Mundo

Gobierno Talibán en Afganistán pone en peligro a las mujeres

El Talibán ha emitido diversos comunicados dirigidos a tranquilizar, pero eso no es suficiente para las mujeres en Afganistán

Mientras los talibanes recuperan el poder y prometen una “nueva era de paz”, las mujeres en Afganistán y las minorías étnicas muestran sus dudas y miedo al recordar el brutal gobierno del Talibán entre 1996 y 2001.

  1. ¿CÓMO DETECTAR EL PIE DE ATLETA?
  2. CONOCE LAS CONSECUENCIAS POR NO TRATAR EL PIE DE ATLETA
  3. PIE DE ATLETA Y LAS MEJORES PRÁCTICAS PARA CURARLO Y PREVENIRLO

Durante su mandato anterior, el Talibán prohibió que las mujeres trabajaran fuera de sus viviendas o que asistieran a la escuela. Además, las mujeres en Afganistán debían portar la burka. También tenían que estar acompañadas por un familiar hombre cuando salieran a la calle.

Al respecto, la agencia AP recogió una serie de testimonios de mujeres. Ejemplo de ello fue el testimonio anónimo de una estudiante universitaria, de 25 años, quien trabaja para una organización no gubernamental en la ciudad de Herat.

«No puedo enfrentar a los combatientes del Talibán», comentó vía telefónica para AP. Ella pidió que no se utilizara su nombre por temor a sufrir represalias. «No tengo un buen presentimiento sobre ellos. Nadie puede cambiar la posición del Talibán contra las mujeres y niñas; ellos aún quieren que las mujeres se queden en casa».

La abogada señaló que no ha salido de su casa en semanas debido a los enfrentamientos y dijo no ser la única, pues en las calles se nota la presencia de pocas mujeres, sino es que ninguna.

¿Por qué el nuevo gobierno es un retroceso para los derechos de las mujeres en Afganistán?

Muchos temen que los talibanes revertirán dos décadas de progresos para las mujeres en Afganistán y las minorías étnicas. Además, restringirán el trabajo de periodistas y trabajadores de organizaciones no gubernamentales. Una generación completa de afganos fue educada con la esperanza de construir un Estado moderno y democrático, sueños que parecen haberse esfumado con el avance implacable del Talibán.

Conforme los insurgentes llegaban a la capital de la nación el domingo, una fotografía circulaba en las redes sociales mostrando al propietario de un salón de belleza que cubría con pintura los carteles en los que aparecían mujeres.

Aunque los talibanes prometen un regreso “a la vida normal” y amnistía para aquellos contra los que han luchado durante dos décadas, ya existen indicios de un retorno a la versión estricta del mandato islámico, llamado Emirato Islámico de Afganistán, bajo el que vivieron los afganos hasta 2001, cuando Estados Unidos quitó del poder al Talibán tras los atentados del 11 de septiembre de ese año.

Falló implementación de avances en los derechos para las mujeres en Afganistán

De acuerdo con Human Rights Watch, desde 2001, las reformas legales en Afganistán, junto con la ampliación de las oportunidades de educación y empleo, han sido consideradas avances significativos para las mujeres y niñas. Las mejoras en las protecciones legales se materializaron a través de la capacitación de un grupo de mujeres abogadas, fiscales y juezas, y mediante la adopción de nuevas leyes. Entre estas normas, una de las más importantes es la ley EVAW.

«La ley EVAW, promulgada por un decreto presidencial en 2009 y ratificada en 2018, tipifica como delitos penales 22 actos de abuso contra mujeres», destaca HRW. «Estos incluyen la violación, la agresión física, el matrimonio forzado, impedir que las mujeres adquieran bienes y prohibir que una mujer o niña asista a una institución educativa o trabaje». La ley ha contribuido a lograr algunos avances genuinos, y promueve un incremento en las denuncias y las investigaciones de los delitos violentos contra mujeres y niñas.

Sin embargo, «la implementación plena de la ley sigue resultando errática. Policías, fiscales y jueces suelen disuadir a las mujeres de la posibilidad de presentar denuncias y las presionan para que intenten mediar con sus familias. En el caso de las mujeres que sufren abusos, la presión familiar, la dependencia económica, la estigmatización si presentan una denuncia y el temor a las represalias, que incluye la posibilidad de perder a sus hijos, también plantean grandes dificultades al momento de registrar casos», concluye HRW.

Te invitamos a consultar lo más visto en Publimetro

Iniciamos con:

Y también:

Tags

Lo Último


Te recomendamos