Estados

Echar a volar al AIFA costará 406 mil mdp

La cancelación del NAICM costó 331 mil millones y la construcción del AIFA otros 77 mil millones

Echar a volar el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) costó más de 406 mil 500 millones de pesos.

Y es que, la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), que dio paso a la construcción de la terminal aérea en Santa Lucía, tuvo un costo de 331 mil 996 millones de pesos, de acuerdo a la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En tanto, edificar el AIFA le costará al gobierno otros 74 mil 535 millones de pesos, tal y como lo dio a conocer la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Sedenda reporta que hasta el 15 de marzo en la obra ha ejercido 61 mil 739 millones de pesos y cuenta con nueve mil 773 millones en bancos, se generaron 162 mil empleos a lo largo de 880 días que lleva la construcción. Esta magna obra no tuvo sobrecostos, ni dispendios; por el contrario, se trata de un aeropuerto moderno construido por ingenieros militares en tiempo récord, a un bajo costo y con la más avanzada tecnología y materiales de calidad, lo cual es una gran noticia”.

—  Ana Elizabeth García Vilchis, responsable de ‘Quien es Quien en las mañaneras’

¿Dónde se localiza el AIFA?

El AIFA se localiza en la Base Militar de Santa Lucía, ubicada en el municipio de Zumpango, Estado de México, a casi 40 kilómetros del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La empresa Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles S.A. de C.V. (AIFA S.A. de C.V.), será la encargada de operar esta terminal aérea, la cual estará vigilada por mil 610 elementos de la Policía Militar (PM), que estarán bajo el mando de la Guardia Nacional.

Se contempla la construcción de dos pistas para servicio civil y una para servicio militar, es decir, un aeropuerto de uso mixto.

Además de las pistas, está el edificio terminal, torres de control para aviación civil y militar, hangares, servicios aeroportuarios y de pasajeros, aduana, terminal de carga, área de paquetería, entre otras instalaciones.

Estará equipado con tecnología avanzada en navegación, sistemas de rodaje de aeronaves paralelos y salidas de alta velocidad, así como plataformas para la aviación comercial, la carga, la pernocta y el aislamiento de aeronaves.

Podrá recibir aeronaves de gran peso y fuselaje ancho, clasificación cuatro de la OACI (ICAO según sus siglas en inglés), como el Airbus 380.

Las instalaciones atenderán en su máximo apogeo a 100 millones de pasajeros al año, aunque en un principio su operación será muy pobre, y sus instalaciones subutilizadas debido al poco interés que han mostrado aerolíneas para instalarse en esta nueva terminal.

El AIFA contempla la aplicación de las mejores prácticas de uso de energías y respeto al medio ambiente, de acuerdo a información disponible en su portal de internet.

Salas de espera y museos

El edificio terminal tendrá siete accesos y para la documentación cuenta con una superficie de casi ocho mil metros cuadrados en cinco grupos de mostradores y espacio para ampliar a un grupo futuro.

Habrá 100 mostradores convencionales, 86 quioscos de autoservicio y 20 mostradores ‘drop-off’ para la auto documentación del equipaje.

Las salas de espera tendrán cinco mil asientos disponibles, desplegados en 33 mil 636 metros cuadrados en toda la extensión del edificio terminal.

Además de las salas de espera, pistas y torre de control, el aeropuerto de Santa Lucía contará con dos museos: el Museo Militar de Aviación y el Museo del Mamut.

La terminal empezará a operar con siete vuelos de Aeroméxico, Volaris, Viva Aerobus y la venezolana Conviasa.

De estas aerolíneas, al menos dos esperan factores de ocupación de su primeros vuelos de entre 75 y 80%.

Te puede interesar:

Tags

Lo Último

Te recomendamos