Guía fácil para terminar con las deudas del verano

Las familias tardan un promedio de seis meses en liquidar las deudas del verano; aunque algunas se prolongan hasta el siguiente año

Por Mario Mendoza

Las deudas del verano son una losa financiera para 40% familias mexicanas; sobre todo, para quienes juntan los gastos de las vacaciones con las compras del regreso a clases.

Andrea García, supervisora de operaciones en un despacho de cobranza, explicó que hacia el final de agosto comienza “una danza de expedientes y nombres de personas que compraron a crédito desde julio y todavía no hacen el primer pago”.

Indicó que al iniciar septiembre –usualmente– se disparan hasta 50% los reclamos bancarios contra los clientes morosos; quienes tardan un promedio de cinco a seis meses en liquidar sus adeudos, en el mejor de los casos”.

“Aunque hay usuarios que son muy  pesados para cumplir su obligaciones financieras. Y, al parecer,  prefieren una nota negativa en el Buró de Crédito, antes de ponerse al corriente o negociar con sus acreedores.

“Los estudios del Banco de México advierten 52.3% de los usuarios de tarjetas de crédito no son totaleros; y les gusta liquidar en pagos chiquitos y con cantidades muy elevadas de intereses.

“Pero los datos disponibles entre los despachos indican que hasta 40% de las familias padecen o han padecido por las deudas del verano”, explicó la especialista.

"Hasta 70% se dispara el número de deudores que abusaron de sus tarjetas de crédito y los préstamos personales durante el verano", reportó la reparadora de crédito Resuelve Tu Deuda.

Tips contra las deudas del verano

Para liquidar las deudas del verano, lo más pronto posible, la Condusef y los especialistas en finanzas personales te recomiendan la siguiente guía:

1. Evalúa y determina la complejidad del problema

Suma todos los recibos, vouchers y deudas que reportan los estados de cuenta de tus tarjetas; e integra los gastos del hogar: vivienda, servicios, transporte, alimentos, salud, educación y créditos atrasados.

Después resta ambos totales a tus ingresos del mes; así podrás saber cuánto debes; y qué monto está disponible para comenzar a liquidar las cuentas.

2. Haz un plan de ahorro y pagos

Elimina los gastos innecesarios y baja el consumo de agua, gas, luz y telefonía. El dinero que ahorres por tales conceptos; más el ingreso disponible –libre del gasto familiar– destínalo a liquidar los adeudos.

Ejemplo: si debes 20 mil pesos y sólo puedes desembolsar dos mil pesos a deudas, tardarás cinco meses en salir del agobio financiero.

3. Actúa y paga a tiempo

El problema no se arregla de forma milagrosa y lo ideal es enfrentarlo: cubre más del mínimo; paga a tiempo y no dejes acumular más intereses.

Si no te alcanza la quincena, negocia con tu banco: diles que estás atrasado, que quieres ponerte al corriente y solicita una reestructuración financiera. Ello permitirá congelar el adeudo y determinar una mensualidad fija; con un plazo cómodo, intereses manejables y pagos acordes a tus ingresos. 

4. No contrates más deudas

Recuerda que hoyo no tapa otro. Guarda bajo llave las tarjetas; no utilices tu línea de crédito para sacar efectivo. También elimina los contratos de servicios que no sean indispensables o cámbialos a un plan barato: televisión de paga, telefonía móvil e Internet.

5. Anticípate y no vuelvas a caer

Una vez que liquides tus compromisos financieros del verano, redacta un presupuesto que te permita administrar tus ingresos y gastos; y no volver a caer en sobreendeudamiento. 

Después elabora un plan para cubrir tus prioridades económicas: desde las fiestas decembrinas, hasta el pago del seguro de tu coche; la inscripción de tus hijos, las vacaciones de Semana Santa y el regreso a clases de 2019.

Lo ideal es que ahorres un porcentaje del salario y prepares tu bolsillo para cubrir dichos eventos; los cuales son considerados como gastos recurrentes o están previstos durante las semanas y meses siguientes.

TAMBIÉN PUEDES LEER

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo