Nacional

7 hábitos altamente contaminantes que hacemos casi sin darnos cuenta

Actualmente se lleva a cabo la COP26 en la que líderes mundiales buscan cooperación para detener el cambio climático, pero ¿qué podemos hacer nosotros?

Desde esta semana se lleva a cabo la Cumbre de las Naciones Unidad sobre Cambio Climático (COP26) en Glasgow, Reino Unido, donde líderes mundiales se reúnen para colaborar en estrategias que permitan bajar los niveles de contaminación en un planeta cada vez más devastado por los efectos del hombres.

La meta de las COP26 es clara: disminuir a la mitad las emisiones de dióxido de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero, emitidos principalmente por los países más industrializados.

Es por eso que también se discute el apoyo a países pobres afectados por catástrofes naturales provocadas por el calentamiento global.

Pero ¿Qué podemos hacer nosotros para contribuir en esta lucha? Pues muchos de nuestros hábitos contaminan más de lo que pensamos.

Algunas de las prácticas que más afecta al medio ambiente es desperdiciar el agua al bañarnos, lavarnos los dientes y lavar casas o automóviles, pero hay algunas que hacemos casi sin darnos cuenta y que podemos revertir con un poco de empeño.

Tirar colillas de cigarro y chicles en la calle

Cuando se tiran colillas de cigarro en la vía pública, estas van al drenaje, solo que no solo puede causar taponamientos e inundaciones, sino que se dirigen a los océanos y debido a su composición de acetato de celulosa y otros componentes su tiempo de degradación sea de hasta 10 años.

En el caso de los chicles, al estar compuesto en su mayoría por plástico, también tienen un tiempo de degradación de hasta 5 años.

Desechar toallitas húmedas en el inodoro

Una costumbre que tienen algunas personas con bebés para evitar que los olores se queden en casa, es tirar toallitas húmedas al inodoro.

Mientras que el papel higiénico está diseñado actualmente para desintegrarse lo más posible al tirarse al retrete, las toallitas para bebé no solo no se deshacen, sino que además se pueden trenzar y provocar taponamientos.

La forma de conducir

Es sabido que el uso del automóvil es contaminante por la quema de combustible y para evitar el calentamiento global se incentiva el uso de transporte público y otros vehículos como la bicicleta.

Sin embargo la forma de manejar puede incrementar más de lo debido la emisión de contaminantes.

Una de las más dañinas y que afecta principalmente a las ciudades más habitadas e industrializadas es mantener el auto encendido durante un estancamiento de tráfico.

Además se recomienda arrancar el motor sin acelerar o iniciar la marcha justo tras arrancar el motor en motores de gasolina y esperar unos segundos en los coches diésel.

Tirar pilas a la basura

Las pilas o baterías son altamente peligrosas para el medio ambiente, pues con sus componentes como el mercurio, arsénico y plomo, entre otras, una solo puede contaminar tres mil litros de agua.

Por eso se recomienda tirarlas en contenedores especiales para residuos peligrosos. En diversas ciudades se realizan campañas para colocar algunos de esos contenedores y organizaciones se hacen cargo de desecharlas correctamente.

Una pila ademas puede tardar entre 500 y mil años en degradarse.

Soltar globos al aire

Es muy conocido que soltar globos al aire es altamente peligroso para la fauna marina, terrestre y aves que la puede confundir con comida y asfixiarse.

Pero a pesar de ese conocimiento, se trata de una práctica que sigue vigente para diversas ocasiones y eventos.

Para dejar de hacerlos, en Navidad y Día de Reyes se exhorta a la población ya no lanzar globos con cartas y más bien hacerlo de manera digital.

Utilizar aerosoles

Aunque el uso de desodorantes en aerosol o fijadores para cabello ya no contienen las mismas sustancias tan contaminantes, estos sigues siendo, en menos medida, contaminantes.

Para evitar su uso se recomienda usar otro tipo de desodorantes en gel, líquidos y barra, o gel en vez de fijadores en aerosol.

Tags

Lo Último


Te recomendamos