logo
LA FIFA decidirá qué pasa con el encuentro y si habrá sanciones / APLA FIFA decidirá qué pasa con el encuentro y si habrá sanciones / AP
Deportes 07/09/2021

Gobierno de Bolsonaro suspendió el Brasil-Argentina 51 minutos antes de su inicio

El diario ‘Folha’ de Sao Paulo dio a conocer que el presidente de la Conmebol recibió un documento en el que se cancelaba el Brasil-Argentina antes de que iniciara

El Clásico de Sudamérica, Brasil-Argentina, se suspendió el pasado domingo debido a la intervención de las autoridades sanitarias y policiacas, pero ahora salió a la luz que el gobierno de Jair Bolsonaro ordenó cancelar el juego 51 minutos antes del silbatazo inicial.

El diario ‘Folha’ de Sao Paulo sacó a la luz un documento del Ministerio de Salud que le fue enviado a Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, en el que se indicaba que cuatro jugadores de Argentina habían incurrido en infracciones sanitarias.

“Considerando todos los detalles del caso tras la investigación epidemiológica, se entiende que hubo omisión de información por parte de la delegación argentina en relación a los viajes de los cuatro jugadores, incurriendo así en una infracción sanitaria”, dice el oficio que se entregó a Domínguez a las 15:09 horas del domingo, 51 minutos antes del inicio del juego.

Con el documento firmado, las autoridades se presentaron en la Arena Corinthians y esperaron el arranque del encuentro Brasil-Argentina para suspenderlo y deportar a los jugadores de la albiceleste.

¿Por qué se suspendió el Brasil-Argentina?

Las autoridades sanitarias brasileñas interrumpieron el Brasil-Argentina para detener y deportar a Emiliano Martínez, Emiliano Buendía, Giovanni Lo Celso y Cristian Romero quienes proporcionaron información falsa a su ingreso al país, además de que no cumplieron con los protocolos establecidos ante la pandemia del coronavirus.

Desde el pasado 22 de julio, Brasil impuso hacer cuarentena a los extranjeros que estuvieran los últimos 14 días en Reino Unido, India y Sudáfrica.

Los cuatro jugadores militan en la Premier League inglesa; sin embargo, a su llegada a Brasil negaron que estuvieran en los países incluidos en la lista roja. De igual forma no cumplieron con la cuarentena que se les ordenó por parte del Ministerio de Salud.