Nacional

Conmemorar víctimas del Holocausto, necesario porque los genocidios continúan

El 27 de enero de 1945 el Ejército Rojo liberó el campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau, por ello cada año se rememora el momento histórico

En la actualidad, a veces, parece que el Holocausto sucedió en un pasado remoto, del cual nos hemos desprendido, por ello no vale la pena rememorar ese horror y dolor; sin embargo, los genocidios continúan hoy en día, aseveró en entrevista el doctor Adán García Fajardo, director académico del Museo Memoria y Tolerancia.

¿Por qué recordar estos momentos si son tan dolorosos? Porque el estudio de un hecho como el Holocausto, por ejemplo, tiene como fin salvaguardarnos o protegernos del racismo, la discriminación y del antisemitismo, señaló el historiador.

Cada 27 de enero la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés) conmemora el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, pues en esa fecha, pero de 1945, el Ejército Rojo liberó el campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, en Polonia.

“Una de las razones por las que hay que estudiar, entender, rememorar y conmemorar en conjunto como comunidades estos hechos, es para recordarnos que todos los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, y dotados como estamos de razón tenemos el deber de comportarnos fraternalmente los unos con los otros”, dijo García Fajardo.

El director del Museo Memoria y Tolerancia también agregó que conocer lo sucedido durante el Holocausto es una puerta de entrada para comprender cómo se lleva a cabo la intención de destruir parcial o totalmente un grupo nacional, étnico, racial o religioso.

“Yo puedo elegir aliarme con los violadores de derechos humanos, con los genocidas, con los criminales de lesa humanidad; puedo ser neutral, no decir nada y en esa neutralidad volverme parte del problema; o puedo elegir hablar en contra de esas personas que buscan la destrucción”, apuntó.

En el Museo de Memoria y Tolerancia se utiliza la historia como una herramienta pedagógica para que los visitantes sean empáticos con las personas violentadas, explicó Adán García. La idea del recinto es tocar la mente y el corazón para entender que podemos elegir nuestra actitud frente a lo sucedido.

Tags

Lo Último

Te recomendamos