Economía

Pandora Papers expuso la complicidad político-financiera que tiene a México sumido en desigualdad

Oxfam México asegura que la omisión del Estado de castigar la evasión fiscal debilita las finanzas públicas y permite concentrar riquezas

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) ha filtrado, a través de la investigación Pandora Papers, 11.9 millones de documentos a escala global que exponen las grandes fortunas de multimillonarios y corporaciones transnacionales que usan paraísos fiscales para quedar fuera del alcance de las autoridades hacendarias y de las agencias reguladoras de sus naciones.

Más de tres mil personas millonarias en México utilizaron este tipo de prácticas. Entre los nombres señalados aparecen personas empresarias, celebridades y 80 personas del medio político pertenecientes a distintas administraciones y provenientes de diversas agrupaciones políticas.

En un análisis de lo que implican estas prácticas, Oxfam México asegura que la concentración de poder posibilita la captura política, que se genera por los estrechos lazos entre las élites políticas y económicas en México.

Esto, a su vez, conduce a una extrema desigualdad ya que el Estado no cumple con su papel de redistribuir la riqueza y regular los poderes económicos.

La investigación del ICIJ revela cómo estos mecanismos evasión o elusión fiscal permiten a ciertas personas y empresas proteger su riqueza a la sombra del anonimato. La omisión del Estado mexicano de castigar la evasión fiscal debilita las finanzas públicas.

La organización asegura que para corregir esta situación que tanto daña a la sociedad, se deben tomar las siguientes medidas:

  • Poner fin al secreto fiscal sobre personas físicas y corporaciones multinacionales.
  • Establecer un registro público de los verdaderos propietarios de cuentas bancarias, fideicomisos, sociedades pantalla y activos, y beneficiarios reales.
  • Exigir a las corporaciones multinacionales que informen públicamente sobre sus cuentas con las que hacen negocios, país por país.
  • Incrementar el uso del intercambio automático, permitiendo a las autoridades tributarias acceder a la información que necesitan para rastrear el dinero.
  • Poner fin a la transferencia de beneficios corporativos a los paraísos fiscales a través de nuevas reglas y mediante el establecimiento de un impuesto mínimo global en el marco del acuerdo BEPS de la OCDE, idealmente del 25 por ciento.
  • Acordar una lista negra global de paraísos fiscales y tomar contramedidas, incluidas sanciones, para limitar su uso.
  • Establecer una nueva agenda global para gravar la riqueza y el capital de manera justa; abordando la competencia fiscal entre países sobre personas de alto patrimonio neto, ya sea en ingresos o riqueza, en contra de los estándares acordados.

Los recientes escándalos revelan la permanencia de grupos de poder que actúan con impunidad, por encima de la ley y escondiendo los muy necesarios recursos fiscales que requiere el país para hacerle frente a la pobreza y desigualdad.

Tags

Lo Último


Te recomendamos