Millennials provocan fuga de 30% en productividad

La rotación laboral entre los millennials alcanza tasas de 40%, lo que cuesta hasta la mitad de lo que las empresas invierten en sueldos, proyectos y resultados

Por Mario Mendoza

Los millennials –o jóvenes nacidos entre 1980 y 1994– son los protagonistas de un choque laboral en México, que provoca pérdidas de hasta 30% en la productividad de las empresas.

Ricardo Enríquez Duarte, director de GIFT Group, el primer centro de excelencia y aceleración de millennials en el país, señaló que existe un conflicto de comunicación y organización del trabajo entre los jóvenes y sus empleadores.

Apuntó que dicha situación desencadena tasas muy altas de rotación laboral –entrada y salida repentina de personal–; que llega e involucra hasta 40% de los empleados y colaboradores jóvenes de las compañías al año.

Refirió que los millennials duran un promedio de 24 meses en un empleo; con un periodo máximo de cuatro años y medio, especialmente entre quienes nacieron en los primeros años de la década de los 80, que rondan 38 años.

Y un mínimo de seis meses o menos –en un mismo puesto– entre los nuevos millennials; quienes apenas empiezan a trabajar y rondan entre 23 y 28 años de edad, apuntó.

"En México, 30 millones de personas tienen entre 15 y 29 años, equivalentes a 24.9% de la población total; donde se ubican una gran parte de los millennials, reportó el Inegi.

Millennials, no son los malos

En una entrevista con Publimetro, el también fundador de GIFT Group indicó que ni las empresas ni los millennials son los malos o responsables al 100% de la problemática descrita, como tradicionalmente se afirma.

Explicó que los jóvenes en cuestión buscan mucho reconocimiento y hasta tener amistad con los directivos de las organizaciones; lo cual choca con el liderazgo de las generaciones mayores, como los Baby Boomers y la Generación X, nacidos entre 1940 y 1979.

Ello, comentó, porque los más grandes buscan mucho control y una supervisión excesiva en todos los procesos; situación que choca con los millennials y hace que se rompa la comunicación al interior de las empresas.

Y la consecuencia es directa: “que los jóvenes no se conecten emocionalmente, que no den el extra, que no se apasionen por su trabajo y que sean vistos como inconformes e irresponsables”, apuntó.

Costos reales

Al hacer un análisis sobre los costos ocasionados por el choque entre directivos y millennials, Enríquez Duarte reportó las siguientes pérdidas las empresas:

  • 25% del sueldo asignado a cada joven, por concepto del proceso de reclutamiento, contratación y capacitación.
  • 30% de la productividad total, por la desconfianza, miedo, incertidumbre que causa la salida repentina de los millennials.
  • 50% de lo invertido por las organizaciones en sueldos, prestaciones, proyectos y falta de resultados  que provoca la rotación y la falta de comunicación laboral.

TAMBIÉN PUEDES LEER

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo