Presupuesto 2020 sin motores de crecimiento, empleo y bienestar: CEESP

Gobernación, Turismo y Sedatu son las secretarías perdedoras, con hasta 90% menos; Energía, Función Pública y Bienestar son ganadoras con 20% o 78% más

Por Mario Mendoza Rojas / @SoyMrMoney

El Presupuesto de Egresos de la Federación (PRF) de 2020 no atiende los motores que pueden impulsar el crecimiento, la productividad, el empleo y el bienestar de la población, evidenció el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Indicó que los seis billones 107 mil millones de pesos aprobados por la Cámara de Diputados, el viernes pasado, para cubrir las funciones y el gasto del gobierno, “descuidan los rubros con potencial de impulsar la actividad económica del país en el mediano y largo plazos”.

Indicó que, como es natural en todos los gobiernos que cuentan con mayorías en Congreso, el PEF de 2020 “refleja las prioridades políticas” del presidente Andrés Manuel López Obrador; en especial los programas asistencialistas, que no tienen afecto duradero o permanente en el bienestar social.

El organismo de análisis del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) destacó los indicadores generales de las finanzas públicas prácticamente no muestran modificaciones respecto al proyecto de presupuesto enviado por la Secretaría de Hacienda al Congreso.

Apuntó que el déficit público propuesto por la autoridad –de 547 mil 100 millones de pesos– se mantiene sin cambio; al igual que la meta de superávit primario, de cinco mil 500 millones de pesos. “Lo cual es un mensaje positivo para los mercados y analistas” en materia de estabilidad económica.

Sin embargo, apuntó, se registraron recortes significativos en rubros clave para el desarrollo como inversión física; con una caída de entre 5% y 6%, respecto a 2019. Además reducciones de 29.8% en Agricultura; 21.1% en Comunicaciones y Transportes, y de 33% en la Secretaría del Trabajo.

Programas asistenciales

Presupuesto-2 Cuartoscuro

Refirió que los programas sociales o asistencialistas del actual gobierno –como las becas para jóvenes y apoyos para adultos mayores–, carecen de reglas de operación, padrones y objetivos claros; lo cual “hace poco probable que tengan un beneficio permanente o duradero al biselar social”.

Indicó que más allá de que estos programas puedan elevar el consumo de la población –como destaca el gobierno federal–; no parecen tener ningún efecto sobre la productividad, la inversión o el crecimiento.

“Por el contrario, con la distribución actual de los recursos presupuestarios se limitan los recursos hacia actividades productivas con efectos positivos en el crecimiento, el empleo y el bienestar.

“Lo mismo pasa con los proyectos emblemáticos del gobierno –como la refinería de Dos Bocas, el aeropuerto de Santa Lucia y el Tren Maya–; que mientras no cuenten con estudios de rentabilidad social, como lo manda la ley, no hay nada que indique que estimularán el crecimiento”.

Presupuesto demagógico

A través de su reporte semanal Análisis Económico Ejecutivo, el CEESP evidenció que ante “el elevado contenido electoral y aparentemente demagógico”, el presupuesto 2020 podría ser un pesado lastre para el cumplimiento de los objetivos propuestos por el propio gobierno.

Indicó que solucionar los problemas financieros del país y mejorar la distribución de la riqueza requiere recursos claramente productivos. “Es sabido que la reducción permanente de la pobreza requiere de la creación de empleos formales”.

Para ello, apuntó el organismo privado, es necesario un gasto dirigido a la inversión productiva en infraestructura; el mejoramiento de los servicios que eleven al capital humano de la población, en salud y educación principalmente; así como el abatimiento de la inseguridad pública.

“La premisa del presupuesto debe ser la eficiencia en la asignación de los recursos; sobre todo en un entorno en que la debilidad de los ingresos probablemente prevalecerá en virtud de un crecimiento económico probablemente menor al proyectado en el PEF.

“Mucho de la eficiencia del gasto reflejará hacia donde se inclina la balanza, si a mantener un gasto asistencialista o atender las necesidades en materia de salud, educación y seguridad”, concluyó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.

Ganadores del Presupuesto 2020

Presupuesto-3 Cuartoscuro

De acuerdo a lo aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados, el viernes pasado, los ganadores del Presupuesto de 2020 son:

  • Secretaría de Energía, que tiene a su cargo la construcción de la refinería de Dos Bocas, con una partida de 48 mil 507 millones 330 mil pesos; equivalente a un alza de 78.14%.
  • Función Pública, con una partida de de mil 461 millones 399 mil pesos; equivalente a 62.05% más que lo designado en 2019.
  • Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal; con un incremento de 29.59% y un total de 144 millones 775 mil pesos.
  • Secretaría de Bienestar, que se encarga de programas insignia como Sembrando Vida o las pensiones para adultos mayores; con un alza 20.48% y una partida de 181 mil 457 millones 72 mil pesos.

¿Y los perdedores?

Los perdedores o dependencias más castigadas en el PEF de 2020 son:

  • Secretaría de Gobernación, con un recorte de 90.31%, que implica una reducción en su presupuesto de 60 mil 783 millones 83 mil pesos a tan sólo 5 mil 891 millones 930 mil pesos.
  • Turismo, con un presupuesto de 5 mil 34 millones 491 mil pesos; equivalente a 42.7% menos recursos.
  • Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu); con una asignación de 10 mil 939 millones 258 mil pesos para 2020 y un recorte de 41.67%.
  • Oficina de la Presidencia; con recursos por 918 millones 577 mil pesos; y una baja de 41.49%.
  •  Secretaría del Trabajo; con un monto de 28 mil 860 millones 748 mil pesos; equivalente a una baja de 33.3%
  •  Economía; con una asignación de 6 mil 255 millones 603 mil pesos; y una caída presupuestaria de 30.92%.

TAMBIÉN PUEDES LEER

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo