Economía

10 años de crisis en inversión y crecimiento esconde reforma eléctrica de AMLO

Si la reforma eléctrica se aprueba, la economía mexicana caería debajo de 0.0%, la inversión se frenaría, las empresas subirían sus precios al público y no habría margen para nuevos empleos

La reforma eléctrica del gobierno federal, que se discute en el Congreso, llevaría a México a una crisis de inversiones y crecimiento de 10 años; con impactos graves de empleo e ingresos para los mexicanos, alertaron especialistas consultados por Publimetro.

El profesor emérito del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio Aguilar, explicó que la reforma pararía en seco el crecimiento y llevaría a la economía mexicana a una recesión profunda; sin proyectos de infraestructura, electricidad cara para las empresas y mayor inflación.

Indicó que México retrocedería cinco puntos del Producto Interno Bruto (PIB); provocando que el desempeño del país cayera a un tasa igual o por debajo de 0.00% para este año; “diciendo adiós nuevas plazas de trabajo”, mejores salarios, reducción de la pobreza y posibilidades de ahorro.

El especialista advirtió que en términos de inversión México enfrentaría una crisis semejante a la que provocó la nacionalización de la banca en 1982; cuando el capital privado –nacional y extranjero- le dio la espalda, el peso perdió atractivo en las operaciones internacionales y la incertidumbre frenó el comercio con el país.

“Si después de la nacionalización de la banca, México tardó 11 años a los mercados de capital, con una cosa como ésta, igual tardaríamos una década en recuperarnos. Sería una crisis de largo aliento; su impacto no sería de un año, sino de una década” advirtió.

Lo anterior, refirió Raymundo Tenorio, debido a los impactos negativos de reforma eléctrica; entre los que destacan la cancelación de contratos y permisos a inversionistas privados y convertir a la CFE en un monopolio; así como dar prioridad la electricidad proveniente de combustibles fósiles y marginar las energías limpias.

Necesario dar marcha atrás

El presidente del Comiste Nacional de Estudios Económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), Mario Correa Martínez, señaló que frente a todos los impactos negativos, lo más conveniente sería que el Congreso “dé marcha atrás” a la reforma eléctrica.

Indicó que, aun cuando los legisladores hicieran algunas modificaciones para aprobar una “reforma descafeinadao menos negativa; los puntos centrales de la iniciativa –como la cancelación de contratos y permisos- tienen muchas aristas que lastiman el clima de negocios en México.

El directivo del IMEF confirmó que, si la reforma se aprueba en los términos que hoy está planteada, habría una “revisión muy significativa” en el crecimiento de la economía mexicana; que pasaría de 2.7% del PIB, a niveles cercanos a cero o por debajo de cero” para el cierre de 2022.

“Y aunque esté descafeinada o el Congreso logre una reforma neutral al crecimiento económico del país, habría que dar marcha atrás; por todas las implicaciones negativas o aristas puntiagudas” que afectan el desarrollo de país, subrayó.

Monopolio del sector eléctrico

El especialista de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle, Antonio Andrade Rosas, advirtió que uno de los riesgos más grandes para los consumidores y empresas es que la reforma eléctrica privilegia a la CFE y construye un monopolio de producción y distribución de electricidad.

“La reforma trata de monopolizar el servicio y desconoce los contratos privados; dándole toda la concesión a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para producir y distribuir energía eléctrica.

Y los monopolios son un daño, porque al ser el único productor prácticamente manejaría precios más elevados que cuando hay competencia; y obviamente es hace daño al último cliente, que somos los consumidores, porque habría un aumento de precios” apuntó.

Andrade Rosas explicó que, aun cuando el gobierno mantenga los precios y subsidios a los hogares de menores recursos; el aumento de precios estaría presente a través de un incremento en los costos de electricidad que pagarían las empresas.

Anotó que al incrementarse las tarifas eléctricas para las compañías –como se anticipa que sucedería con la reforma-, éstas trasladarían los incrementos en la energía al costo de los bienes y servicios que venden a la población y, ello, provocaría un impacto importante para las familias.

Pros y contras de la reforma eléctrica

A través de redes sociales y en declaraciones públicas, políticos, cúpulas empresariales, líderes sindicales, especialistas y funcionarios de gobierno se han expresado:

A favor
  • “Es necesario rescatar a la CFE, porque la reforma energética del expresidente Enrique Peña Nieto ha causado daños a la nación por 412 mil 410 millones de pesos, por contratos con Productores Independientes de Energía; también incrementó en 35% en las tarifas eléctricas”. Miguel Reyes, director general de CFE Energía
  • “No vamos a expropiar nada. Todo este ruido de que vamos a expropiar; de que no queremos las energías intermitentes; de que va a costar más cara la electricidad, todo eso no es cierto”. Roció Nahle, secretaria de Energía
  • “Se requiere una reforma energética acorde a los intereses del pueblo. La iniciativa enviada por el Ejecutivo es positiva y correcta y los electricistas estamos dispuestos a defenderla”. Héctor Cuapio Ortiz, representante del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM)
  • “El SME respalda la iniciativa de reforma constitucional del presidente Andrés Manuel López Obrador; porque es necesario recuperar el control del sistema eléctrico, por parte del Estado Mexicano; ello por convenir a los intereses de la nación y la soberanía energética de nuestro país”. Sindicato Mexicano de Electricistas (SME)
En contra
  • “La reforma eléctrica es una expropiación indirecta; que intenta impedir, arbitrariamente, la competencia en el sector eléctrico nacional; violando los derechos básicos de la libre concurrencia y la certeza jurídica”. Consejo Coordinador Empresarial (CCE)
  • “La reforma es un retroceso para la competitividad, el estado de derecho y el desarrollo sustentable. No es consistente con los compromisos asumidos por México en el marco del T-MEC, al no reconocer derechos adquiridos y el otorgamiento de los contratos”. American Chamber
  • “No estamos a favor de una contrarreforma retrógrada que nos lleve a los años 70 y que nos obligue a consumir energía sucia, contaminante y a precios mayores que el resto de nuestros competidores”, Enoch Castellanos Férez, presidente nacional de Canacintra
  • “La reforma eléctrica no debe ser aprobada como se presentó. Es falso el debate de que se ha entregado la energía a intereses ajenos a los nacionales. El gobierno y nuestros legisladores, si hacen bien las cosas, pueden ser promotores positivos del cambio; pero si lo hacen mal, podrían causar daños que tarden décadas en revertirse”. José Medina Mora Icaza, presidente de la Coparmex

Sigue leyendo en Publimetro:

Tags

Lo Último

Te recomendamos