Se debe aclarar la polémica por el bien de la justicia y del pueblo de México

La senadora Nuvia Mayorga responde a la pregunta: ¿el presunto plagio de tesis de Yasmín Esquivel pone en riesgo su credibilidad como ministra de la SCJN?

Yasmín Esquivel Mossa, ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ofreció la conferencia "Juzgar con perspectiva de género", en el Senado.

La realidad es más preocupante, ya que no solo pone en riesgo su credibilidad sino el sustento de las resoluciones, acuerdos, tesis y demás documentos oficiales en los que haya actuado en su calidad de servidora pública o privada y en los que se exija como requisito ser Licenciada en Derecho con cédula profesional vigente.

La gravedad es mayor de lo que se dimensiona, ya que como parte del máximo tribunal del país, puede viciar de fondo muchos asuntos que fueron de su conocimiento.

Desde luego, además de esa relevante situación, es preciso señalar que uno de los requisitos para ser Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación es gozar de buena reputación por lo que, de confirmarse estos señalamientos respecto al presunto plagio, la invalidaría absolutamente para ejercer dicho cargo o cualquier otro que implique honestidad y buena reputación, además de todas las consecuencias legales que implicarían en su persona.

Además de todo lo que implique la Ministra, también es un llamado de atención para todos los centros educativos a fin de hacer una revisión exhaustiva de todos y cada uno de los trabajos de investigación al amparo de las nuevas tecnologías para sancionar de manera ejemplar conductas que vulneran los derechos de autor como el plagio y que, en el fondo, alertan sobre la calidad de profesionistas que son capaces de hacer eso.

Evidentemente, no podemos emitir ningún juicio de culpabilidad para la Ministra Esquivel, lo único que debemos exigir a la Dirección General de Profesiones de la Secretaría de Educación Pública y a la Universidad Nacional Autónoma de México, una investigación profunda que deslinde responsabilidades y, en su caso, sancione exclusivamente como marca la ley sin juicios sumarios ni acusaciones simplistas que, en sí mismas, ya propician un daño personal.

En el marco del combate a la corrupción es un error minimizar este tipo de señalamiento o, peor aún, justificarlos en caso ser ciertos. Ni se trata de que “otros” haya hecho cosas peores ni de defender a capa y espada una designación para evitar ser señalado de erróneo un nombramiento que comienza en la postulación del Titular del Ejecutivo.

Por el bien de la justicia de este país y del pueblo de México, se debe aclarar oportunamente esta situación sin ocultar información o de meritar a quien haya hecho las acusaciones. No queremos la más mínima opacidad en el caso.

* Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las escribe y firma, y no representan el punto de vista de Publimetro.

Tags

Lo Último

Te recomendamos