriminación también vulnera su derecho a la información, el 23% no sabe dónde informarse, el 31% tiene dificultad para acudir a las oficinas y el 35% obtiene negación de la información.

Jóvenes indígenas y educación

La encuesta detalla que en México este sector sigue enfrentando obstáculos para ingresar a la escuela lo que temiera por reflejarse en el acceso la educación superior.

Quienes no hablan español presentan mayores obstáculos. Muestran una probabilidad 42 veces más alta que las y los jóvenes no indígenas de no haber cursado un solo grado de escolaridad.

Pese a las políticas que existen para los grupos indígenas, la desigualdad en el riesgo de abandono escolar entre jóvenes hablantes y no hablantes de lenguas indígenas no se ha reducido en los últimos 25 años.

Mujeres y trabajo

Aproximadamente cuatro de cada diez hombres se dedican a su empleo remunerado
sin realizar labores no remuneradas. La proporción de mujeres en la misma situación es casi seis veces menor, lo que evidencia que existe una fuerte división por género del trabajo remunerado y no remunerado.

Mientras las mujeres no han logrado una participación sustancial en ocupaciones como el trabajo agrícola o en las posiciones no manuales calificadas y semi-calificadas, sí forman parte importante de sectores con profesiones históricamente feminizadas (por ejemplo, maestras, secretarias o dueñas de micro-comercios).

Además, la brecha salarial de género persiste: con posiciones ocupacionales y escolaridad similares, los hombres reciben en promedio un ingreso laboral por hora trabajada 34.2%
mayor al de las mujeres.

También puedes ver:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo