Mundo

Cachorros de la Sedena cuentan con ‘kinder’ para crianza y entrenamiento básico

Un mes después de nacidos, y cuando han dejado de ser amamantados por su madre, empieza la enseñanza basada en el juego

Homenaje a Proteo.

En el Centro de Producción Canina del Ejército y Fuerza Área Mexicanos, ubicado a las afueras de la Ciudad de México, se ubica el kínder de los cachorros que se convertirán en perros de rescate, rastreadores de drogas y explosivos. En este campo militar nacen y pasan sus primeros cuatro meses recibiendo un entrenamiento básico, y para recibir una instrucción especializada son enviados a distintas unidades alrededor del país.

Desde su fundación en 1998, el centro cría 300 cachorros de pastor belga malinois al año. Hace tiempo también tenía pastores alemán y rotweillers.

El director del centro, el coronel médico veterinario Alejandro Camacho Ibarra, explicó que el pastor belga malinois es una raza muy inteligente, con mucha rusticidad y muy resistente a enfermedades, “y eso nos apoya mucho para las cuestiones de trabajo”.

Te puede interesar: La Cruz Roja Mexicana celebra a lomitos rescatistas en el Día Internacional del Perro

El coronel compartió que este es el único centro de producción que tiene el ejército en México y tal vez el más grande en toda América Latina.

Las instalaciones del centro, construcciones de un piso en su mayoría pintadas de verde y blanco, son similares a las de cualquier otra del campo militar 37-C, en la localidad de San Miguel de los Jagüeyez, Estado de México. La diferencia aquí está en los sonidos que llenan el ambiente: ladridos agudos de docenas de cachorros en distintos espacios, desde las maternidades a las áreas de entrenamiento.

Proceso de desinfección… Te rocían con un spray de frente, de espaldas y las suelas de los zapatos. Después, introduces en una charola con solución la planta de tu calzado, hay charolas colocadas en cada entrada.

¿Quieres acercarte a ellos? Nadie puede tocar a los cachorros, sólo el personal militar que trabaja ahí. Para acercarte tienes que portar una bata y gorra quirúrgica, así como protectores de zapatos y cubrebocas. Con todas estas medidas sólo puedes verlos, no cargarlos ni acariciarlos.

Un mes después de nacidos, y cuando han dejado de ser amamantados por su madre, empieza el entrenamiento. El coronel dijo que la enseñanza se basa en el juego.

Comentó que la idea es que identifique y persigan lo que llaman un “atractor”, que puede ser una pelota o un trapo. Los entrenadores lo usan como si se tratara de una presa: “lo toman, se lo enseñan al perrito, corren y los llaman mientras lo mueven hasta que los cachorros lo atrapan. Diario, una y otra vez”.

“El perrito va a ir sobre su presa y cada vez que él sujete a su presa se le premia, se le felicita”, expresó el coronel.

Randy y Duncan nuevos lomitos del binomio canino de la SSC.

Aquí no es como en la vida civil, donde la gente suele dar una croqueta o comida a su mascota por haber hecho algo bien. En el ejército, los premios son caricias y palabras de reconocimiento. Asimismo, señaló que los cachorros que hoy están en el centro aún no tienen nombre, pero pronto recibirán uno.

El coronel Camacho explicó que asignan un número a los canes cuando nacen y al superar los tres meses de edad son propiamente nombrados. Cada año, el nombre se da a partir de una letra del abecedario. En 2023 es la “F” y ninguno puede llamarse igual.

Algunos de los nombres este año:

  • Febo
  • Frodo
  • Fósil
  • Forraje
  • Fido

Algunos nombres son puestos por los militares, pero a veces piden ayuda a civiles. No se les pueden poner nombres de personas, de cosas que puedan generar confusión o que el ejército considere inapropiados.

“No le puedo poner a un perro ‘Fentanilo’, porque si no (... ) ¿cómo anda buscando fentanilo el ‘Fentanilo’?”, expresó el coronel.

