logo
La acción penal en contra de José Manuel Trinidad el 25 de mayo del año pasado / Foto: FGR La acción penal en contra de José Manuel Trinidad el 25 de mayo del año pasado  / Foto: FGR
ciudad 10/09/2021

¿Castigo suficiente? Condenan a trabajador de kinder a 10 años de cárcel por pederastia

El sentenciado trabajaba en un jardín de niños en la alcaldía Gustavo A. Madero y se aprovechó de su posición de poder

José Manuel Trinidad se desempeñaba como asistente de servicios en el Jardín de Niños “La Pastora”, en la alcaldía Gustavo A. Madero, pero lejos de desempeñar una labor educativa abusó sexualmente de una pequeña.

Fue por esto que la Fiscalía General de la República (FGR) lo sentenció a 10 años de prisión por el delito de pederastia.

“A través de la Fiscalía Especializada en Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas (FEVIMTRA), se obtuvo sentencia condenatoria de 10 años de prisión en contra de José Manuel ‘T’, responsable del delito de pederastia, quien se aprovechó de la superioridad que tenía sobre una menor de edad, derivada de su relación docente”.

Fue por medio de la denuncia que se presentó por este delito que las autoridades federales iniciaron la investigación, lo cual permitió ejercer la acción penal en su contra el 25 de mayo del año pasado.

La FGR también dio a conocer que se llevó a cabo el proceso en el que se acreditó el delito y la plena responsabilidad de José Manuel.

Fue así que se dictó la sentencia por el Juez Federal de Juicio Oral adscrito al Centro de Justicia Federal en el Ciudad de México con residencia en el Reclusorio Sur.

Otro caso de abuso en kinder

En octubre de 2018, en la misma alcaldía, padres de familia denunciaron que en el Jardín de Niños Marcelino de Champagnat al menos 37 menores fueron abusados por uno de los trabajadores de la institución, aunque la FGR sólo había confirmado cuatro casos.

Los denunciantes aseguraron que los abusos habrán sido cometidos por Ramón Morales, quien se desempeñaba como auxiliar administrativo.

Los menores abusados lo identificaron como “el coco”, “la calavera” o “el malo” y, de acuerdo con las denuncias, además de los tocamientos, también los golpeaba.

Las presuntas víctimas del empleado habrían sido de los turnos matutino y vespertino de los ciclos escolares 2017-2018 y 2018-2019.

Luego de dar a conocer su identidad, Ramón Morales se dio ala fuga, aunque los familiares consideraron que había más responsables de los delitos cometidos.