Nacional

Reforma Eléctrica de AMLO aleja a México de las tendencias internacionales a futuro

Mientras el mundo mira hacia una red eléctrica inteligente, la propuesta de López Obrador al respecto lleva a México en sentido contrario

La propuesta de Reforma Eléctrica, con la que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca dotar de mayor poder a la Comisión Federal de Electricidad, alejará a México del camino que países como Estados Unidos o China están transitando hacia una red eléctrica inteligente.

El pasado 30 de septiembre, López Obrador envió a la Cámara de Diputados la iniciativa de Reforma Eléctrica, con la que se busca “rescatar y fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad’'. Se trata de la modificación a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, que pretende “garantizar la seguridad energética del país, en este caso de la industria eléctrica nacional, y que sea posible el que haya electricidad a mejor costo y para todos los mexicanos”, explicó Adán Augusto López, secretario de Gobernación.

En esta reforma, se garantiza que la CFE será la encargada de producir y despachar el 56% de la energía que se genera en el país, pudiendo el sector privado participar hasta en un 46%. Además, desaparecen organismos autónomos como la Comisión Reguladora de Energía o la Comisión Nacional de Hidrocarburos. También se cancelan los contratos de autoabastecimiento y aquellos de energías limpias.

“A nivel mundial, el sistema eléctrico del futuro es un sistema descentralizado donde la generación y el consumo ocurre de manera independiente a una única empresa y a un único ente todopoderoso”, explica a Publimetro Luis Serra, director de la Iniciativa de Energía del Tec de Monterrey.

En el futuro se está buscando la implementación de una red troncal común, llamada, redes eléctricas inteligentes, donde no sólo viaja la electricidad, también lo hacen las telecomunicaciones y conecta en tiempo real varios dispositivos. “Esas redes eléctricas inteligentes van a proveer una multiplicidad de bienes, servicios y generación de valor económico en las economías que las tengan. China lo está haciendo de manera exitosa, Estados Unidos está buscando hacerlo y emparejar a China. Las grandes economías van hacia allá. México, con esta propuesta, se aleja por completo de tener una red inteligente”.

Para el especialista, pensar que una sola entidad tenga todo el control de esa red es imposible. “No es ni siquiera deseable. Ese futuro donde nos imaginamos a un país, por ejemplo, viviendo en transportes públicos limpios, dignos, masivos, de calidad y que estén accesibles para toda la población, no va a llegar. No va a suceder porque no vamos en ese camino. Vamos hacia un país que ya conocíamos hace 50 años y que no estaba caminando bien”.

Litio: presente en el texto, ausente en la acción

Aunque en la propuesta de Reforma Eléctrica se plantea considerar al litio -principal mineral en el desarrollo de baterías- como un recurso estratégico para su aprovechamiento exclusivo por parte del estado, en la realidad falta conocer cuál será el mecanismo para su aprovechamiento, las empresas estatales no tienen capacidad para explotarlo exitosamente.

“Gran parte del éxito que va a tener el despliegue de la electrificación a nivel mundial está dado por procesos de urbanización y por procesos que tienen que ver con el mayor uso de satisfactores de vida que usan electricidad, por ejemplo los dispositivos inteligentes”, explica Luis Serra.

“El presidente propone que, dado que gran parte del crecimiento de la industria eléctrica depende de qué tan efectivos seamos para almacenar la energía eléctrica, entonces que el estado mexicano sea el benefactor del aprovechamiento del litio. Lo malo no es la propuesta, sino que ésta tiene que ver con un poder de negociación que el presidente quiere ejercer con cualquier tipo de empresa para el desarrollo del litio. La realidad es que ni CFE, ni Pemex ni cualquier empresa que exista en la administración, haría un aprovechamiento adecuado de ese recurso. Estaríamos perdiendo la oportunidad de convertirnos en un productor de baterías a nivel mundial. El Gobierno Federal debería presentar cómo se aprovechará este recurso; la secretaría de Energía ha tenido la oportunidad de hacerlo, pero no ha sucedido”.

Es tiempo de definiciones: AMLO

Durante su conferencia de prensa matutina del martes, realizada en Veracruz, el presidente Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a los legisladores para aprobar su propuesta de reforma: “Cada quien tiene que asumir su postura y es momento de una definición o es otra oportunidad para definirnos: si estamos porque se conserven como empresas públicas Pemex y la Comisión Federal de Electricidad o queremos desaparecerlas, como se ha intentado sobre todo en el periodo neoliberal”.

López Obrador señaló que “lo que más conviene es fortalecer a Pemex, fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad, desde luego limpiando de corrupción, pero no dándole el mismo trato o ninguneándolas para darle mayor oportunidad en el mercado a empresas extranjeras como Shell o Iberdrola, que se introdujo durante el periodo neoliberal y empezó a monopolizar todo lo relacionado con la producción de la energía eléctrica”.

Pide AMLO que el PRI defina su postura.

Después de recordar la historia del PRI y cómo presidentes priístas como Lázaro Cárdenas o Adolfo López Mateos apostaron por la industria eléctrica, López Obrador pidió al PRI definir su posición; pues en caso de apoyar la propuesta de Morena, la Reforma Eléctrica sería aprobada en la Cámara de Diputados. El Partido Revolucionario Institucional se presentó como opositor en las pasadas elecciones y apoyar a Morena en esta reforma pondría en riesgo la alianza con el PRD y el PAN; partidos que ya anunciaron su rechazo a la propuesta del Ejecutivo.

“Ahora que presentamos la iniciativa para fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad pues el PRI tiene una oportunidad para definirse. ¿Va a seguir con el salinismo como política o va a retomar el camino del presidente Cárdenas, del presidente Adolfo López Mateos, el camino que trazaron estos dos grandes presidentes de México? Es una oportunidad histórica para el PRI, de definición; es decir, nos olvidamos, porque esto es contrario al interés popular, esto es lo que nos llevó a la derrota: el salinismo, las privatizaciones, el olvidar al pueblo, el entregarse a las empresas particulares sobre todo extranjeras, el aliarse con los conservadores”.

Nosotros ya cumplimos: AMLO

Finalmente, el presidente consideró que la decisión está en la cancha de los legisladores. “Ahora van a decidir qué se hace con esta reforma. Nosotros ya cumplimos, porque queremos que se mantenga el servicio de energía eléctrica en manos de la nación, de la Comisión Federal de Electricidad, que no haya aumentos en el precio de la energía eléctrica, que no haya subsidios para las grandes empresas”.

3 PREGUNTAS CON

Luis Serra, Director de la Iniciativa de energía del Tecnológico de Monterrey.

¿Cuál es tu lectura de la propuesta de Reforma Eléctrica que presenta López Obrador?

No es sorpresivo. Llevamos un par de años con señales de que hay un interés particular del presidente por tomar el control del sector eléctrico, de la industria en particular.

A lo largo de toda esta administración hemos visto elementos como la reducción en la importancia y relevancia que tenía la Comisión Reguladora de Energía; incluso la presentación de candidatos y personas afines a las ideas del presidente o a lo que la Secretaría de Energía quería hacer, cuando en realidad, la CRE era un órgano independiente. Finalmente, también tuvimos la presentación de la iniciativa que modifica la Ley de la Industria Eléctrica que se presentó el año pasado y que fue aprobada, pero que fue suspendida definitivamente por la Suprema Corte de Justicia.

Es una propuesta que nos regresa a un modelo que ya sabemos cuáles son sus resultados y sus defectos. El modelo que está proponiendo es incapaz de generar la satisfacción del usuario final, sea cual sea, desde un consumidor pequeño hasta una gran empresa.

Esta es una propuesta que tiene impactos extensos, por ejemplo económicos, en términos de los costos y subsidios. También se atenta contra la generación independiente y el abasto que tenían algunas empresas en nuestro país.

También hay un costo directo en términos de la cancelación de contratos de compraventa que se propone y que, de alguna manera, elimina todas estas inversiones que tenían hechas las empresas en nuestro país. Esto seguramente tendrá un cauce legal, el cual derivará probablemente en indemnizaciones que habrá que pagar a estas empresas y que probablemente influyan también en términos de certidumbre que el país pueda dar a los inversionistas que quieran llegar. Quizás piensen dos veces si les conviene estar en un país donde los caprichos y la sinrazón de una administración, pues pueden terminar por afectar sus intereses en el país.

El costo oculto más importante es en términos de todas las emisiones de gases de efecto invernadero y contaminantes que tendrían lugar de llevarse a cabo esta propuesta.

Si no es con esta propuesta de reforma eléctrica, ¿Cómo se pueden resolver los grandes problemas que tiene este sector en México?

La realidad es que muchos se preguntan: “¿Si lo que teníamos con la reforma energética era tan bueno, entonces por qué no observamos precios de la energía más bajos?”. Pues, porque la administración actual desde que ingresó ha tomado medidas que de alguna manera impiden que veamos el resultado final que esperábamos tener con la reforma de 2013.

Por un lado, promovía de manera paulatina el desarrollo de un mercado que permitiera la entrada de más competidores al mercado de suministro básico. Incluso ya había una autorización de la Comisión Reguladora de Energía al respecto. ¿Qué quiere decir esto? Que antes de que entrara esta administración ya se habían otorgado cuatro permisos para que ingresaran cuatro nuevos oferentes de servicios de suministro eléctrico y hubiera cambios en los precios. No estábamos ahí, pero ese hacia dónde íbamos a transitar.

Pero eso fue lo que la administración actual no quiso hacer. Tampoco quiso que se desarrollara más infraestructura en el sector.

¿Qué escenarios esperar?

Hay que estar atentos a lo que decida el Partido Revolucionario Institucional. El PAN y el PRD, ante esta presentación de la propuesta, ya han manifestado que la rechazan. Morena por sí solo, no tiene los votos necesarios para poder aprobar esta reforma en la Cámara de Diputados. Básicamente, los votos que le faltan podrían provenir del PRI.

Puede ser que el PRI, a lo mejor negocie cómo pasar esta propuesta. Pero al final del día el fundamento de que CFE controle la industria eléctrica se va a mantener en la propuesta y ese escenario yo creo que no se va a mover.

Tags

Lo Último


Te recomendamos