Plus

La moda puede sí puede ser ecofriendly, ¡mira esta alternativa!

Urbanic apuesta por una fórmula que integra inteligencia artificial para reducir los desechos que podrían terminar contaminando al planeta.

La temporada, las tendencias, los looks más top, el tipo de evento al que vamos… son factores en los que pensamos inmediatamente cuando se trata de elegir ropa nueva.

Sin embargo, ¿te has puesto a pensar cuál es su impacto ambiental? Como muchos otros sectores, la moda no es la excepción y la sustentabilidad puede ser una prioridad también.

Los días en los que sólo importaba tener el mejor look quedaron atrás, ahora existen cuestiones más importantes.

Más allá de las prendas para completar tu armario, los consumidores quieren saber de dónde provienen los materiales con los que se fabrican, cuál es el proceso y por ende su impacto ambiental.

Urbanic apuesta por una fórmula que integra inteligencia artificial para reducir los desechos que podrían terminar contaminando al planeta.

¿Cuál es la huella ambiental de la moda?

Se trata del tercer sector manufacturero más grande del mundo, sólo después de la fabricación de autos y tecnología.

La ONU la considera una industria altamente contaminante, con el 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Además enfrenta críticas por la explotación de recursos naturales y producción de desechos.

El ciclo de vida de la ropa comprende varias etapas en la cadena de valor, desde la extracción de la materia prima, la fabricación y distribución a puntos de venta hasta llegar al consumidor.

“Sabemos que hay jóvenes con ideas frescas, incluyentes y sustentables, interesados en cambiar la manera en que eligen su ropa”, explica María Vasconcelos, directora de Marketing de Urbanic para América Latina.

Después está el uso que le damos. ¿Todos tenemos una chamarra favorita o unos jeans con los que nos sentimos imparables, no?

Aunque algunas prendas se vuelven nuestras preferidas y nos acompañan durante años, otras terminan arrumbadas en el clóset.

La realidad es que ese ciclo de vida se ha vuelto muy corto. Datos de la Fundación Ellen McArthur revelan que el uso de la ropa ha caído 36%; algunas prendas sólo se utilizan entre 7 y 10 veces.

En contraste, la producción pasó de 50 mil millones de prendas a más de 100 mil millones en las últimas dos décadas. La gran mayoría terminan en la basura.

“Lo hemos pensado desde el enfoque científico de la oferta y la demanda. Nosotros no fabricamos nada hasta que sepamos que lo venderemos. El camino hacia la sustentabilidad es un proceso, vamos a seguir descubriendo mejores prácticas para reducir la huella ambiental”

—  James Wellwood, fundador de la marca y ex alumno de Cambridge.

Una alternativa de moda sustentable en México

Sabemos que la moda, en esencia, es una expresión de la personalidad. En la actualidad no sólo buscamos estilos para crear outfits de impacto y los must de la temporada que marcan las diferentes tendencias.

Los usuarios ya son más fashion conscious, también esperan que las marcas compartan sus valores y se preocupen por el cuidado del medio ambiente.

La marca de ropa británica ha digitalizado todo su proceso de producción, distribución y ventas.

¿Para qué sirve esto? El uso de tecnología permite frenar la sobreproducción de prendas, ahorrar agua y reducir los desechos.

Utilizando inteligencia artificial y aprendizaje automatizado, Urbanic puede llevar un registro en tiempo real de la demanda que tiene cada una de las prendas.

Así pueden gestionar mejor su inventario para no producir excedentes.

Para el creador de la marca, James Wellwood, es mucho más que ropa: “Lo que estamos ofreciendo, es una idea para cambiar los estándares convencionales. No son sólo estilos en tendencia, nuestra misión es crear una comunidad basada en la confianza y la ética”.

Para tener un mejor acercamiento puedes probar su app, que utiliza un algoritmo creado específicamente para recomendarte los mejores estilos según tus gustos.

La idea es que la marca pueda seguir ofreciendo productos de gran calidad, precios accesibles y el mejor servicio al cliente. Eso sí, con el menor daño ambiental posible.

“Estamos convencidos de que todos tenemos derecho a vestir ropa de la mejor calidad que nos haga brillar”, dice MarÍa Vasconcelos, directora de Marketing para América Latina.

Tags

Lo Último

Te recomendamos