logo
/ FOTO: Border Patrol / FOTO: Border Patrol
Mundo 11/09/2021

11-S cambió para siempre la migración entre México y Estados Unidos

Tras los atentados terroristas, la frontera sur de Estados Unidos se militarizó, lo que provocó fuera más difícil cruzar hacia el ‘sueño americano’

El tema migratorio entre México y Estados Unidos se volvió muy complicado tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, pues la prioridad para los estadounidenses fue la seguridad, y la migración ilegal por el sur de su frontera representaba una seria amenaza.

De hecho fue desde ahí cuando se delineó y aprobó, años después, la construcción de un muro fronterizo entre ambos países, bandera que muchos años después llevó a la presidencia a Donald Trump.

“En septiembre de 2006, el congreso estadounidense aprobó la ley que autorizaba, finalmente, la construcción del muro fronterizo. Como era de esperarse, el gobierno mexicano rechazó la medida porque la consideraba electorera, ante la cercanía de la elección de medio término en Estados Unidos. Inclusive, la SRE le solicitó al presidente George Bush, en una carta, vetar la ley Por supuesto, el mandatario estadounidense no la tomó en cuenta y la firmó a finales de octubre. Así, el asunto de la migración siguió siendo fuente de conflicto bilateral”, refiere un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), elaborado por Rafael Velázquez Flores y Jorge A. Schiavon.

Después del 11 de septiembre, México y Estados Unidos han buscado crear una verdadera política migratoria que beneficie e ambos países, pero los resultados no han sido los esperados porque las políticas migratorias y las medidas del control fronterizo se tornaron muy severas desde el 11-S que contribuyeron al surgimiento de un ambiente social hostil contra los migrantes.

Galería: imágenes que dieron la vuelta al mundo el 2 de septiembre
Foto: Marco Ugarte/AP

Difícil cruzar para el otro lado tras el 11 de septiembre

La frontera se militarizó, lo que hizo más difícil cruzarla; además el costo de contratar coyotes, subió, por lo que el flujo migratorio se redujo, situación que se mantiene hasta la fecha.

Datos de la American Community Survey señalan que el flujo de migrantes se redujo desde 2003 a 2017.

En 2003, en promedio, 330 mil mexicanos se iban a Estados Unidos de manera ilegal, y ya para 2017 está cifra bajó a 155 mil.

De igual forma, de 2017 a la fecha el flujo migratorio siguió reduciéndose y para 2020 mostró una de las cifras más bajas de mexicanos migrantes, esto debido a la emergencia sanitaria por el Covid-19.

De acuerdo con un análisis del Centro de Investigaciones Pew, alrededor de 30 mil 500 migrantes mexicanos ingresaron a Estados Unidos durante el 2020, 45% menos que en 2019.

Estas cifras fueron confirmadas por el canciller, Marcelo Ebrard, en diciembre de 2019 cuando aseguró que el flujo migratorio de mexicano se había reducido en 75% y pasó de 144 mil mexicanos en mayo a 42 mil en noviembre de 2019.

FOTO: ROGELIO MORALES /CUARTOSCURO.COM

Cambios en la migración

Actualmente, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador presumió que se llegó a un acuerdo migratorio, pero el costo de este acuerdo fue alto, pues nuestro país se convirtió en un muro entre los migrantes centroamericanos y Estados Unidos.

De acuerdo a la Geografía Migratoria, que elabora el Consejo Nacional de Población (Conapo), en los últimos años la migración mexicana a Estados Unidos ha experimentado cambios importantes en el volumen, modalidades, origen y destino.

Por ejemplo, hasta principios de los años ochenta, la mayor parte del flujo migratorio tenía su origen en los estados del centro-occidente de México. Sin embargo, en la actualidad se ha observado una mayor participación de los migrantes originarios de las entidades del centro del país como Puebla, Hidalgo, Estado de México, Morelos y la Ciudad de México.

Se estimaba que en 2012 residían en el vecino país del norte alrededor de 11.9 millones de mexicanos, aunque si consideramos a los descendientes de los inmigrantes de segunda (11.4 millones) y tercera generación (10.4 millones), la cifra aumenta a poco más de 33.7 millones de personas.

En 2020, de acuerdo a cifras del gobierno federal, ya hay 38.5 millones de mexicanos en Estados Unidos, lo que representa el 10% del total de la población estadounidense.

impresionantes momentos para recordar del 8 de junio de 2021
Foto: Hector Vivas/Getty Images

Atentados del 11 de septiembre afectaron las remesas

Según el Índice Absoluto de Intensidad Migratoria México-Estados Unidos, elaborado también por el Conapo, del año 2000 al 2010 se observó que en México la recepción de remesas en las viviendas se redujo y pasó de de 4.59% a 3.63%, lo que equivale a una disminución de una quinta parte.

Asimismo, el porcentaje de viviendas mexicanas con migrantes hacia Estados Unidos disminuyó considerablemente de 3.96 a 1.94%, en parte por las duras restricciones que comenzaron tras el 11 de septiembre.

Durante esa década, los estados en donde más se redujo la migración hacia Estados Unidos fue Nuevo León, Jalisco, Durango, Ciudad de México, Aguascalientes y Sinaloa; en contraste, en donde creció fue en Chiapas, Tabasco, Tlaxcala, Quintana Roo y Oaxaca.

Este estudio aún no tiene su actualización para la década de 2010 a 2020. Sin embargo, los datos del presidente Andrés Manuel López Obrador aseguran que México tiene un récord histórico en remesas.

Según la Geografía Migratoria del Conapo, de 2010 a 2020 las remesas crecieron 90%, pues pasaron de 21 mil 304 millones de pesos a 40 mil 601 millones.

Migrantes EZLN
Foto: Cuartoscuro

¿Dónde viven?

Datos del Gobierno de México revelan que, con un corte a 2019, la mayoría de los mexicanos que se van a Estados Unidos viven en California y Texas.

En total son cuatro millones 52 mil los que viven en California; dos millones 522 mil en Texas; 619 mil en Illinois; 538 mil en Arizona; y 260 mil en Washington.

El presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunció a favor de iniciar una nueva etapa en la política migratoria entre México y Estados Unidos, en la que se transite de la contención de migrantes a la inversión en el desarrollo de los pueblos de Centroamérica y la entrega de visas de trabajo.

“Ya es tiempo de iniciar una etapa nueva en la política migratoria, en donde lo fundamental sea el desarrollo de los pueblos, el bienestar de los pueblos. Sobre eso trata la carta y sobre también el revisar a fondo que existe necesidad de fuerza de trabajo tanto en Estados Unidos como en Canadá. No hay fuerza de trabajo suficiente para impulsar el crecimiento económico”, dijo este 7 de septiembre.

Te puede interesar: