logo
Dark kitchens operan a través apps y redes sociales; los propietarios son personas de negocios quebrados o desempleados / Foto: CuartoscuroDark kitchens operan  a través apps y redes sociales; los propietarios son personas de negocios quebrados o desempleados  / Foto: Cuartoscuro
Economía 05/09/2021

Negocios fantasmas, nuevo emprendimiento donde no pagas impuestos

Las dark kitchens o negocios fantasmas ahorran hasta 80% de los pagos fijos: no cuentan con un establecimiento, operan sin mobiliario y evaden el pago de IVA e ISR

Por : Mario Mendoza Rojas / @SoyMrMoney

Los negocios fantasmas comenzaron a consolidarse como una nueva forma de emprendimiento en México; que no paga impuestos, no tiene un establecimiento y carece de permisos o licencias sanitarias para operar.

El coordinador de Análisis del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec de Monterrey, Héctor Magaña, explicó a Publimetro que tal sistema se popularizó a través de las dark kitchens; pero ya migró a cualquier giro que implique la venta o prestación de un servicio a domicilio.

Señaló que este tipo de negocios nacieron como una opción rápida de generar ingresos durante la pandemia del Covid-19; que fue y es aprovechada por personas que perdieron su empleo, restaurantes que tuvieron que cerrar por semanas y empresas que quebraron.

Indicó que, uno de los atractivos principales, que dichos negocios es ahorrar hasta 80% de los gastos; desde la renta y mobiliario –mesas, sillas, cubiertos y exhibidores-, hasta el pago de impuestos, cuotas al IMSS, permisos y licencias.

Ello implica que por cada 10 mil pesos en gastos fijos que debe cubrir un establecimiento tradicional, los negocios fantasmas se ahorran ocho mil pesos; con la ventaja de obtener mayores ganancias, al evadir sus obligaciones fiscales.

El especialista del Tec de Monterrey explicó que dichos negocios operan en lugares cerraros; donde reducen al máximo los costos de producción; sus clientes llegan por apps o redes sociales; sólo entregan a domicilio y muchos cocinan o prestan el servicio en la propia casa del consumidor.

Alertó que, si bien este nuevo modelo para hacer negocios es rentable, existen riesgos muy serios en materia económica; entre los que destacan la falta de licencias sanitarias, control de calidad, posibilidades nulas de recobrar el dinero pagado ante un mal servicio o no prestación del mismo.

Evasión y delitos fiscales

Elio Zurita Morales, integrante de la Comisión Técnica de Investigación Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM), indicó que las dark kitchens y en general los negocios fantasmas, no sólo evaden impuestos, sino que no pagan las cuotas de seguridad social y prestaciones para sus trabajadores.

Precisó que, de entrada las cocinas no desembolsan ni un solo peso del IVA al surtir la lista de alimentos y productos que venden; porque estos están exentos del  tal impuesto. Tampoco pagan ISR, por las ganancias que obtienen y, por lo tanto, se convierten en un sector que no contribuye y sí demanda servicios públicos.

El experto del CCPM indicó que además, por cada 10 mil pesos en la venta de sus servicios, los consumidores tampoco pagan IVA por el servicio que contratan; y en caso de tener empleados, no reportan el ISR y se evitan las cuotas del IMSS, Infonavit y aportaciones a las Afores.

Señaló que, aun cuando muchas de las operaciones de dichos negocios pueden ser rastreadas por el SAT, a través de tarjetas de crédito, pagos en línea o depósitos; es necesario que la autoridad intervenga y abra un programa de formalización, para que no se conviertan en un nuevo agujero fiscal.

Un caso real

Esteban Martínez, abogado y comerciante compartió con Publimetro las razones y beneficios que lo llevaron a operar una dark kitchen:

  • En mayo de 2020, perdí mi empleo que había mantenido durante siete años en una importadora; mi esposa tuvo que cerrar su negocio de comida y banquetes por la pandemia.
  • Un mes después, tras vender el coche y convencer a mis papás y un hermano para abrir una cocina en el patio de la casa, comenzamos a ofrecer comida corrida.
  • Al principio nos comíamos lo que preparábamos, pero por agosto del año pasado empezamos a ganar clientes entre los amigos, vecinos y recomendados.
  • Ahora tenemos entre tres y cinco pedidos grandes de comida para reuniones: tacos, barbacoa, pollos enchilados y mariscos; de entre dos mil y cuatro mil 500 pesos cada uno. Además de los pedidos de comida corrida, de 65 o 90 pesos de lunes a viernes.

CONSULTA LO MÁS DESTACADO