Restos de dos jóvenes regresan en cajas de cartón a Tierra Blanca

En medio de lágrimas y gritos de los desconsolados padres, se rehúsan a creer que los fragmentos que llegaron en esas condiciones son sus hijos

Por Letra roja

Después de que el día de ayer se diera a conocer que los cuerpos encontrados en el rancho El Limón, sí pertenecían a dos de los cinco jóvenes desaparecidos el pasado 11 de enero, los restos óseos llegaron, a la fiscalía de Tierra Blanca y custodiados por la Gendarmería, en cajas de cartón marcadas con los números 5 y 9, y con cintas blancas con la leyenda ‘Frágil’.

De acuerdo con el portal NotimexPR, en las cajas se encontraban los cuerpos de Bernardo Benítez Aroniz y Alfredo González Díaz, ambos de 25 años de edad, quienes arribaron a la oficina judicial de Tierra Blanca, a las 16:00 horas.

En medio de lágrimas y gritos de los desconsolados padres, se rehúsan a creer que los fragmentos que llegaron en esas cajas sean sus hijos por lo que han rechazado las actas de defunción realizadas por la Gendarmería Nacional.

Cabe recordar que los jóvenes fueron levantados por policías municipales de Tierra Blanca, el pasado 11 de enero, a 130 km de su casa, después de pasar un fin de semana para olvidarse de las tareas diarias y celebrar el cumpleaños de uno de ellos.

Un amigo de la familia Benítez, vio como elementos de seguridad del municipio de Tierra Blanca detuvieron y subieron en las camionetas a los muchachos. Después de casi 30 días, autoridades confirmaron que los cuerpos de Bernardo Benítez Aroniz y Alfredo González Díaz fueron encontrados calcinados en el rancho El Limón, en el municipio de Tlalixcoyan.

Sin embargo, los padres aseguran que el gobierno tenía conocimiento de este hallazgo desde hace tiempo, pero por algún motivo no quería dar la noticia, por lo que han decidido pedir la intervención de peritos argentinos para tener la certeza que esos restos sí corresponden a los de sus hijos.

Aún falta por conocer el paradero de José Benítez de la O, Mario Arturo Orozco Sánchez y Susana Tapia Garibo de 24, 27 y 16 años de edad respectivamente.

La fiscalía de Tierra Blanca, ahora se llena de más habitantes, quienes furiosos reclaman la inseguridad y las más de 400 desapariciones en esta región, paisanos de los cinco muchachos, han viajado de Playa Vicente a Tierra Blanca para apoyar a los padres y decirles que están dispuestos a todo lo que sea y que decidan hacer, para que estos crímenes no queden impunes.

Lee también 

Ya no los buscamos vivos: Campa a padres de jóvenes de Tierra Blanca

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo