Entretenimiento

Marisol Schulz está lista para escribir un nuevo capítulo de la FIL

La directora de FIL Guadalajara habla sobre las crisis que vive la industria editorial y el regreso presencial a la feria del libro más importante del idioma español.

El mundo vive una transformación en la vida diaria, así como el consumo de contenidos en sus diversos formatos. Son casi dos años de pandemia que ha provocado cambios en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), una de las más importantes del mundo.

FIL Guadalajara adapta su edición 35 para recibir al público en dos turnos

Marisol Schulz, directora de la feria desde el 2013, está lista para iniciar un nuevo reto en la edición 35 que se llevará a cabo del 27 de noviembre al 5 de diciembre.

¿Con qué espíritu arranca esta edición?

— Estamos en otra etapa muy diferente a la del año pasado y con muchas vicisitudes, la industria editorial estará nuevamente presente en nuestra feria. Tenemos una nueva oportunidad entre lo presencia y virtual.

¿Cómo fortalecer la lectura en tiempos de crisis?

— Ha sido un cometido no de estos ochos años, sino prácticamente de toda mi vida laboral. He sido una persona que se ha dedicado a la promoción de la lectura desde muchas trincheras y la FIL -quizá- es la más importante. Creo que es una industria muy fuerte que ha tenido muchos embates, que está soportando y haciendo todo por sobrevivir; la veo con mucho vigor pero también se le pegó duro económicamente. Tuvo muchos eventos cerrados, eso repercute en la facturación, pero haciendo grandes esfuerzos para salir adelante.

“Lo que más me sorprende es que ahora se lee más que nunca. Pero se lee de diferente manera, no necesariamente se leen libros”.

—  Marisol Schulz

¿Cuáles son los cambios para este año?

— La feria está planeada de esta manera: 70% de lo que hagamos va a ser presencial y 30% virtual. Habrá un control de aforos que de alguna manera nos hace tener una logística distinta. La feria va a abrir de 9 de la mañana a 2 de la tarde, en un primer turno. Luego a las 2 de la tarde se cierra la feria, y se vuelve a abrir a las 4 de la tarde, para permitir la sanitización en esas horas. Y volvemos a abrir las puertas a las 4 de la tarde hasta las 9 de la noche. Pasaremos de 828 mil personas a 225 mil personas, en nueve días, por el aforo que obliga la aún pandemia.

¿Cuál podría ser la mayor fortaleza y debilidad de la FIL?

— La mayor fortaleza es la misma feria, ya son 35 años; además es la feria más importante del idioma español -sin lugar a dudas- dicho por todo mundo y reconocido por el premio Princesa de Asturias en comunicación y humanidades que no ha tenido ninguna otra feria, en otra parte del mundo. Creo que es una feria que se ha dado a conocer en todos los rincones del orbe, el mundo editorial y cultural. Yo no hablaría de debilidades, siempre hablo de oportunidades que es cambiar conforme a las circunstancias. Uno de las grandes cambios de este año, es justamente porque la pandemia nos mete en una circunstancia complicada, tanto económicamente a nosotros como a la industria editorial, pero también sanitaria y de responsabilidad con la audiencia.

Walmart Express Santa Fe ¿ya lo conoces? ]

¿Se quita la pausa o se vive una nueva etapa?

— No sé si la palabra sea retomar el camino pero si regresar a lo presencial, porque en realidad nosotros trabajamos muchísimo. El comité organizador de la feria no se paralizó, sino todo lo contrario, trabajamos como en distintos escenarios. La actitud es de mucho optimismo, porque vemos el vaso más allá de medio lleno, porque regresamos y hay condiciones para volvernos a ver. Por lo pronto, con todas las medidas sanitarias, controles de aforos pero regresamos a una presencialidad muy anhelada.

Marisol Schulz entre lo clásico y moderno

Marisol Schulz reveló que para ella un libro es una rutina de vida: “no puedo entender la vida sin abrir un libro. No hay un sentimiento particular porque es parte de una rutina de mi vida. Yo puedo leer un ensayo que me hace reflexionar o estar enojada con la realidad; así como estar enojada con la situación en que vive políticamente un país o irme a la fantasía y dejarme llevar por algo que no existe. No veo mi vida sin leer, es parte total de mi existencia”.

La directora de la feria señaló que lo virtual llegó para quedarse y depende de la industria aprovecharla: “he comprobado que la tecnología ayuda a trabajar con distintos formatos de lectura. Los editores no pueden cerrar los ojos ante lo que pasa con el consumo cultural en cuanto a la lectura”.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

Tags

Lo Último


Te recomendamos