logo
Las carencias desatan riesgos de violencia, inseguridad, robos, avance del narcotráfico y la aparición de grupos radicales / Foto: CuartoscuroLas carencias desatan riesgos de violencia, inseguridad, robos, avance del narcotráfico y la aparición de grupos radicales / Foto: Cuartoscuro
Economía 04/07/2021

Desigualdad, “caldo de cultivo” para estallidos sociales en México

67 millones de mexicanos están en pobreza; a 49.6 millones no les alcanza para una canasta básica; los sueldos generales se contrajeron hasta 19% y 24.6 millones están fuera del mercado laboral

Por : Mario Mendoza Rojas / @SoyMrMoney

La desigualdad económica y social en México es “un caldo de cultivo” para conflictos, estallidos sociales y mayores niveles de inseguridad y narcotráfico, alertaron especialistas consultados por Publimetro.

Indicaron que el aumento de la pobreza, que tras la pandemia alcanzó a 67 millones de mexicanos; la pérdida de hasta 19% en los salarios generales en 2020; y el desempleo y la informalidad, que atrapó 30.5 millones son los ingredientes principales de dicho cultivo.

Por si fuera poco, el Banco Mundial reportó que México se encuentra entre los países con peores resultados en dicha materia; con una nota de 45.4 puntos en el Índice de Gini, cuya función es –precisamente- medir las desigualdades.    

Precisó que en la métrica de tal indicador –que va de cero a 100 unidades, donde entre más alto sea número, mayor es el problema- el país se ubicó a la altura de Jamaica, Ecuador y Nicaragua, que obtuvieron notas de 45 y 46 unidades.

El Banco Mundial reportó que, aun cuando México no ha llegado al nivel de Sudáfrica, Namibia o Zambia, que reportan un Gini de 63, 59 y 57.1 puntos, mostró niveles erráticos durante la última década; con picos de hasta 47.2 unidades en 2010 y 48.7 en 2012 y 2014.

Riesgo latente de conflictos

El profesor-investigador del Departamento de Economía del Tec de Monterrey, Campus Santa Fe, Pablo López Sarabia, explicó que la nota de México en el Gini es un reflejo de la “desigualdad persistente”;  causada por el bajo crecimiento; que en la últimas décadas promedia 2.5% y que en 2020 cayó 8.5%, por causa de la pandemia.

Explicó que el dicho índice también refleja la incapacidad económica del país para crear empleo y detener la informalidad; que de acuerdo con el Inegi llega a 30.5 millones de mexicanos; que no tienen ingresos estables, servicios médicos, vivienda, ahorro o créditos; lo cual los lleva a la pobreza.

Ello sin contar con la caída de ingresos y los rezagos sociales y económicos generados por la pandemia; que “se van a agudizar” y que pueden convertirse en un riesgo de episodios de descontento o conductas sociales inapropiadas; que en casos extremos pueden generar violencia.

Cuando hay mucha desigualdad tienes un caldo de cultivo propicio para detonar  conductas sociales inadecuadas; como inseguridad, crecimiento de la delincuencia y narcotráfico; porque se provechan la pobreza de la gente, advirtió López Sarabia.

Ciudades, nuevo foco de los conflictos

El investigador de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, Carlos Alberto Bautista, explicó que –a diferencia de los grupos y estallidos sociales registrados en otras crisis-, en este momento México se enfrenta a una eventual aparición de conflictos en las grandes ciudades.

Refirió que grupos como el Movimiento Proletario Independiente, el EPN y las autodefensas siempre han existido en el país, desde de los años 60 y 80; pero en esta ocasión la pandemia provocó mayores desigualdades en las áreas urbanas; hacia donde la gente está migrando, en busca de empleo y mayores ingresos.

El especialista indicó que, la mayor parte de estos grupos, salen cuando la pobreza aumenta, el crecimiento económico no llega al bolsillo de las personas y cuando hay una crisis de empleo y pérdida de ingresos como sucede en la actualidad.  

“Muchos de estos grupos han desaparecido; pero cuando salen, las causas que provocan el conflicto son las mismas: desigualdad social, pobreza e injusticia”, puntualizó.

Crisis diferenciada del ingreso

El director del Observatorio de Salarios de la IBERO, Miguel. Calderón Chelius, explicó que el salario se ha convertido en una crisis diferenciada para la mayoría de los trabajadores; con caídas de hasta 19% en las percepciones económicas de los trabajadores.

Indicó que hay sectores como el de transportes, donde hubo un retroceso salarial de 10.9% en 2020; y un recuperación de 4% en lo que va de 2021, que “ni siquiera lo coloca en los que tenía en 2019.

Refirió que los trabajadores de las empresas de esparcimiento registraron una pérdida de 19.4% en el nivel de sueldos; con una repunte insignificante de 5.9% al cierre del primer semestre del año.

Mientras que en sectores como Salud, los salarios reportan un incremento general de 8.3% durante 2020; y una nueva alza de 7% en lo que va de 2021, que implican niveles cercanos a lo que tenían en 2019, antes de la pandemia.   

Cifras clave sobre la desigualdad

Las cifras sobre tal problemática son contundentes:

  • La encuesta ENCOVID-19, levantada por la IBERO, con el apoyo de la UNICEF, reveló que en los primeros tres meses de 2021 el número de mexicanos en pobreza se disparó de 62.3 a 67 millones.
  • El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) advirtió que la pandemia dejará 9.8 millones de pobres adicionales.
  • Reportó  que, hasta  este momento, existen 49.6 millones en pobreza laboral, cuyo ingreso no alcanza ni para comprar una canasta básica alimentaria.
  • El Inegi señaló que al cierre de mayo de 2021 se contabilizaron 2.3 millones de personas sin trabajo; 400 mil más, que igual meses de 2020, en el momento más álgido de la pandemia.
  • Mientras que la informalidad atrapó a ocho millones más en los últimos 12 meses;  para alcanzar 30.5 millones.
  • La ENCOVID-19 reveló que 73% de los mexicanos enfrenta algún grado de incapacidad económica, para adquirir una canasta básica de alimentos.
  • Precisó que 36% de la población enfrenta un nivel de “inseguridad alimentaria leve”; 20% reporta “inseguridad moderada”; y 17% sufre una “inseguridad severa”; cuyo impacto lleva a las familias a comer menos.

CONSULTA LO MÁS DESTACADO