Estados

Obispo de Chilpancingo llama al empoderamiento de los pueblos ante la violencia en Guerrero

Salvador Rangel Mendoza sugirió que si los pueblos se adueñan de los pueblos y ciudades la violencia puede reducirse.

El obispo de Chilpancingo, Salvador Rangel Mendoza, hizo un llamado a los pueblos de Guerrero a empoderarse para afrontar la violencia en el estado. El líder religioso recalcó la incapacidad del gobierno que encabeza Evelyn Salgado Pineda para enfrentar la problemática en el estado.

Luego de oficiar una misa en la localidad de Tepecoacuilco, Rangel Mendoza pidió, tanto a autoridades federales como estatales, centrar su atención en la violencia que azota la región.

El obispo relató que acudió a la comunidad por petición de los pobladores, quienes estaban temerosos por el recrudecimiento de la violencia en la zona. “Esta gente estaba muy asustada, vine a celebrarles la misa y a bendecirles el pueblo”, detalló.

Rangel Mendoza afirmó que los gobiernos, federal y estatal, saben quiénes son los que promueven la violencia. No obstante, señaló que ante la inoperancia de las autoridades son los pobladores los que deben “empoderarse” y tomar el control de las ciudades.

El clérigo recordó que fue así como se logró disminuir la violencia en Chilapa, donde incitó a los habitantes a no dejarse dominar por el miedo y paulatinamente fueron recobrando el control del municipio.

«Es la única salida, que la gente se adueñe de las ciudades, de los pueblos; pues de lo contrario mientras no agarren a estas personas, sobre todo a los cabecillas que hacen tanto mal a la gente, el problema va a seguir, pues como dice el refrán: “muerto el perro se acabó la rabia”»

—  Salvador Rangel Mendoza, obispo de Chilpancingo.

Reunión cancelada

El obispo tenía programada una reunión con la gobernadora este lunes 22 de noviembre para intercambiar puntos de vista sobre la situación de violencia que se vive en Guerrero. Sin embargo, esta  fue cancelada por razones de agenda.

De acuerdo con Rangel Mendoza, cuando fue notificado que la reunión se llevaría a cabo a la una de la tarde se encontraba en Tepecoacuilco cumpliendo un compromiso. Asimismo, indicó que la reunión se pospuso para las ocho de la noche, pero esta vez la que tuvo inconvenientes de agenda fue la gobernadora.

La reunión se pactó luego del intercambio de una serie de declaraciones entre el obispo, la mandataria estatal y el secretario de Gobierno Saúl López Sollano.

Rangel Mendoza declaró en semanas anteriores que la gobernadora debería incluir en el diálogo por la pacificación a los miembros del crimen organizado. Empero, López Sollano y Salgado Pineda reviraron asegurando que ya existía una estrategia y que el ese intercambio solo podría suceder entre el gobierno y la sociedad.

Finalmente  el obispo explicó que a la reunión con la gobernadora llevaba un ofrecimiento de paz por la pacificación de la zona norte de Guerrero. Cabe señalar que aún no se ha dado a conocer si la reunión entre la gobernadora y el clérigo fue pospuesta hasta nuevo aviso o cancelada definitivamente.

Con información de El Sur Acapulco.

Tags

Lo Último

Te recomendamos