Mundo

Tras 20 años, EU sale de Afganistán y da fin a su guerra más larga

Los combatientes del Talibán vieron cómo desaparecían los últimos aviones de EU y celebraron el fin de la guerra con disparos al aire

Estados Unidos completó este lunes su retirada de Afganistán, poniendo fin a la guerra más larga de la nación norteamericana que duró 20 años y cerrando un capítulo de la historia militar que probablemente será recordado por los colosales fracasos, las promesas incumplidas y una frenética salida final que costó la vida a más de 180 afganos y a 13 militares estadounidenses, algunos de ellos apenas mayores que la guerra.

Conoce más sobre: Tips para evitar el pie de atleta en gimnasios y deportivos

Horas antes de la fecha límite fijada por el presidente Joe Biden para cerrar el último puente aéreo y poner así fin a la guerra de Estados Unidos, aviones de transporte de la Fuerza Aérea sacaron del aeropuerto de Kabul al contingente restante de tropas.

Miles de soldados habían pasado dos semanas angustiosas protegiendo el apresurado y arriesgado puente aéreo para decenas de miles de afganos, estadounidenses y otras personas que intentaban escapar de un país gobernado de nuevo por los militantes talibanes.

Al anunciar la finalización de la evacuación y del esfuerzo bélico, el general Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos, dijo que los últimos aviones despegaron del aeropuerto de Kabul a las 15:29, hora de Washington, o un minuto antes de la medianoche en Kabul.

Añadió que varios ciudadanos estadounidenses, posiblemente «unos cuantos cientos», continúan en Afganistán y que cree que aún podrán salir de la nación.

El último bastión de EU

El aeropuerto se había convertido en una isla controlada por Estados Unidos, un último bastión en una guerra de 20 años que cobró la vida de más de dos mil 400 estadounidenses.

Las últimas horas de la evacuación estuvieron marcadas por un intenso drama.

Las tropas estadounidenses se enfrentaron a la monumental tarea de llevar a los últimos evacuados a los aviones al tiempo que debían prepararse a sí mismos y sus equipos para salir, incluso en momentos en que se mantenían alertas ante cualquier amenaza — y al menos dos atentados consumados — por parte de la filial del grupo Estado Islámico en Afganistán. Un ataque suicida el 26 de agosto cobró la vida de 13 militares estadounidenses y alrededor de 169 afganos.

La guerra eterna

La retirada definitiva cumplió con la promesa de Biden de poner fin a lo que describió como una “guerra eterna” que comenzó en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001, en los que murieron casi tres mil personas en Nueva York, Washington y la zona rural de Pensilvania.

Su decisión, anunciada en abril, reflejaba el cansancio de la nación por el conflicto de Afganistán. Ahora se enfrenta a la condena en su país y en el extranjero, no tanto por poner fin a la guerra, sino por la gestión de una evacuación final que se desarrolló en el caos y suscitó dudas sobre la credibilidad de Estados Unidos.

Las operaciones bélicas estadounidenses por momentos parecían prolongarse sin un final a la vista, con una esperanza mínima de victoria y con poco interés por parte del Congreso sobre la manera en que se gastaron decenas de miles de millones de dólares a lo largo de dos décadas.

El costo humano se acumuló: decenas de miles de estadounidenses heridos y fallecidos, así como un incontable número de personas que padecerán traumas psicológicos con los que tendrán que vivir, incluso si aún no lo saben.

Más de mil 100 soldados de los países de la coalición y más de 100 mil efectivos y civiles afganos perdieron la vida, según el proyecto Costo de la Guerra de la Universidad Brown.

Desde el punto de vista de Biden, la guerra pudo haber concluido hace 10 años, cuando Estados Unidos mató a Osama bin Laden, cuya red terrorista de Al Qaeda planeó y ejecutó los ataques terroristas desde Afganistán. Al Qaeda quedó prácticamente desmembrada, evitando hasta el momento un nuevo ataque hacia Estados Unidos.

El Talibán celebra

Los combatientes del Talibán vieron cómo desaparecían los últimos aviones estadounidenses en el cielo el lunes a la medianoche y comenzaron a disparar sus armas al aire, celebrando la victoria después de la insurgencia de 20 años.

“Los últimos cinco aviones han despegado, ¡se acabó!”, dijo Hemad Sherzad, un combatiente del Talibán apostado en el aeropuerto internacional de Kabul. “No puedo expresar la felicidad que siento con palabras… Nuestros 20 años de sacrificio funcionaron”.

El Mundo reportó que un portavoz del talibán informó de que tomaron el control del aeropuerto: «Nuestro país ha logrado la independencia completa», sentenció.

Tags

Lo Último


Te recomendamos