Narco en la CDMX: la ciudad convive con una decena de grupos delictivos

Los periodistas Sandra Romandía y Antonio Nieto hablan sobre los detalles del libro que da cuenta de la presencia de cárteles en la CDMX

Por Fabiola Ayala

Desde hace más de una década se han documentado hechos que dan cuenta de la presencia de cárteles en la Ciudad de México, pero no siempre se reconoció como una alerta.

La presencia de Édgar Valdez Villarreal alias La Barbie —afín al grupo de los Beltran Leyva—, la conformación de La Unión de Tepito y el cartel de Tláhuac, entre otros, no ha sido producto de acontecimientos aislados.

También puedes leer: 

Estos fueron los puntos de partida para el libro Narco en la Ciudad de México: El monstruo que nadie quiere ver, escrito por los periodistas Sandra Romandía, Antonio Nieto y David Fuentes.

En una entrevista con Publimetro, Romania y Nieto coincidieron en que si contaban lo que había pasado en la capital del país en los últimos 10 o 15 años para entender lo que está pasando actualmente se podría tener un texto sobre la operación de la delincuencia organizada, más allá de un conocido discurso sobre narcomenudeo.

¿Cómo se configuró la publicación?

—SR: Nos pareció muy importante contar lo que está ocurriendo como la violencia y la ramificación de delitos, junto con todo lo que hemos vivido en el último año cuando se empezó a hablar más del narco en la ciudad. También había que explicar cómo se fueron incrustando estos grupos, desde cuándo, con apadrinamiento de quién, en qué zonas, con qué cárteles nacionales, relaciones con qué capos y cómo había sido la colusión dentro de las bases de la autoridad, sobretodo con los policías.

Parten de 2005 con el decomiso de dinero en el aeropuerto y de ahí desarrollaron varios capítulos…

—SR: Cada capítulo es un episodio. Decidimos partir de fechas que hubieran sido un punto de inflexión en la ciudad y cómo eso marcó algo para que dos años después fuera creciendo el fenómeno, las estructuras se fueran basificando y los delitos ramificando.

Hasta hace pocos meses se había negado la existencia de cárteles y se reducía a sólo acciones de células del narcomenudeo ¿Qué encontraron ustedes?

—AN: es importante recalcar que la Ciudad de México resulta ser un caja de resonancia de lo que ocurre en otras entidades, pero el narcomenudeo que se ejerce no se puede entender sin el narcotráfico, no son dos cosas aisladas una lleva a la otra.

En el libro contamos un capítulo sobre cómo Édgar Valdés Villarreal La Barbie, ligado a cárteles que pasaban droga a EU, ayudó o colaboró para fundar el grupo criminal de La Unión de Tepito. Esta agrupación no es una pandilla, sino que tiene las mismas redes y la misma capacidad de fuego que un cártel; la única diferencia es que no tiene permiso para traficar droga a EU, pero que si quisiera lo haría.

El discurso oficial se basó en minimizarlos, pero es importantísimo destacar es que en 2013 esas pandillas y esos grupos que el gobierno desestimó, secuestraron a 13 personas a unos pasos de la embajada de EU en pleno Paseo Dominical. Entonces te das cuenta que la capacidad de desaparecer a 13 personas no es de una pandilla, ni de un pequeño grupo, es gente organizada que tiene capacidad de fuego, logística y colusión con policías.

“El discurso oficial al final de cuentas fue no atender ese problema en su momento y por eso ahora se convirtió en un monstruo”, Antonio Nieto, reportero de La Silla Rota.

¿Considerando las fechas enumeradas en el libro, ¿cuántos grupos del narcotráfico operarían en la CDMX?

—AN: Es difícil dar una aproximación porque mientras te lo estoy diciendo esto está cambiando; es un fenómenos muy dinámico, pero te puedo decir que desde 2005 (año de referencia para el texto), fácilmente habrán navegado en la ciudad unos 50 grupos con capacidad de fuego suficiente para dejar decapitados, asesinatos masivos, enfrentarse con la policía, hacer secuestros y cobros de piso. En la actualidad grupos fuertes habría entre 10 y 12.

Los nuevos delitos

Hablan de una diversificación de delitos, ¿cuáles son?

