Nacional

Guanajuato y Estado de México, el terror de los policías con la 4T

En lo que va del sexenio de Andrés Manuel López Obrador se han ejecutado mil 476 agentes

Bajo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, las cifras más altas de policías asesinados por entidad federativa se registran en Guanajuato y Estado de México; en el primero van 219 y en el segundo 117, así lo revelan reportes de la organización Causa en Común.

Después de estos, Chihuahua (99), Veracruz (97) y Michoacán (96) son los estados con el mayor número de oficiales ejecutados entre el 1 de diciembre de 2018 –inicio de la administración del político tabasqueño– y el 24 de febrero de 2022.

En total, durante la autollamada Cuarta Transformación se han acribillado a mil 476 agentes –de los tres niveles de gobierno–: 44 en el último mes de 2018; 446 en 2019; 524 en 2020; 401 en 2021; y 61 hasta el segundo mes del año en curso.

Esta información refleja el abandono institucional de las autoridades, tanto federales como locales, hacia las corporaciones policiacas, aseveró en entrevista Luis Carlos Sánchez Díaz, investigador de Causa en Común.

La policía nace como un organismo de orden civil que tiene la labor de mantener la tranquilidad y la paz en territorios específicos, explicó el politólogo, por ello es importante señalar todas sus precariedades, por ejemplo, la falta de armamento y capacitación.

“Existe una visión muy negativa de los policías. Se ve como una institución que no funciona, corrupta, no capacitada, etcétera. Pero no nos imaginamos cuáles son las condiciones que viven para desempeñar una actividad tan riesgosa como cuidar a la población en este país lleno de eventos atroces y de violencia”, indicó Sánchez Díaz.

El gran reto de las autoridades nacionales es fortalecer a las corporaciones de seguridad pública, sin embargo, no es prioridad y se nota en la asignación de presupuesto, subrayó el especialista. Los recursos económicos son esenciales porque ayudan a consolidar las áreas de investigación e inteligencia; a entregar mejores prestaciones y sueldos; y a mejorar las capacitaciones y evaluaciones.

Las entidades federativas con la menor cantidad de oficiales asesinados en dicho lapso son Nayarit (cinco), Baja California Sur (cuatro), Aguascalientes (tres), Yucatán (dos) y Campeche (uno).

Sin información de las causas

Algunos de los asesinatos de policías fueron en enfrentamientos con delincuentes o civiles armados, otros ocurrieron mientras esperaban en semáforos, en las puertas de sus casas o con su familia en restaurantes.

No obstante, la mayoría de las carpetas de investigación asociadas a estos casos tardan en aportar información, por lo cual es complicado concluir si las causas de la ejecución se relacionan con el crimen organizado o con un ciudadano armado, apuntó Carlos Sánchez.

Las fiscalías de México, agregó el investigador, no tienen interés por esclarecer los ataques contra policías, ni tampoco cuentan con el presupuesto suficiente para trabajar. Esto perpetua la impunidad de los hechos.

“El que asesinen policías en México es porque resulta fácil hacerlo debido al alto grado de impunidad. No hay un seguimiento (a los casos) y las familias de policías caídos lo señalan constantemente, ‘no sabemos por qué asesinaron a nuestros familiares si nunca hubo una amenaza previa’”, señaló el politólogo.

Cabe destacar que Guanajuato y Chihuahua son las únicas entidades federativas que aparecieron entre los cinco estados con más agentes muertos a lo largo de 2019, 2020 y 2021. El primero mencionado lideró todos los listados.

Tags

Lo Último

Te recomendamos