Nacional

Desabasto de medicamentos no se resolverá con el apoyo de las Fuerzas Armadas

A pesar de que el apoyo para resolver la emergencia del desabasto de medicamentos, no tienen la capacidad para sostener una estrategia a largo plazo

El desabasto de medicamentos, una de las principales crisis que vive el sector salud en la actualidad, no se resolverá con el apoyo de las Fuerzas Armadas, ya que no tienen las capacidades especiales para realizarlo a mediano y largo plazo, consideran especialistas consultados por Publimetro.

Este martes, durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, Jorge Alcocer Varela -secretario de Salud- informó que para resolver los problemas de distribución ya se cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas, tal como lo dejó ver el presidente la semana pasada durante la 112 Asamblea General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Como ustedes saben, la actualización en la distribución de medicamentos que se han adquirido por el sector Salud para nuestra población, y como señalamos hace una semana, ha sido reforzada con la participación de la Secretaría de la Defensa Nacional, de Marina, de Guardia Nacional y Segalmex”, explicó Alcocer Varela.

El secretario de Salud informó que, en total, se han comprado mil 459 millones 288 mil piezas de medicamentos, de las cuales 73% (1,071.5 millones) son piezas adquiridas y 27% (387.5 millones) son piezas distribuidas.

Aunque hubo un avance del 97% en la entrega de los medicamentos y material de curación al Insabi durante los últimos 10 días, la estrategia a largo plazo provoca más dudas que las que responde, considera Enrique Minor, profesor de Economía del Tec de Monterrey.

“Yo creo que hace falta que el Gobierno tenga claro que el abasto de medicamentos, sobre todo lo que corresponde a la distribución, es distinto de cualquier distribución que se pueda hacer de cualquier otro artículo o bienes”, comentó Minor en entrevista con Publimetro.

Minor detalla que la distribución de los medicamentos requiere cierto nivel de especialidad, por el manejo de los mismos. “Requiere cierto tipo de transporte. Algunos de ellos son muy delicados en términos de que se deben mantener bajo cierta temperatura y bajo ciertas condiciones de iluminación. Entonces, que las Fuerzas Armadas los transporten puede ser muy complicado”.

El académico menciona que existen otros mecanismos para poder hacer la distribución, actividad que es de alta especialización. “No es, como luego se pretende mostrar, “pues si llegan las papitas y los refrescos”. Si, pero no es lo mismo mover papitas y refresco que mover este medicamentos que requieren ciertas condiciones específicas”, añadió.

3 PREGUNTAS CON

Enrique Minor, profesor de Economía del Tec de Monterrey.

¿Cuáles son los problemas que han provocado el desabasto de medicamentos?

Lo que ocurre es que se rompió la cadena de distribución a partir de este cambio que hubo en la política de compras y abasto de medicamentos. La distribución se venía haciendo a través de las mismas farmacéuticas, las cuales cuentan con sistemas especializados para poder distribuir.

Es decir, existía todo un sistema que permitía que los medicamentos se pudieran distribuir. Pero, al momento en que llega esta política contra la corrupción, se rompe esa cadena.

En primer lugar, algunas farmacéuticas quedan marginadas del mercado, es decir, ya no surten al gobierno. El gobierno decide cambiar su su abastecimiento a través de este mecanismo que tiene la ONU para poderse hacer de los medicamentos. Y si las farmacéuticas dejan de surtir, ya no distribuyen. Ahí se desencadena todo esto.

Ahora se pueden tener precisamente los medicamentos, pero el mecanismo que tiene la ONU no hace distribución como sí lo hacían las farmacéuticas nacionales. Por eso ahora el Estado tiene ese problema que es probable que sí tengan los medicamentos, pero no cuenta con el mecanismo de distribución y crearlo va a llevar su tiempo.

¿Qué evaluación puede hacer del mecanismo entre el Gobierno de México y la UNOPS?

El problema, principalmente, es que este mecanismo que tiene la ONU está pensado para abastecer en cantidades suficientes y de emergencia a países que no tienen forma de llegar a los mercados más importantes de medicamentos. Es el caso, por ejemplo, de pandemias muy localizadas, de situaciones conflictivas. Entonces el mecanismo se activa y permite hacer llegar medicamentos muy específicos.

No se trata de usar ese mecanismo para querer surtir de medicamentos a todo un sistema de salud tan grande como el que tenemos en México. Es insuficiente. No responde a las necesidades específicas de nuestro país, a las demandas temporales y de cantidad se requieren de ciertos medicamentos. No es que sea malo, simplemente no logra satisfacer la demanda que tiene el sistema público de salud.

Por eso tenemos estos episodios de desabasto y sobre todo de estos medicamentos que son muy importantes: desabasto de medicamentos oncológicos para niños y, en realidad, para toda la población. También hay problemas para el tratamiento del cáncer cervicouterino, de seno, entre otros.

Yo creo que, haciendo un corte de caja muy general, es insuficiente a la demanda epidemiológica del país, aunada con la pandemia de Covid-19, y no responde a las necesidades que se tiene.

¿Qué va a pasar a mediano y largo plazo con este tema?

No puede puede hacerse de esta manera. Es poco sostenible a lo largo del tiempo, porque la demanda que se tiene obedece a otra dinámica. Por ejemplo, crece la población, tenemos una enfermedad muy importante que es el Covid-19. Entonces, ante la escasez de los recursos para la atención de todo el problema epidemiológico, pues va a ser insuficiente que las Fuerzas Armadas puedan puedan hacerlo todo.

Hemos visto que las Fuerzas Armadas han sido utilizadas en muchas cuestiones logísticas y en verdad no tienen esa preparación. Está la distribución de gasolinas -que fue con lo que empezó- luego de la distribución de gas también. Están metidos en una serie de cuestiones que no son para lo que están hechas.

La verdad es que las necesidades de medicamentos en nuestro país son muy grandes. Eso corresponde a los especialistas, a las cadenas de distribución más importantes, quienes tienen toda la infraestructura y el conocimiento técnico para manejar los medicamentos. Esto no quiere decir que el gobierno renuncie a su propósito, que es muy loable, de combatir la corrupción. Pero tiene que hacerlo de una manera ordenada.

Tags

Lo Último


Te recomendamos