Mundo

¿Nada de qué preocuparse? Reina Isabel pasa noche hospitalizada; afirman que está de buen humor

Hace unos días rechazó ser nombrada “Vieja del año” por una revista británica, ya que no cumplía con todos los requisitos

La reina Isabel II pasó la noche en el hospital y la tarde de este jueves regresó al Castillo de Windsor de “buen humor”, la monarca de 95 años se sometió a una revisión médica no relacionada con el Covid-19 y que le obligó a cancelar una visita a Irlanda del Norte.

Luego de varios días de compromisos públicos, por recomendación médica se le solicitó guardar reposo, la reina fue vista por especialistas del hospital King Edward VII’s Hospital en el centro de Londres.

La tarde del miércoles la agencia AP dio a conocer que la decisión de cancelar surgió apenas días después de que Isabel fuera vista usando un bastón en un importante evento público cuando asistió a la Abadía de Westminster para celebrar el centenario de la Legión Real Británica, una organización benéfica de las fuerzas armadas.

Previamente la reina se había fotografiado antes con un bastón en 2003, pero fue después de una cirugía de rodilla.

Isabel, la monarca británica más longeva y con el reinado más largo, se prepara para celebrar su Jubileo de Platino, por 70 años en el trono, el próximo año.

La reina, que enviudó este año tras la muerte del príncipe Felipe en abril a los 99 años, mantiene una apretada agenda oficial. El martes tuvo audiencias con diplomáticos y ofreció una recepción en el Castillo de Windsor para líderes empresariales mundiales.

A pesar de su gran edad, la monarca rechazó cortésmente el honor de ser nombrada “Vieja del año” por una revista británica. La revista Oldie (cuyo nombre quiere decir viejo o vieja), publicó el martes la respuesta de la reina luego de que le sugirieran seguir los pasos de otros galardonados como la actriz Olivia de Havilland y el artista David Hockney.

“Su Majestad cree que uno es tan mayor como se siente, y como tal, la Reina no cree que cumpla con los criterios relevantes para poder aceptar (el reconocimiento), y espera que encuentre un destinatario más digno”, decía una carta de su secretario privado adjunto, Tom Laing-Baker. La misiva terminaba “con los mejores deseos de Su Majestad”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos