Estados

Balaceras, secuestros y desfiles del crimen obligan a toque de queda en Caborca

El saldo de la noche de miedo en el estado dejó dos muertos y cinco personas secuestradas, según informó la Secretaría de Seguridad Pública del estado

Caborca vivió una noche de terror, en la que los estruendos por ráfagas de armas de fuego de grueso calibre y reportes de caravanas de vehículos con hombres armados imperaron por más de seis horas. Las autoridades estatales confirmaron anoche cinco personas privadas de la libertad y dos muertos.

Un video de seguridad captó a un fuerte convoy con hombres armados, así como a algunos vehículos ‘monster’ con blindaje artesanal, los cuales circularon libremente, sin que nadie les saliera al paso. La Mesa Estatal de Seguridad informó que “en relación a los hechos recientes de violencia registrados en Caborca, se desplegó un operativo coordinado de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Policía Estatal, Guardia Nacional y Policía Municipal.

“El resultado es de tres personas aseguradas, así como armas y vehículos; fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR)”.

El alcalde de Caborca, Abraham Mier Nogales (Morena), emitió un mensaje en el que lamentó los hechos y anunció que se suspenderían los eventos deportivos, además de que se invitaba a los negocios del municipio a cerrar a las 10 de la noche.

“A nuestros ciudadanos les aseguro que estamos haciendo todo lo que está en nuestras manos para garantizar la seguridad, es por esto que, pensando en la integridad de cada uno, hemos tomado esta decisión”. Mier Nogales reconoció que los hechos superaron la capacidad del ayuntamiento.

“Reconozco que los hechos vividos esta madrugada rebasaron el nivel de respuesta de las corporaciones policiacas, ya que no fuimos capaces de prevenir estos lamentables hechos”. Horas después de los sucesos de violencia, que presuntamente iniciaron en el municipio de Pitiquito y se trasladaron a Caborca, continúa el reporte de personas desaparecidas, así como vehículos y viviendas dañadas por impactos de bala.

Entre esos casos están los padres de Eduardo Alejandro Uribe y Sebastián Manríquez, de 23 años de edad, quienes clamaron en redes sociales por sus vidas. Ambos jóvenes se habrían reunido para jugar por internet y fueron privados de la libertad durante la madrugada de ayer, en un domicilio de la calle 18, entre P y Q. Sus padres aseguraron que los dos son deportistas, trabajadores y uno de ellos acaba de concluir sus estudios universitarios.

De acuerdo con los reportes, el hijo del periodista Marco Antonio Manríquez fue secuestrado por un comando de alrededor de 20 personas, que ingresó a su domicilio mientras dormía.

Tags

Lo Último

Te recomendamos