Te recomendamos leer: ¿Quieres entrenar a tu perro en labores de rescate y búsqueda? Aquí te lo decimos

El entrenamiento básico concluye cuando cumplen cuatro meses. En ese momento son enviados a las unidades militares donde recibirán adiestramiento de obediencia y a partir de los ocho empezará la capacitación específica en búsqueda, rastreo, detección de drogas y explosivos, así como guardia y protección. Cuando un perro cumple un año y medio, está listo para empezar sus labores militares, que se extienden por ocho años y luego los animales se retiran.

El presidente Andrés Manuel López Obrador fortaleció la participación de las Fuerzas Armadas en diferentes actividades en el país, desde labores de seguridad pública hasta el apoyo en la construcción y manejo de aeropuertos e incluso de un tren turístico. En varias de las actividades castrenses, las unidades caninas son importantes, como en la detección de drogas.

Héroes nacionales de cuatro patitas

Aunque innumerables perros militares participan en varias misiones dentro y fuera de México, muy pocas veces se conoce su identidad. Recientemente resonó el nombre de Proteo, un pastor alemán que nació en el centro y fue parte de un equipo mexicano de rescate enviado en febrero a Turquía para ayudar con las labores de búsqueda tras el terremoto de 7.8 grados que dejó más de 40 mil muertos.

Proteo murió durante la búsqueda de sobrevivientes y ahora una estatua de él se erige en el Centro de Producción Canina del Ejército.

En contexto: Embajador turco lamenta la pérdida de Proteo y agradece el apoyo de México durante las labores de rescate

Otro perro célebre fue Frida, una labradora color miel que formaba parte del equipo de rescate de la Marina. Saltó a la fama días después del temblor de 7.1 del 19 de septiembre de 2017, que provocó la muerte de más de 300 personas en la capital. Frida se retiró en 2019 y murió en 2022.

Tanto la Sedena como la Semar recordaron a sus miembros caninos.

Camacho Ibarra detalló que algunos perros nacidos en el centro reciben actualmente capacitación para detectar fentanilo, un opioide sintético traficado por carteles mexicanos y que ha sido señalado como la causa de muerte por sobredosis de más de 70 mil personas en Estados Unidos.

El entrenamiento especializado se da en cada unidad, pero el coronel explicó que consiste en impregnar un “atractor” con el aroma de lo que el perro necesite rastrear, como el fentanilo. Por ello, el primer acercamiento que los perros tienen con ese “atractor” inicia en el centro de adiestramiento del Estado de México, cuando son cachorros.

Sesión de entrenamiento para perros jóvenes

Junto a un área cubierta de pasto, hay una pista en forma de escuadra que tiene distintos tipos de terreno y algunos obstáculos, como rocas de diferente tamaño y textura; un túnel, una zona llena de botellas de plástico vacías, una escalera y algunas llantas. El reto es que el cachorro cruce corriendo, que no se detenga y al final atrape el “atractor” que su entrenador sostiene.

”¡Pista, pista!”, grita el soldado-entrenador para indicar a otro militar que es momento de soltar a los canes. Entonces, dos pequeños cuerpos café de hocico negro salen disparados.

“¡Fiuu, fiuuu, fiuuu!”, les silban múltiples veces.

CDMX.

Los cachorros recorren el tramo en pocos segundos (la primera vez entre 10 a 12 segundos), uno toma la delantera y apenas vacila cuando cae a la zona llena de botellas, donde el segundo se retrasa un poco sin dejar de avanzar. Ambos lo logran, cruzan el final y se abalanzan sobre el trapo que su manejador sacude.

“¡Muy, muy bien, hijos!”, arenga el entrenador mientras camina por el campo. Mientras, los dos cachorros seguirán prendidos a la jerga unos minutos y, cuando él se los indique, la dejarán ir.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos