La responsabilidad del Congreso Mexicano

Por Mariana Gómez del Campo

En las pasadas elecciones, los ciudadanos demandaron un cambio radical buscando romper con las viejas maneras de hacer política, en donde se terminen de una vez por todas los privilegios en gobernantes, legisladores y funcionarios públicos.

La sociedad mexicana manifestó el rompimiento con el viejo sistema político que privilegió la corrupción y la desigualdad, ahora demanda un nuevo sistema que haga efectivas todas las promesas que fueron lanzadas en campaña y así instaurar un nuevo sistema de partidos, el peso de mayor responsabilidad recae, en aquel al que la mayoría de los mexicanos otorgó mayoritariamente su voto para la Presidencia de la República y la integración del Congreso de la Unión.

No te pierdas:

El Congreso como en otros momentos de la historia, por su naturaleza tiene gran importancia, ya que ahí se realizarán las reformas que planteará el nuevo gobierno para poner en marcha el proyecto de país que prometió a lo largo de la reciente campaña electoral, por la mayoría consolidada que tiene, es altamente probable que todo aquello que planteen, sea aprobado.

La responsabilidad del Congreso actual es monumental, ya veremos si están a la altura de lo que los mexicanos esperamos. De entrada, habrá que ver si tienen voluntad de diálogo y acuerdo con los grupos minoritarios, hasta ahora a los legisladores del partido de  MORENA les ha resultado sumamente difícil administrar la victoria. Tener de un momento a otro, toda la concentración del poder puede resultar caótico cuando no se tiene la madurez y responsabilidad suficiente para administrarlo. En poco tiempo han surgido escándalos y pugnas por los espacios de poder administrado por ambas cámaras, esperemos que esto no resulte peor.

El Congreso debe cumplir su papel a cabalidad, es decir, actuar como un poder independiente, no como subordinado del poder ejecutivo, por cierto, esto último se ve complicado de lograr. Lo vivimos ya en la sesión de Congreso General.

Desde 1997 ningún partido político había obtenido la mayoría en el Congreso, lo que obligaba a todos los partidos a establecer mecanismos de negociación para alcanzar acuerdos, hoy que un partido tiene amplias mayorías en las Cámaras, obliga de igual manera a encontrar puentes de diálogo que permitan alcanzar acuerdos por el bien de México.

Existen propuestas de la mayoría como derogar las reformas, energética y educativa, descentralizar algunas secretarías de estado entre otras, que bien podrían discutirse, enriquecerse y en su caso aprobar o rechazar, si se piensa en lo mejor para México y se aprovecha la pluralidad y la diversidad de voces que integran nuestro Congreso.

Entérate:

Mayoría debe ser sinónimo de responsabilidad, no deben tardar mucho los nuevos legisladores en recorrer la curva de aprendizaje que los lleve a administrar el Congreso de la Unión con civilidad y madurez política, finalmente es su responsabilidad. Cuando el pueblo otorga mediante el voto la posibilidad de gobernar se generan altas expectativas y cuando no se cumplen del todo, dichas mayorías se derrumban por el escaso respaldo ciudadano, ahí tenemos ejemplos muy claros como el del Ex Presidente de los Estados Unidos Barack Obama y el Presidente de México Enrique Peña Nieto.

A los partidos de oposición nos tocará jugar un papel de gran importancia, nos convertiremos en voceros del pueblo sin compromisos con el gobierno pero dispuestos siempre a respaldar proyectos viables para México. No ocurrencias populistas. A seguir trabajando desde la trinchera que nos toque por un México más justo y en paz.

Lo más visto en Publimetro TV:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo