Estados

¡Inseguras en casa! Violencia familiar se agudiza en Yucatán; crece 80% durante 2021

De enero a agosto se cometieron 735 casos de violencia familiar en la entidad, según el SNSP

En los primeros ocho meses del año, la violencia familiar en Yucatán creció más de 80%, reportó Causa en Común.

Estas cifras colocaron a la entidad en el segundo lugar nacional por su alta incidencia en este delito, señaló el organismo.

De enero a agosto de 2020 se reportaron 407 casos de violencia familiar en la entidad, pero en el mismo periodo de este año la cifra subió a 735 casos, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP).

La entidad ocupa el segundo lugar nacional por este delito, solo superada por Tlaxcala donde este delito incrementó 213%; además en Sonora, Estado de México y Tabasco hubo incrementos de 63, 43 y 34%, respectivamente.

Cerca del semáforo rojo

En este sentido, cabe destacar que Yucatán está rozando el semáforo rojo debido a la alta incidencia que existe en violencia familiar.

En agosto, según el Semáforo Delictivo, en la entidad gobernada por Mauricio Vila se levantaron 206 carpetas de investigación por violencia familiar.

Para alcanzar el semáforo rojo se requieren 220 reportes; es decir, que la entidad está cerca, pues en julio también se levantó una cantidad similar de denuncias por este flagelo que afecta principalmente a la mujeres.

Las cifras de agresiones contra mujeres y niñas durante la pandemia han puesto en evidencia que, al igual que el Covid-19, es una pandemia que las autoridades y la sociedad deben combatir, coincidieron especialistas.

Irene López Faugier, de la Facultad de Derecho, aseveró que las víctimas tienen múltiples derechos, pero a veces el trato que reciben no es suficiente para la protección de sus garantías individuales, ya que con frecuencia la atención de las autoridades es hostil, “las autoridades no les dan un acogimiento, sino que minimizan lo que les ocurrió y en ocasiones son criminalizadas, sospechosas e incluso como responsables de lo que están padeciendo”.

Rosa María Álvarez González, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, dijo que la pandemia evidenció la realidad que se creía estaba por superarse, toda vez que la violencia familiar se acentuó y mostró las debilidades de un sistema que no ha sido capaz de consolidar la protección de los miembros más débiles.

“La pandemia de la violencia familiar, al igual que la otra, va a dejar miles de víctimas en el país que difícilmente podrán recuperarse, pues no podrán recuperar cabalmente la regularidad en el resto de sus vidas, ni física, ni psicológicamente y para ayudarlas el Estado deberá destinar enormes recursos”.

—  Rosa María Álvarez, de la UNAM
Tags

Lo Último


Te recomendamos