Sombrío final de Ramadán, entre más contagios de coronavirus y más restricciones

Concluye el Ramadán, considerado el mes sagrado de los musulmanes, entre una serie de restricciones debido al aumento en contagios de Covid-19

Por EFE

os musulmanes de Medio Oriente pusieron este sábado punto final a un Ramadán atípico por las limitaciones dictadas por la pandemia del coronavirus, que no han impedido que los contagios hayan aumentado en toda la región obligando a restringir aún más la celebración del Aid al Fitr con el que culmina el mes sagrado.

En primer lugar, la mañana de este domingo los fieles no pudieron realizar el tradicional rezo colectivo, que marca el final del mes de ayuno y el comienzo de la festividad del Aid al Fitr, y que suele reunir a una gran cantidad de personas en las mezquitas y espacios designados para la oración.

Una tradición más que este año está suspendida por el coronavirus, que en muchos países también impedirá o limitará estos días festivos los viajes de placer o para visitar a la familia, así como las compras de regalos y dulces.

En Emiratos Árabes Unidos el Gobierno ha aconsejado no regalar dinero en efectivo a los niños, que es una de las tradiciones del Aid al Fitr, y en Egipto las autoridades religiosas han pedido que el azaque o limosna que habitualmente se da al final del Ramadán se adelantara para ayudar a aquellos más afectados por el parón de la economía.

AID BAJO EL TOQUE DE QUEDA

Tanto en Arabia Saudí como en Irak las autoridades han reimpuesto un toque de queda de 24 horas para los días del Aid al Fitr, después de haber relajado las restricciones al movimiento durante el Ramadán y haber registrado un aumento de los contagios de la COVID-19, un 186 % y un 136 % más respectivamente.

"Estas medidas no son nuevas, estamos preparados psicológicamente desde hace semanas", afirma a Efe un funcionario estatal saudí y padre de tres hijos, Suliman al Mutawa.

Ramadán Foto: AP

 

El hombre explica que él y su familia no harán nada especial en esta fiesta, pero sí ha comprado ropa nueva para sus hijos para "hacerles sentir la alegría" de estas fechas.

A los pequeños les ha "convencido con dificultad de que las circunstancias de este año requieren quedarse en casa y que este Aid no será como los anteriores".

Final del Ramadán en casa

Mientras, en Bagdad, Saad Taher al Samarai se dispone a pasar estos días feriados en casa, renunciando a los rituales religiosos y a las costumbres del Aid al Fitr.

"Este año serán sólo unos días de vacaciones, no habrá oración del Aid ni visitas entre familiares y amigos debido al coronavirus", afirma a Efe el padre de un niño y dos chicas jóvenes.

Al Samarai solía ir al cementerio el primer día de esta festividad para visitar la tumba de su padre y rezar por él, y además solía dar limosna a los pobres que se encuentran en ese lugar, pero este año no será posible.

Además, la familia tendrá que renunciar a los paseos por los parques y mercados, una costumbre durante el Aid al Fitr que normalmente dura tres días, pero que este año ha sido prolongado toda la semana para que los iraquíes permanezcan en sus casas.

 

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo