Mundo

¿El nacionalismo de vacunas acabará con los esfuerzos para contener Covid-19?

México denunció ante la ONU la distribución inequitativa y acaparamiento de las vacunas Covid-19; mientras que suben de tono los llamados internacionales a la cooperación

La nueva fase de la pandemia de Covid-19 se centra en la producción y distribución de las vacunas, una “luz al final del túnel” que no está llegando para todos.

  1. También puedes leer ¿Eres amante de los centros comerciales? Esto te interesa

Así lo denunció el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, el pasado 17 de febrero ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. “Se estima, conservadoramente, que hay más de 100 países en los que no se ha aplicado ni una sola dosis […] nunca habíamos visto una división tan profunda que afectase a tantos en tan poco tiempo”, explicó Ebrard, señalando que el mecanismo Covax ha resultado insuficiente para el reto que representa.

Ebrard no es el único en hacer referencia al tema. El pasado 15 de febrero, la jefe entrante de la Organización Mundial del Comercio (OMC) Ngozi Okonjo-Iweala advirtió contra el «nacionalismo de las vacunas» que ralentizaría el progreso para poner fin a la pandemia de COVID-19 y podría erosionar el crecimiento económico de todos los países, ricos y pobres.

“Esta es la primera vez en más de un siglo que todo el mundo se siente conectado, y reconoce que cada uno es vulnerable y empatiza con los demás. las vacunas son sólo una parte de la solución. Tenemos que pensar también en todas las demás cosas que ayudan a la gente a prevenir las infecciones, así como a lidiar con los bloqueos, y ayudar a reconstruir nuestras vidas y sociedades”

Pero, ¿qué es el nacionalismo de vacunas? “En este caso, el nacionalismo se produce cuando un número limitado de países garantiza el acceso a la mayoría de los lotes iniciales de vacunas”, explica a Publimetro Ana Santos Rutschman, profesora adjunta de Derecho del Centro de Estudios de Derecho de la Salud de la Facultad de Derecho de la Universidad de Saint Louis, Estados Unidos. “Se trata de países más ricos que tienen la capacidad de hacer grandes pedidos por adelantado. Al hacerlo, dejan a los países de menor renta en la tesitura de tener que luchar por el acceso a las vacunas. También es problemático porque la pandemia debe abordarse a nivel mundial, no a nivel nacional”, añade.

No es la primera vez que ocurre el nacionalismo de vacunas. Según explica la especialista, una situación similar ocurrió con las vacunas durante la pandemia de gripe porcina de 2009. “También ocurrió en cierta medida en el siglo XX con las vacunas contra la polio y la viruela”, añadió.

Para la profesora Santos, aunque “es muy difícil revertir el nacionalismo durante una pandemia”, es positivo la formación de mecanismos como COVAX. “Podríamos ampliar COVAX hasta convertirlo en una operación más grande y convertirlo en una plataforma para que los países de menores ingresos obtengan las vacunas que necesitan”, añadió.

3 PREGUNTAS CON

Sridhar Venkatapuram, profesor Asociado, Salud Global y Filosofía del King’s College de Londres , Reino Unido

¿Qué es el nacionalismo de vacunas y cómo influye en la lucha contra el Covid-19?

El «nacionalismo de vacunas» se utiliza para referirse a lo que están haciendo algunos países ricos. Países como Canadá, Estados Unidos, Australia, Reino Unido y la Unión Europea han estado comprando suministros de vacunas para sus propios ciudadanos y residentes, a veces en cantidades superiores a 4 o 5 dosis por persona.

Esto significa que no quedan suministros de vacunas para que otros países los compren, y algunos países no pueden pagarlos en absoluto. Así que unos pocos países están protegiendo esencialmente a su propia gente, lo que hace imposible que otros países protejan a su gente, o que las organizaciones humanitarias ayuden a millones de personas que no tienen un país. Y proteger a la gente de sólo unos pocos en el mundo permitirá que la pandemia siga creciendo, y potencialmente creará más variantes dañinas del virus.

¿Qué otros casos similares han ocurrido en el mundo?

No sólo han sido las vacunas, sino también los medicamentos. Durante la pandemia de gripe H1N1 en 2009, algunos países compraron el suministro mundial de las vacunas contra la gripe porcina. Más recientemente, se informó de que Estados Unidos compró el suministro mundial de Remdesivir, que se pensaba que era para tratar el COVID-19. Y, los Estados Unidos también trataron de poseer la mayor cantidad posible de suministros de Equipo de Protección Personal en el mundo, así como ventiladores.

¿Qué podemos esperar en este tema?

En realidad sólo estamos hablando de un puñado de países, no de un comportamiento generalizado de muchos países del mundo. De los aproximadamente siete países que están acaparando el suministro mundial de vacunas, algunos de ellos están diciendo que ahora donarán parte de su suministro a COVAX. Y los Estados Unidos han anunciado recientemente que aportarán cuatro mil millones de dólares al fondo de COVAX. Así que no renunciará a las vacunas que tiene, sino que aportará dinero para que otros países tengan acceso a las vacunas cuando se fabriquen a finales de este año o el próximo.

  1. Te recomendamos leer: Y tú, ¿haces compras inteligentes?

VOX POPULI

¿Cómo podemos hacer realidad la cooperación internacional en las vacunas Covid-19?

«Ahora mismo parece que la cooperación internacional es sólo una quimera. La única forma que veo de avanzar es mediante algún tipo de tratado internacional legalmente vinculante a través de la Organización Mundial de la Salud que obligue a la cooperación de los países ante una crisis sanitaria mundial. Si hay un tratado, los países podrían sentirse moralmente obligados a respetar los términos del tratado».

Joel Lexchin, profesor del Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria, Universidad de Toronto

«La cooperación internacional tuvo un comienzo lento en 2020, pero hay motivos para el optimismo. Las contribuciones financieras de los países ricos se quedaron por debajo de las expectativas en 2020. Sin embargo, esta semana ha habido muy buenas noticias. El jueves, la Unión Europea se comprometió a aportar 600 millones de dólares más al programa. El viernes, Estados Unidos, que aún no había contribuido, prometió cuatro mil millones de dólares para impulsar la distribución de la vacuna COVID-19 a los países más pobres».

Charles Weijer es un bioético de la Western University de Londres (Canadá).

«Hasta ahora ha habido una increíble cooperación internacional: por parte de científicos, de organizaciones no gubernamentales, de organizaciones de la ONU, de las mayores fundaciones del mundo e incluso de ciudadanos particulares. La cuestión no es si puede haber cooperación internacional, sino si puede haber más, y si puede haber más del tipo relacionado con las vacunas, pero también para abordar factores que ayuden a los países a reconstruir mejor, y a prevenir futuras pandemias».

Sridhar Venkatapuram, Profesor Asociado, Salud Global y Filosofía, King’s College de Londres , Reino Unido

EL DATO

El objetivo inicial de COVAX es disponer de dos mil millones de dosis para finales de 2021, lo que debería ser suficiente para proteger a las personas de alto riesgo y vulnerables, así como a los trabajadores sanitarios de primera línea.

Te invitamos a consultar lo más visto en Publimetro:

Iniciamos con:

También:

Además:

Y finalmente:

Tags

Lo Último

Te recomendamos