—SR: No se trata sólo de pandillas que venden tachas, marihuana o cocaína en los antros, sino que han hecho tan fuerte sus bases, estructura y capacidad de operación que nos encontramos con historias muy claras que se dedican a extorsionar por zonas completas a comerciantes, a dueños de bares, están empezando a invadir predios y tienen estructuras de lavado muy claras. La impunidad los lleva a decir ‘bueno no pasa nada sigo vendiendo drogas y ya logré cooptar al policía, tampoco va a pasar nada si tengo una red de trata’.

¿Qué opinan del reconocimiento de la presencia de siete pandillas integradas por adolescentes?

—SR: Es información que dio el nuevo gobierno y es delimitar a pandillas el problema y lo hace casi por delito a cada grupo y no es cierto, la verdad es que la mayoría de los grupos están en diferentes delitos moviéndose todo el tiempo. Nosotros esperaríamos tener una estrategia mucho más clara de Claudia Sheibaum y del nuevo gobierno ya que por fin reconoció que si hay un problema en la ciudad, pero no hemos visto como ciudadanos o periodistas una estrategia clara o agresiva para poder enfrentar el problema.

¿Se agudizó la participación de menores en la delincuencia organizada?

—AN: Sería difícil calcularlo. Pero te empiezas a dar cuenta que al haber guerra (entre grupos) y necesitar mano de obra, lo más fácil son los menores porque son los que te van a cobrar menos, se les va a enganchar con droga, manipular y en caso de que los detengan saldrán libres. Por supuesto hace 10 años no había el mismo involucramiento de los menores en estos grupos, tal vez sí en la venta, en el halconeo, pero no en el sicariato. Ahora lo menores de edad no sólo están rafagueando o sirviendo como vigilantes, voceros en todo caso, ahora están conduciendo montonetas con un sicario atrás que abre fuego. Recuerdo un caso hace tres años en Tepito, en el que se reportaron dos chavos decapitados y uno era menor de edad.

Otro caso es el del joven al que le decían El Ramoncito. Era parte de una célula de sicarios en Iztapalapa, entró al tutelar por dos homicidios como menor y cuando salió ya era El Ramoncito y fue reclutado por el cártel de Tláhuac. Ahí sí podría decir que se ha agudizado el tema de los menores.

¿Qué mensaje deja el libro?

—SR: Nuestra labor de periodistas es exponer, dar a conocer y que la gente tenga sus propias conclusiones. Lo que pensamos es que no existe otro libro sobre narco en la Ciudad de México y había que explicar qué ha pasado; que lo que estamos viviendo ahora no brotó de un día para otro, fue todo un proceso que se fue ignorando, no se atendió y fue creciendo.

El Narco en la CDMX Antonio Nieto y Sandra Romandía, periodistas del portal La Silla Rota, durante un Facebook Live en Publimetro / Publimetro

“El lector va encontrar en cada capítulo una historia que integramos nosotros para que los atrape. Cada una tiene personajes, narrativa; un principio, nudo y desenlace para que puedan entender cómo se fue tejiendo lo que hay ahora”, Sandra Romandía, directora editorial del portal La Silla Rota.

Los detalles

¿A qué se enfrentaron en la investigación?

—AN: Una vez me habló una fuente y me dijo que tenía detenidos a unos narcomenudistas que habían estado vendiendo drogas en el antro Fever de la Condesa. Ya había terminado mi labor y casi fui a regañadientes. Los policías nos mostraron toda la droga decomisada y nos dieron los nombres de tres detenidos, pero resulta que al siguiente día me entero que al juez sólo llegó uno. A los otros dos los liberaron, pero uno de ellos se llama José Joel Rodríguez Fuentes alias “El Javis” y él fue el autor material del secuestro y asesinato de las 13 personas sacadas del bar Heaven el 26 mayo de 2013.

Esta es una de las historias que encontramos y que muestran que los policías podrían haber metido a la cárcel a esta persona y que por serie de corruptelas esta persona regresó a la calle y fue como ocho meses antes de lo del Heaven, creció y se volvió psicópata, ahora está sentenciado y preso en el Reclusorio Norte.

Presentación del libro

  • 10 de abril
  • 19:00 horas
  • Fundación Elena Poniatowska Amor, avenida José Martí 105, colonia Escandón.

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo