Mundo

Booster: ¿Qué vacuna de refuerzo contra Covid-19 me toca si ya tengo esquema completo?

Mientras 2020 fue el año de confinamiento y 2021 el año de la vacunación, las dosis de refuerzo están en el panorama para 2022

Ante la aparición de nuevas nuevas variantes de Covid-19, y en medio de esfuerzos para reactivar la economía global, las dosis de refuerzo de la vacuna Covid-19 han estado en el centro de la polémica en las últimas semanas. Se espera que en México tales dosis se apliquen también, iniciando con adultos mayores, adelantó el presidente Andrés Manuel López Obrador recientemente, indicando que ya se analiza cómo será la campaña de vacunación con dosis de refuerzo.

A nivel internacional, la polémica se centra en la desigualdad que marca este proceso, algo señalado incluso por Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, quien el pasado 14 de noviembre declaró a medios: “No tiene sentido dar refuerzos a los adultos sanos, o vacunar a los niños, cuando los trabajadores de la salud, las personas mayores y otros grupos de alto riesgo en todo el mundo todavía están esperando su primera dosis”.

En Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ampliaron las recomendaciones para las dosis de refuerzo de la vacuna Covid-19 a todos los adultos mayores de 18 años. Esto significa que todos los adultos que hayan recibido una dosis de las vacunas Pfizer, Moderna o Janssen pueden recibir una dosis de refuerzo entre dos y seis meses después de haber completado su esquema.

“Aunque la vacunación contra el COVID-19 para los adultos mayores sigue siendo efectiva para evitar enfermarse gravemente, los datos recientes sugieren que la vacunación es menos efectiva para prevenir la infección o los casos más leves con síntomas a lo largo del tiempo”, destacan los CDC en su sitio web.

¿Cuáles son las recomendaciones sobre las dosis de refuerzo?

En octubre pasado, el grupo asesor de expertos en vacunas de la OMS recomendó que pacientes de determinados grupos en riesgo reciban una tercera dosis adicional de vacuna contra el COVID-19, pese a que el organismo había pedido en agosto una moratoria a esas inoculaciones de refuerzo.

El mexicano Alejandro Cravioto, presidente del Grupo Asesor Estratégico de Expertos (SAGE) de la OMS, hizo este anuncio tras la reunión en la que se analizaron las estrategias de vacunación contra el COVID-19 y otras enfermedades, como la malaria o la polio.

Al respecto, Carissa F. Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, destacó que -precisamente- la inequidad en torno a las vacunas sigue siendo el mayor obstáculo para alcanzar los objetivos de cobertura de la vacunación.

“A medida que hay más vacunas disponibles, los países deben tomar decisiones sobre cómo priorizar la administración de dosis en su población”, destacó Etienne en una rueda de prensa el pasado 3 de noviembre. “Estas decisiones dependen de los países, y pueden tomarse con base en la cobertura de la vacunación y la disponibilidad de vacunas, pero siempre en función de la evidencia, la equidad y el compromiso de proteger a los más vulnerables”.

Por lo tanto, los países también deben determinar quién necesita una dosis adicional. Actualmente, la OMS y la OPS solo recomiendan administrar una dosis adicional a dos grupos poblacionales: Personas con el sistema inmunitario debilitado, independientemente de la vacuna que recibieron (lo cual incluye a personas con cáncer, personas con la infección por el VIH, personas que toman ciertos medicamentos, como corticoides, y personas que han recibido un trasplante) y personas mayores de 60 años que recibieron una vacuna de virus inactivado, como las vacunas de Sinovac o Sinopharm.

“Estas personas necesitan una dosis adicional para estar protegidas de enfermar gravemente o de morir debido a la COVID-19, y no puede considerarse que están completamente vacunadas hasta que reciban la tercera dosis”, añadió Etienne, destacando que “no hay suficiente evidencia para recomendar las dosis de refuerzo para otros grupos que están completamente vacunados, sobre todo cuando la disponibilidad de vacunas es limitada”.

4 PREGUNTAS CON

¿Cuál es su lectura de la aplicación de la dosis de refuerzo en México?

Que lo haya comentado el presidente abre la posibilidad para las personas que, de acuerdo a las recomendaciones de las organizaciones internacionales, requieran este refuerzo.

En este caso, la OMS y la OPS han recomendado que se realice una vacunación para aquellas personas que han recibido su esquema completo y que tengan más de 60 años y tengan un sistema inmune comprometido. Yo creo que, al igual que en otros lugares del mundo, México ya está abierto a esta posibilidad; lo cual me parece por supuesto algo súper benéfico para esta población que -por supuesto- sabemos que tiene una mayor posibilidad de tener alguna enfermedad grave con un desenlace desafortunado.

Es el gobierno federal quien tiene que emitir esta indicación, de acuerdo al Plan Nacional de Vacunación. Al final, al ser una recomendación de la OPS/OMS por supuesto que esperamos y confiamos que las dosis de refuerzo vengan, por lo menos, para las poblaciones más vulnerables.

¿Considera que en algún momento veremos una estrategia más abierta para vacunarse? Es decir, que cada persona elija qué vacuna aplicarse y en dónde quiere hacerlo.

Yo no he escuchado algo por el estilo y tampoco creo que sea algo que se que se realice en un corto plazo. La realidad es que, al todavía ser dependientes de la aplicación de vacunas de parte del gobierno por completo, no ocurriría por ahora y no podría decir cuánto tiempo va a tardar. Además, se determinará con base a la disponibilidad de vacunas, pero también al Plan Nacional de Vacunación; por lo menos para México.

Algunos países, que ya avanzaron con las dosis de refuerzo, ahora enfrentan de nuevo confinamientos. Incluso en otros se debate que la aplicación de vacunas sea obligatoria. ¿Qué podemos esperar en México ante estos escenarios?

Además de que atentaría por completo con los derechos de cada persona de ser libre y de elegir más allá de eso, algo muy importante que yo respaldo completamente es que la vacunación no es la única estrategia ni la única medida por la cual -por sí sola- la pandemia se vaya a contrarrestar o vaya a presentar una una evolución distinta a la que hemos tenido ahora.

Creo que ese es el gran punto que yo me atrevería a decir como clave. De repente parte de la población tiene la idea de que la vacunación, por sí sola, va a hacer que la pandemia se contrarreste. Es importante recalcar que la vacunación va a cambiar el rumbo de la pandemia; pero en muchos países de Europa les ha afectado -más allá de la vacunación- la relajación de las medidas.

El hecho de que estas medidas ya no existan ha hecho que, a pesar de la vacunación, haya estos rebrotes.

Si la vacunación fuese obligatoria -que a mí me parece algo que, por lo menos para México, no va a suceder- tampoco me parece que sea una mejor estrategia, porque por sí sola no es un mecanismo que vaya a contrarrestar definitivamente el panorama epidemiológico.

Yo apuntaría más a reforzar la continuidad de todas las medidas de prevención de salud pública, porque son las que han mostrado que verdaderamente pueden hacer que cambie el curso de la transmisión y sobre todo en esta temporada de invierno, que es donde se avecinan las fiestas y justo dónde se relajan estas medidas.

Recordemos que la vacunación es un mecanismo para ayudar a disminuir la enfermedad grave y complicación o muerte, lo cual por supuesto que tiene impacto a nivel epidemiológico en cuanto a las hospitalizaciones o muerte. Pero no es un mecanismo que ayude a acortar la transmisión, por sí sólo.

¿Qué recomendaciones da a los lectores de Publimetro preocupados por esta situación, de cara al inicio de la temporada decembrina?

Yo creo que, como lo hemos vivido a lo largo de estos dos años, conforme avance el proceso habrá más datos de investigación que pueden decirnos lo que ahora no sabemos. Seguramente así será el panorama para el 2022, porque la pandemia no es algo que -yo particularmente- crea que vaya a concluir en el año próximo.

La OPS comentaba que no se ve en el corto plazo que la pandemia será considerada una enfermedad endémica. Muy probablemente será cuestión de años en que esto llegue a suceder. Mientras esto siga, yo creo que la vacunación y las medidas de salud pública son las mejores estrategias y pues bueno, hay que continuarlo en base a lo que está disponible.


Dosis de refuerzo. Así se recomiendan

Hasta este 28 de noviembre, así se recomiendan las dosis de refuerzo de la vacuna Covid-19. Si tiene alguna duda en específico, le recomendamos consultarlo con su médico.

Si se vacunó con:

  • Pfizer-BioNTech o Moderna. La dosis de refuerzo es obligatoria si tiene 50 años de edad o más, o 18 años de edad o más y vive en un entorno de cuidado a largo plazo. Por otro lado, es voluntaria si tiene 18 años de edad o más. ¿Cuándo aplicar la dosis de refuerzo? Al menos 6 meses después de haber completado su esquema principal de vacunación contra el COVID-19. ¿Qué dosis de refuerzo debe recibir? Cualquier vacuna contra el COVID-19 autorizada en los Estados Unidos: Pfizer, Moderna, Janssen. (1)
  • Janssen de Johnson & Johnson. La dosis de refuerzo es obligatoria si tiene 18 años de edad o más. ¿Cuándo aplicar la dosis de refuerzo? Al menos 2 meses después de haber recibido la vacuna. ¿Qué dosis de refuerzo debe recibir? Cualquier vacuna contra el COVID-19 autorizada en los Estados Unidos puede utilizarse para la dosis de refuerzo. (2)
  • Sinovac. Una tercera dosis es obligatoria para mayores de 60 años y personas con inmunosupresión. El uso de otra vacuna puede ser considerado dependiendo de disponibilidad y acceso. (3)
  • *Sinopharm. No es una vacuna que se utilice ahora en México, sin embargo, la dosis de refuerzo se recomienda para mayores de 60 años y personas con inmunosupresión. El uso de otra vacuna puede ser considerado dependiendo de disponibilidad y acceso. (4).
  • AstraZeneca. El Gobierno de Reino Unido recomienda aplicar la dosis de refuerzo con las vacunas Pfizer/BioNTech, Moderna -o con una dosis extra de AstraZeneca- a los mayores de 40 años. Siempre y cuando sean personas con mayor riesgo de contraer COVID-19 y que ya hayan recibido su segunda dosis al menos hace 6 meses. Esto se limita a personas que viven y trabajan en residencias de ancianos, trabajadores sanitarios y sociales de primera línea. (5)
  • Sputnik V. Aunque oficialmente no se han emitido recomendaciones sobre las vacunas de refuerzo, recientemente se informó que Vladimir Putin, presidente de Rusia, recibió la vacuna Sputnik Light como una tercera dosis. Kirill Dmitriev, CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés) -principal financiador de la vacuna Sputnik V- declaró el pasado 26 de noviembre: “Creemos firmemente en las combinaciones de vacunas. Sputnik fue la primera combinación de vacunas y diseñamos específicamente Sputnik Light para que también sea un refuerzo universal para otras vacunas” (6).
  • Cansino. A través de Twitter, Cansino Biologics México ha insistido en que la vacuna es segura y por el momento no se requiere una dosis de refuerzo. “Queremos decirte que sigues protegido luego del 6to mes de haber recibido la #VacunaCansino. La inmunidad no “caduca”. #CansinoSíFunciona” (7).

Fuentes:

(1)(2) CDC en español. “Dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19″, actualizado el 19 de noviembre del 2021.

(3)(4) Noticias ONU. “El grupo consultivo de la OMS recomienda una dosis adicional de la vacuna COVID-19 para los inmunodeprimidos” (en inglés), actualizado el 11 de octubre 2021.

(5) NHS. Vacuna de refuerzo contra el coronavirus (COVID-19), actualizado el 25 de noviembre.

(6) Cuenta oficial en Twitter de Sputnik V @sputnikvaccine. Tuits compartidos el 21 y 26 de noviembre de 2021.

(7) Cuenta oficial en Twitter de Cansino Biologics México (no verificada). Tuit compartido el 10 de noviembre.

Tags

Lo Último

Te recomendamos