Entretenimiento

Las dolorosas revelaciones de Vicente Fernández que no fueron contadas en la serie de Netflix

Netflix omitió muchos aspectos sobre la vida de Vicente Fernández en la serie El Rey.

Las dolorosas revelaciones de Vicente Fernández que no fueron contadas en la serie de Netflix

Desde que Netflix estrenó la serie “El Rey” sobre la vida de Vicente Fernández el interés por la vida del intérprete de éxitos como “Acá entre nos”, “Estos celos” y “La ley del monte” se ha disparado.

Si bien la serie, que se estrenó el 14 de septiembre de 2022, plasma aspectos biográficos sobre “El Charro de Huentitán”, hay muchos episodios de su vida que no fueron retratados en esta producción a cargo de la cadena colombiana Caracol.

En la historia de Netflix quedan en el aire momentos que marcaron la vida de ‘Chente’, nacido 17 de febrero de 1940 en Huentitán El Alto, en Guadalajara.

La bioserie transmitida por Netflix es hasta el momento la única autorizada por su familia, encabezada por su esposa María del Refugio Abarca Villaseñor, con quien estuvo casado desde 1963 hasta su muerte.

El reparto de “El Rey” está integrado por Jaime Camil, quien interpreta a ‘Chente’ en su edad adulta, además de Sebastián Dante, quien hace de Vicente Fernández más joven y Sebastián García, quien interpreta al cantante en su transición entre la niñez y la adolescencia.

La producción de la bioserie de 36 capítulos tuvo lugar entre México y Los Ángeles.

Lo que no contó Netflix en la serie El Rey

Padre de tres varones: Vicente Junior, Gerardo y Alejandro, conocido en el mundo artístico como “El Potrillo” y el único que heredó su voz.

Además, adoptó a Alejandra, sobrina de su esposa Cuquita, quien según la serie de Netflix fue abandonada por su hermana mayor, quien la había dejado por unos días y se quedó para siempre con la familia.

Sin embargo, en la vida real las cosas no ocurrieron así. Vicente contó que estando de 40 días de nacida la llevaron un día a su casa y él pidió que se la dejaran cargar un rato, a partir de ese momento nació una conexión. Su mamá, hermana de Cuquita, intentó retomar la relación con su hija Alejandra y a los cuatro años se la llevó a vivir con ella, pero tanto Vicente como la niña estaban tan unidos que él bajó de peso y ella comenzó a tartamudear.

Al ver eso su mamá decidió llevarla de nuevo a la casa de Vicente y visitarla.

“He sido tan feliz con mis hijos que no lo cambiaría por nada”, señaló Vicente en una entrevista en mayo de 2013.

Los recuerdos de su paternidad llevan implícitos momentos muy tristes, pues tres días antes de nacer su primer hijo, Vicente Junior, murió su madre.

“Mi madre murió de cáncer (…) mi mujer tiene sangre RH negativo, tenía seis meses y medio de embarazada cuando murió mi madre, entonces cuando mi madre estaba tendida (en una cama) tuve que ir a llevar a mi mujer al sanatorio, entonces mi hijo Vicente nació pesando 1 kilo tres cuartos”, relató en esa entrevista.

Gerardo nació pesando 2 kilos “cuando mucho”, también es seismesino, mientras que Alejandro nació de siete meses y es el único de los tres con el tipo de sangre de Cuquita, la esposa de Chente.

Sin embargo, cuando Alejandro estaba en el vientre de su madre “decían que estaba muerto”. Pero Cucuquita se negó a que le sacaran a su hijo porque ella lo sentía vivo. “Es el más vivito de todos”, dijo entre risas su padre.

“Yo perdí una niña y es una de las partes que más me ha dolido de mi vida porque tuviera cinco hijos (…) tuvimos 9 embarazos y de esos nueve se lograron cuatro por el problema de la sangre de mu mujer”, contó Vicente. Esto no fue reflejado en la historia de Netflix.

Si bien la serie refleja la pobreza que vivió Chente, no plasmó lo que pasó para mantener estable a su hijo recién nacido a falta de dinero para pagar una incubadora.

“En un moisés le poníamos agua caliente debajo de las cobijitas en botellas y luego le poníamos un foco de carnitas y así se crió”, relató sobre Vicente Junior, quien fue sometido muy pequeño a cuatro operaciones en los ojos por su estrabismo.

En 1997 Vicente Junior fue secuestrado por narcotraficantes del cártel de Sinaloa que exigían un rescate millonario, marcando uno de los momentos más duros para la familia Fernández.

Antes de liberarlo le amputaron dos dedos de su mano izquierda. “Fue una pesadilla”, lo definió Chente, quien incluso consideró la idea de quitarse dos dedos para reponer los de su hijo, algo que tampoco fue contado en la serie de Netflix.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos