logo
/ Foto: Nicolás Corte/Publimetro / Foto: Nicolás Corte/Publimetro
Nacional 21/07/2021

Jóvenes ‘sufren’ más tras la vacuna por su sistema inmune y cultura arraigada de la queja

Los efectos agudos tras la vacunación en los jóvenes de 30 años puede originarse porque su sistema inmune tiene más capacidad de respuesta que el de un adulto mayor

En los jóvenes la cultura de la queja es más arraigada y además su sistema inmune tiene más capacidad de respuesta a las vacunas, por eso se ha visto más quejas, malestares y hasta memes tras la aplicación de la vacuna contra el Covid-19 a este sector de la población (principalmente AstraZeneca), comparado con los adultos mayores. 

¿CÓMO DETECTAR EL PIE DE ATLETA?

CONSEJOS PARA EVITAR EL PIE DE ATLETA

Lo anterior lo refirió Mauricio Rodríguez, vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronaviris de la UNAM, quien precisó que el sistema inmune de las personas mayores de 60 años ya no tiene la misma capacidad de respuesta que uno de 30 ó 40 años, es por eso que los adultos mayores no sufrieron tantos malestares físicos tras su inoculación.

“En lo que se ha publicado de los estudios clínicos, se ha visto que los grupos de participantes jóvenes (menores de 60 años), se reportaron siempre más reacciones como eventos adversos (fiebre, dolor en el sitio de la aplicación, cansancio, dolor de cabeza) que lo reportado por los mayores de 60. Esto puede deberse a que el sistema inmune de los ‘jóvenes’ tiene más capacidad de respuesta que el de los adultos mayores, y eso provoca más reacción a la vacuna”, expuso a Publimetro.

CanSino: vacuna protege contra variantes, Delta y es de una dosis
FOTO: GALO CAÑAS/CUARTOSCURO.COM

Por ejemplo, Vicente González, de 70 años, quien es diabético, comentó que no sufrió ninguna reacción a la vacuna de AstraZeneca; sin embargo, Jorge Butrón, de 41 años, quien también es diabético, apuntó que tuvo dolores de cabeza, fiebre y hasta su azúcar se desniveló.

“Estuve dos días muy débil, después me empezó doler el brazo. Soy diabético, tengo mi azúcar controlada entre 95 y 110, que es normal, pero después de la vacuna me subió hasta 140 y 160, yo asumo que fue por la vacuna. Así estuve ocho días y apenas me ha estado empezando a bajar”, relató.

CÓMO ADQUIRIR TU PIZARRÓN INTERACTIVO SURFACE HUB2S

No hay razón científica para síntomas por edad

Al respecto, Alejandro Sánchez, miembro del Consorcio Mexicano de Vigilancia Genómica del SAR-COV-2, comentó a Publimetro que no hay ninguna razón científica por la cual haya una mayor afectación a los jóvenes que a los adultos mayores por la vacuna de AstraZeneca.

Precisó que en la fase dos de las pruebas de la vacuna, cerca del 40% de los voluntarios de entre 18 y 59 años presentaron síntomas secundarios, y que hay cuestiones que podrían incrementar estas reacciones, aunque esto se debe de analizar caso por caso y no generalizar.

“Después de la vacuna tiene que haber un cierto tratamiento -está perfectamente indicado usar paracetamol- (pero) habría que analizar el comportamiento de cada una de las personas después de la vacuna, ver cuál es su comportamiento y dinámica, y pues hay cosas que finalmente podrían incrementar más o menos estos síntomas secundarios, como por ejemplo someterse a esfuerzos excesivos, trabajo, cansancio, asolearse, etc., y que finalmente esto podría maximizar o modificar los síntomas que ya se habían conocido para la vacuna”, sostuvo. 

 

Foto: Nicolás Corte/Publimetro

Por lo anterior, indicó que puede ser percepción el que los jóvenes se hayan sentido con más síntomas que los adultos mayores. De igual forma, subrayó que la respuesta a la vacuna no es reflejo de cómo hubiera sido la infección a la enfermedad, esto por los rumores que se han dado al respecto.

“La respuesta a la vacuna no es reflejo de como hubiera sido la infección a la enfermedad porque no me están infectando de SAR-COV-2, en este caso la de AstraZeneca, Cansino, Johnson and Johnson y la de Spuntnik V, todas están basadas en vehículos virales, o sea, me están inyectando partículas virales, para las cuales sí hay una respuesta inmune”, precisó Alejandro Sánchez. 

Los resultados identificados en el ensayo clínico de Fase III de la vacuna muestran que los eventos más frecuentes fueron dolor en el sitio de inyección, fatiga, dolor de cabeza, mialgia, artralgia y fiebre, los cuales fueron de intensidad leve a moderada y se resolvieron dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación.

Riesgos de no vacunarse
Foto: Getty Images

En caso de presentar dolor en el sitio de inyección, no se recomienda la aplicación de compresas húmedas (ni frías, ni tibias, ni calientes), y tampoco el consumo de analgésicos del tipo salicilatos, cuyos efectos secundarios podrían relacionarse erróneamente con la vacunación.

Te puede interesar: