Aburrido del sexo

Al descender los niveles de testosterona, el hombre de inmediato ve mermada su respuesta sexual. Esto se presenta a partir de los 40 años de manera natural

Por Yazmín Alessandrini

Sin duda alguna se trata de uno de los terrenos más espinosos de la sexualidad humana, sobre todo de la masculina, porque los estereotipos nos han (mal) enseñado por generaciones que los hombres son depredadores sexuales por naturaleza y que sin importar la edad, ahí tienen el caso específico del actor Anthony Quinn que a sus 81 años fue padre por décima tercera ocasión, los varones siempre están pensando en el sexo sí o sí…

Pero como si se tratase de una epidemia, en los últimos años se han presentado numerosísimos casos de hombres que, ¡sí, ver para creer!, están confesando sentirse completamente aburridos de tener relaciones sexuales. Y, ojo, ¡mucho ojo! no se trata de caballeros que ya se cansaron de la rutina íntima con sus parejas (novias y/o esposas) o que están sintiendo curiosidad por explorar terrenos homosexuales. Nada de eso. A lo que me estoy refiriendo es a una gran cantidad de varones que a partir de cierta edad, más o menos ubicados en el radar del cuarto piso (los 40 años), no quieren saber absolutamente nada de tener sexo… ¡con nadie!

¿Y cuáles son las causas que están detonando esta condición? Pues ciertamente son varias y de diversa índole, por lo que cada caso que se presenta debe ser evaluado, jugado y diagnosticado de forma natural, aunque en líneas generales podemos señalar que en un altísimo porcentaje lo que se presenta en una primera instancia es un decremento en la generación de testosterona que, como todos sabemos es una hormona esteroidea sexual que se produce principalmente en los testículos de los machos mamíferos y sirve para regular el deseo sexual y la apariencia física de un hombre.

Al descender los niveles de ésta (de la testosterona) el hombre de inmediato ve mermada su respuesta sexual y esto se presenta a partir de los 40 años de manera natural, aunque en varios caballeros este decremento se potencializa de forma por demás dramática al ser muy acentuada esta disminución de la líbido. Sin embargo, ésta no es la única causa que puede provocar que los varones pierdan interés en el sexo.

Así las cosas, también podemos considerar dentro de estos factores el hecho de que un hombre puede iniciar su vida sexualmente activa a edad muy temprana, probablemente en la pubertad, por lo que la falta de interés en el sexo también pueda atribuirse a que éste deja de ser valioso en su escala de prioridades porque se trata de una actividad que ha realizado desde hace muchos años y tan frecuentemente que, llegado el momento, deja de interesarle parcial o totalmente. Y esto bien lo podríamos ejemplificar con una muy sencilla analogía: ¿Alguno de ustedes se aburriría de comer tacos al pastor durante tres veces a la semana por espacio de 25 o 30 años? Muchos responderán afirmativamente.

Igualmente, también podemos atribuir la falta de interés hacia el sexo por el cúmulo de estrés que pudiera estar manejando cada individuo en este tipo de dinámica, porque si bien es cierto que la actividad sexual es uno de los desestresantes naturales más efectivos, tenemos que entender que todas las personas le otorgan a éste una importancia y un poder totalmente distintos, por lo que es digno de ser tomado en cuenta siempre que un hombre que pertenece a nuestro primer círculo de afectos comienza a mostrar desinterés en el sexo porque definitivamente algo no está marchando adecuadamente.

Y no olviden que todos jueves a punto de la medianoche y los domingos a la 1:00 de la madrugada los espero en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (por favor chequen su sistema de cable preferido para verificar nomenclatura del canal).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo