Noticias

Pide llevar a su hijo al zoológico, nunca lo regresó

Eithan tiene más de un mes sin ver a su mamá porque su papá huyó con él a Chiapas.

El 24 de diciembre pasado, Estela fue agredida verbalmente por Antonio, el padre de Eithan. Un día después, se lo pidió para llevarlo al Zoológico y para comprarle regalos de fin de año... pero ya no se lo regresó.

Desde que Antonio se llevó a Eithan, la bisabuela Amelia y la abuela María Guadalupe lloran por el regreso de su bebé.

Pasado el fin del año, Estela y su madre acudieron a la Comisión Estatal de Búsqueda donde activaron de inmediato una Alerta Amber para la búsqueda del niño “secuestrado” por su padre.

En ese instante la Comisión Estatal de Búsqueda le pidió que no difundiera la Alerta, para no advertir a su ex pareja y localizar al bebé. Eso no pasó. Personal acudió al domicilio donde podrían encontrarlo y el abuelo de Eithan dijo “no saber nada”.

Originalmente la familia de él argumentó que se había ido a la Ciudad de México; sin embargo, al parecer nunca salió de Zapopan, Jalisco. A principios de 2022 se fue a San Cristóbal de las Casas, Chiapas, donde tiene una hermana.

Tanto Antonio, como su padre y sus hermanas han amenazado a Estela con que no le va a regresar a su hijo, que tienen abogados y se van a encargar de que no vuelva a verlo.

El agresor de Estela, incluso, la amenazó con denunciarla en Chiapas para quitarle al niño definitivamente.

En medio del dolor por la ausencia de Eithan, a punto de parir de nuevo y acompañada de su madre y abuela, Estela afirma que no se va a rendir en la búsqueda de su hijo hasta que vuelva a su casa.

LA AGONÍA DE ESTELA

Estela lleva más de un mes en agonía por la violencia vicaria.

Como explica a Perimetral, Estela denunció de inmediato pero las autoridades, aunque crearon una Alerta Amber, le indicaron que no la difundiera.

La violencia vicaria es aquella que ejercen los hombres mediante la utilización de terceras personas -casi siempre son las hijas e hijos- para causar sufrimiento a las mujeres.

En su búsqueda de justicia, el pasado 13 de enero, ella interpuso una denuncia contra Antonio, el padre de Eithan, por el delito de violencia familiar, en la Unidad de Investigación de Delitos contra las Mujeres y Delitos en Razón de Género de la Fiscalía de Jalisco, con el número de carpeta 3039/2022.

Y al día siguiente, el 14 de enero, presentó en Ciudad Niñez otra denuncia por el delito sustracción, robo y tráfico de menores por la desaparición de su hijo.

RELACIÓN DESTRUCTIVA

Durante el noviazgo, Estela y Antonio tenían una relación amorosa, cercana y tranquila. Luego de un año de relación, ella quedó embarazada y decidieron vivir juntos.

A los cuatro meses ocurrió la primera agresión verbal y física, Antonio llegó ebrio a su casa, rompió una ventana, algunos objetos de la cocina y luego golpeo a Estela e intentó ahorcarla.

En esa ocasión estaban en la casa la hermana de Estela, su cuñado y otras personas que la auxiliaron.

Hubo una temporada en que no hubo agresiones, pero aproximadamente un mes antes de parir, él empezó de nuevo con las agresiones físicas; ella tomó valor y lo corrió de la casa.

Estela vivió el nacimiento de Eithan acompañada de su madre María Guadalupe. Ella se encargó de todo: comprarle ropa para el recién nacido, estar pendiente por si requería algún medicamento, cuidarlos y acompañarlos.

Durante la cuarentena, Antonio se acercó de nuevo a Estela para pedirle que volvieran a vivir juntos. Ella accedió.

Vivieron juntos casi un año, Estela estaba embarazada de nuevo cuando en noviembre pasado ella decidió dejarlo por segunda ocasión.

Tenía que proteger su integridad psicológica y física porque iniciaron de nuevo sus agresiones.

A pesar de la separación ella en ningún momento se negó a darle la posibilidad de convivir con el niño. Y sin un proceso legal de por medio acordaron que Antonio podría ver a Eithan los fines de semana, hasta que se lo llevó el 25 de diciembre y nunca lo devolvió.

LO MÁS VISTO EN PUBLIMETRO TV:

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos