Nacional

Reforma educativa también quita a maestros la facultad para evaluar a los alumnos

El nuevo plan educativo cambia las reglas de aprendizaje en los salones y quita la obligación a los maestros de seguir a cabalidad los planes de estudio

El nuevo modelo educativo que puso en marcha la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene como eje la eliminación de los grados escolares para sustituirlos por “áreas de aprendizaje”, pero también busca que los estudiantes del nivel básico puedan autoevaluarse; sin embargo, estos nuevos parámetros significan un retroceso para los estudiantes de México, denunciaron organizaciones civiles y padres de familia.

Te puede interesar: Rezago en educación se profundiza; ‘aprobados por decreto’ se multiplican

El plan de estudios que propone la SEP en su nuevo marco curricular, plantea que los procesos cognitivos, sociales y culturales de los estudiantes de primaria cambien drásticamente en los próximos años, esto debido al rezago que prevalece en diferentes niveles de la educación en México. Además se mantiene la medida de que ningún estudiante podrá ser reprobado, a pesar de que presenten calificaciones bajas o un desempeño pobre.

Adicional a esto, se elimina la regla que obligaba a los profesores a cumplir con rigurosidad el plan de estudios que se trazaba antes de iniciar un ciclo escolar y se da total libertad de cátedra para que sean ellos mismos quienes determinen —bajo su criterio— qué temas se deberán cubrir con sus alumnos durante las clases en el nivel básico.

Paulina Amozurrutia, directora general de Seamos Héroes y coordinadora general del colectivo, advirtió en entrevista con Publimetro que el nuevo modelo curricular que la SEP plantea no cuenta con candados de evaluación ni regularización, tanto para los profesores como los estudiantes, por lo que esto provocará una brecha mayor en el sector educativo, que enfrenta ya las consecuencias de la pandemia.

El plan de la SEP coloca a la comunidad al centro de los planes de estudio por encima del individuo, esto alertó a académicos y especialistas, pues se busca formar a estudiantes activistas y no a críticos en una sociedad. También este modelo está orientado a crear una fuerza laboral técnica y no profesionista.

—  Dijo la activista.

Esta propuesta federal que deberá quedar lista en agosto de 2023, tiene como uno de los principales argumentos “eliminar la competencia” y “dedicar mayor tiempo a los procesos que los estudiantes requieren para el desarrollo óptimo de sus capacidades”. Sin embargo, la asociación civil Mexicanos Primero denunció que esto no detendrá la deserción de estudiantes que se ha presentado en los últimos años, mucho menos mejorará el nivel que tienen los alumnos, el cual ya es muy bajo comparado con el promedio que presentan países de América Latina y peor aún respecto a los países de la OCDE.

La Secretaría de Educación Pública reveló que tras la pandemia se registró una caída notable de alumnos que se inscriben a nivel básico, pues se pasó de tener 25 millones 253 mil 306 alumnos inscritos a 24 millones 459 mil 623 en el pasado ciclo escolar.

A vapor y sin ruta clara

Si bien los cambios de los planes educativos comenzaron en 2021, con el diseño de 18 libros de texto, el modelo educativo revelado por las autoridades de la SEP siguen sin precisar cuáles serán los mecanismos de implementación relacionados con los campos formativos, así como las fases y cómo se compensará la desaparición de asignaturas, niveles, y grados escolares.

Te puede interesar: México ya es la segunda potencia turística mundial tras superar la crisis del Covid

Sobre este tema, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) advirtió que los cambios relacionados con el Plan y Programas de Estudio 2022 de educación básica son imprecisos y son más ideológicos que pedagógicos.

La propuesta busca reordenar la actividad educativa sin un diagnóstico profundo, sin dejar claro el objetivo que se persigue, ni cómo se evaluará a los estudiantes, ni cómo se organizarán las asignaturas y las fases, en sustitución de los grados académicos.

—  Coparmex

Padres de familia se suman a críticas

Al respecto, Luis Arturo Solis Bravo, presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), precisó que con este esquema tal como lo plantea la SEP, no habrá resultados positivos, pues hasta ahora solo se limita a expresiones sesgadas a partir de la opinión particular del gobierno federal, sin escuchar a académicos, especialistas ni a familias.

Ya han reformado algunas leyes y decretos, pero en el fondo el modelo educativo sigue siendo lo mismo, lo único que cambian es la semántica, y ahora presentan una propuesta catastrófica y desafortunada.

—  Luis Arturo Solis Bravos, UNPF

Esta no es la primera vez que el actual gobierno federal y la SEP son señalados de intentar “ideologizar” o “adoctrinar” la educación pública de México. Antes ya hubo modificaciones a algunos libros de texto gratuito en los que se eliminó “el contenido neoliberal”, agrega Solis Bravo.

A considerar:

  • En su propuesta, la SEP plantea que los libros de texto actuales fomentan “el modelo neoliberal”, por lo que su contenido fue modificado, además plantea la eliminación de exámenes de evaluación internacional como PISA (Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes) y sustituye los grados escolares por “fases de aprendizaje”.
  • Más de tres millones de menores de edad abandonaron sus estudios a partir de la emergencia sanitaria.
  • El Mapa Curricular y Plan de Estudios 2022 de la máxima institución educativa del país, diseñado por la secretaria de Educación Pública, Delfina Gómez, contempla una transición en la educación mexicana que, a diferencia de los grados escolares, plantea periodos más largos de educación.

Según el diagrama elaborado por la SEP, las fases de aprendizaje quedaría de esta manera:

  • Fase 1: educación inicial, para menores de 0 a 3 años de edad; tendrá una duración de un año de formación.
  • Fase 2: educación preescolar.
  • Fase 3: correspondiente al primer y segundo de primaria.
  • Fase 4: tercer y cuarto grado de primaria.
  • Fase 5: quinto y sexto grado de primaria.
  • Fase 6: primero, segundo y tercero de secundaria.

Cada una de estas fases tiene una jornada mínima a considerar; en el caso de la inicial es de siete horas para los centros de atención infantil, para preescolar se establecen tres horas; en educación primaria son cuatros horas y media y en secundaria siete horas.

Tags

Lo Último

Te recomendamos