Coahuila abre investigación por secuestro de 15 personas en autobús

El secretario de Gobierno, Víctor Zamora, dijo que no tienen datos de las víctimas

Por:

Coahuila abrió una investigación de oficio por el secuestro de 15 personas que viajaban en un autobús desde Tamaulipas, del que poco se sabe porque no hay una denuncia por lo ocurrido, dijo este jueves el secretario de Gobierno, Víctor Zamora.

En declaraciones a Radio Fórmula, explicó que tanto el gobierno de Coahuila como el de Tamaulipas, de donde procedía el autobús de pasajeros, trabajan conjuntamente en el caso, del que se supo por el conductor de la unidad y quien se negó a presentar una denuncia por temor a represalias.

“No tenemos el autobús resguardado porque no hay denuncia, no hay nada”, afirmó Zamora, quien señaló que ni el conductor ni los pasajeros quisieron hacer declaraciones.

Tampoco tienen datos de las víctimas, dijo, pues no cuentan ni con las maletas ni los documentos que los secuestrados pudieron haber dejado en la unidad de transporte.

“Hasta el momento no hay nada adicional, la instrucción del gobernador es que colaboremos con las autoridad de Tamaulipas, como en el momento hacemos”, agregó.

Sin embargo, el portavoz de la fiscalía de Tamaulipas, Rubén Darío Ríos, dijo hoy a Efe que hasta este mediodía no había llegado ninguna solicitud de colaboración de parte de la procuraduría de Coahuila, que “es la que lleva la investigación porque fue allí donde llegó el chofer”.

“Nosotros no tuvimos conocimiento de ningún hecho que haya ocurrido en territorio tamaulipeco”, indicó tras recalcar que el propio conductor no precisó el lugar en el que ocurrieron los hechos.

Sin embargo, expresó su disposición a colaborar con la fiscalía de Coahuila una vez reciban la solicitud en ese sentido y a investigar si los hechos ocurrieron en el estado.

Las autoridades de Coahuila conocieron el suceso el lunes pasado, cuando policías estatales detectaron en un filtro de seguridad que el autobús de la línea comercial Transportes Frontera tenía vidrios rotos.

Al cuestionar a su operador, este reveló que había sido interceptado por hombres armados unos minutos después de salir de la terminal de Nuevo Laredo, en Tamaulipas, con rumbo a Piedras Negras, Coahuila.

Dijo que intentó huir, pero los desconocidos le dieron alcance y rompieron los vidrios de la unidad, por lo que finalmente se detuvo.

Según su relato, divulgado el miércoles por el Gobierno de Coahuila a través de un comunicado, el grupo armado hizo descender a 15 de los pasajeros del autobús y se los llevó con rumbo desconocido.

El conductor fue amenazado de muerte, por lo que este no quiso dar detalles de los sujetos ni de los vehículos en que viajaban y tampoco presentar una denuncia, por lo que los agentes lo dejaron continuar su ruta con el autobús y el resto de pasajeros, indicó hoy Zamora.

El municipio de Nuevo Laredo, en el extremo noroccidental de Tamaulipas y en la frontera con Estados Unidos, está separado de Coahuila por una estrecha franja del territorio del estado de Nuevo León.

Durante años, Tamaulipas ha sido escenario de violentos choques entre grupos del crimen organizado, principalmente el cártel del Golfo y los Zetas, y de estos con las fuerzas de seguridad.

El estado también ha sido marcado por atroces crímenes contra indocumentados, entre ellos la matanza de 72 migrantes, la mayoría centroamericanos, ocurrida en agosto de 2010 en el municipio de San Fernando, atribuida a los Zetas. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo